mujer

Shiatsu: Señales de un cuerpo que sufre

Todos somos seres sensibles en mayor o menor medida. No podemos dejar de sentir. Somos seres complejos y tenemos mecanismos que nos impiden prestar atención a algunas señales.

Domingo 10 de Febrero de 2008

Todos somos seres sensibles en mayor o menor medida. No podemos dejar de sentir. Somos seres complejos y tenemos mecanismos que nos impiden prestar atención a algunas señales. Pensemos en cómo se desarrollan las actividades diarias y evaluemos cómo es nuestra rutina.

  Todos los días hacemos múltiples acciones: debemos trabajar, estudiar o cuidar de los hijos, cumplir horarios, vestirnos, alimentarnos, desplazarnos de un lugar a otro y muchísimas cosas más. Si seguimos enfocándonos en lo que hacemos veremos que a medida que van pasando los meses del año las actividades se acumulan.

  Comienzan a aparecer algunas señales tales como ansiedad, insomnio, pérdida de apetito, cansancio, invadidos por un sentimiento de insatisfacción o simplemente dolores corporales.

  El cuerpo duele y no sabemos porqué. Estos dolores por lo general tampoco tienen un lugar fijo sino que suelen ser erráticos. En este caso, cuando consultamos con un especialista dice que el dolor no tiene ninguna causa.

  Ya cansados de sostener tanto trabajo durante el año llegan las vacaciones, cambiamos el entorno, nos relajamos, podemos tomarnos unos días para descansar y nos damos cuenta de que no nos duele nada. ¿Qué sucedió entonces?

  El cuerpo nos habla pero el problema es que muchas veces por tanta demanda y tantas actividades actuamos como espejismos, tratando de desoírlo.

  Según el enfoque oriental de la salud y el cuidado de nuestro cuerpo éste está atravesado siempre por tres planos: físico, emocional y espiritual. Sus concepciones básicas se apoyan en la idea de que los estados de salud y enfermedad están relacionados con el balance del flujo de la energía. La idea subyacente es que todos los planos y funciones del cuerpo están relacionados y cualquier problema que se manifieste en alguno de ellos tendrá su reflejo en el otro. En consecuencia, ningún síntoma puede ser tratado aisladamente o perdiendo de vista sus interacciones o dependencias, sino que debe ser enfocado considerando al ser humano en su totalidad.

Conciencia del cuerpo

Los principios de la medicina tradicional china consideran que mientras el hombre lleve una vida ordenada gozará de buena salud, ya que nuestra vitalidad es más fuerte cuando nuestro cuerpo está en armonía.

  En este sentido el masaje shiatsu ayuda a mantener una mejor salud general y estimula a las personas a prestar mayor atención a lo que el cuerpo dice. Al incrementar la conciencia acerca de lo que está pasando en el plano físico resulta también más sencillo ver qué nos hace bien y qué nos perjudica en otros planos de la vida, ayudándonos a comprender y tomar decisiones más beneficiosas para la salud y para la actividad diaria. El shiatsu ocupa un lugar de preferencia por la simplicidad de su técnica y por su concepto de vida en armonía con la naturaleza.

  En una sesión de shiatsu el terapeuta llega por su entrenamiento a un profundo estado de meditación que le permite establecer una comunicación empática con la persona, por lo que los beneficios de su práctica son realmente efectivos para ambos. Por esta razón el profesional debe estar calificado y formado en centros reconocidos.

  El masaje shiatsu se puede aplicar eficazmente en una amplia gama de condiciones físicas, utilizando una técnica que no es dolorosa ni invasiva, sin medicinas, ni ningún tipo de instrumento.

  El terapeuta calificado puede aplicar shiatsu en cualquier circunstancia o ambiente ya que trabaja con la persona vestida. El ámbito de trabajo puede ser el del terapeuta, la casa del destinatario del masaje, una habitación de una clínica o un hospital.

  La propuesta para este año que recién comienza es prestar atención y desarrollar nuestra a sensibilidad con terapeutas profesionales que nos ayudarán a comprender nuestras propias "señales" y a vivir en armonía con nosotros mismos.

Raquel Elorza

Shiatsu terapeuta

¿Te gustó la nota?

Dejá tu comentario