mujer

Cuando los alimentos cobran vida

El teatro, un espacio no convencional para enseñar hábitos nutricionales saludables

Domingo 20 de Julio de 2008

Alberto Arribas tiene 31 años, es delgado y alto. Cuando era chico fue gordito y no la pasó bien. Su historia lo llevó a estudiar la carrera de nutrición, que le sirvió no sólo para encontrar una salida laboral sino también para aprender a comer en forma adecuada. Inquieto y creativo, enseña hábitos alimentarios saludables en la Escuela Nº 1315 de Villa Gobernador Gálvez, una experiencia que le dio buenos resultados y lo llevó a escribir una comedia musical infantil sobre esta temática.

La comedia "SúperSaludable en el maravilloso mundo de los alimentos", estrenada recientemente, se presentará durante las vacaciones invernales. No sólo busca entretener sino también enseñar a comer, además de contribuir con la Fundación Hospital de Niños "Victor J. Vilela".

En la Escuela Cooperación Nº 1315 de Villa Gobernador Gálvez, Arribas, que es licenciado en nutrición, entró en contacto con las problemáticas alimentarias de los chicos. Desde hace cuatro años enseña allí la materia "Educar en salud" a chicos de entre 4 y 11 años. En el establecimiento lograron reducir la obesidad en los alumnos.

Sus clases, al igual que la comedia que escribió, no son convencionales. En la escuela recurre a lo lúdico, los títeres, la música y a cuentos infantiles adaptados a la alimentación saludable.Por ejemplo, en el cuento de Caperucita Roja la niña, en lugar de llevar a su abuela tartas y postres, le alcanza frutas, verduras y lácteos. Y cuando en el camino se encuentra con el lobo, éste le dice que coma golosinas y gaseosas, a lo que Caperucita responde: "No, porque la abuelita está enferma y la mejor manera de curarse es comiendo sano".

En la escuela de Villa Gobernador Gálvez además tienen un kiosco saludable donde venden alimentos tales como barras de cereales, aguas saborizadas y sandwiches de miga de queso sin mayonesa, entre otros productos.

Arribas es un apasionado no sólo de la nutrición sino también del teatro, disciplina en la que incursionó. Por eso no sólo escribió la comedia musical sino también se animó al rol del actor protagónico. Allí interpreta a SúperSaludable, el personaje que inculca hábitos saludables a los chicos.

Entre las conductas que pretenden transmitir mediante el espectáculo están el consumo de frutas, verduras y lácteos, la disminución de la comida hipercalórica (golosinas, hamburguesas, panchos, pizzas), ingerir abundante agua, comer hidratos de carbono, un buen desayuno y no prohibir ninguna comida.

En su justa medida

"Si un alfajor o un pancho se comen en su justa medida, son buenos. La hamburguesa no es chatarra como suele pensar la gente: contiene hidratos (pan), proteínas (carne), vitamina (verdura) y calcio (queso). Puede tener exceso de grasa, en ese caso conviene comerla sólo el fin de semana y no todos los días", opinó Arribas quien subrayó: "Lo importante es hacer hincapié en la frecuencia con que se ingieren ciertas comidas".

Con la comedia también buscan fomentar la realización de actividad física en forma periódica. "No hace falta que sea una actividad programada, puede ser andar en bicicleta, bailar, jugar a la popa, hacer una coreografía, caminar unas cuadras antes de tomar el colectivo", dijo.

Entre los mensajes que imparte la obra, Arribas destaca el de no prohibirles a los chicos ciertos alimentos, tomando en cuenta el rol social y cultural que cumplen. Por ejemplo, agregó, si un chico va a un cumpleaños y le sirven panchos, está bien que los coma, el problema es cuando este tipo de comida es diaria en la mesa familiar. "Nadie le regala un ramo de lechuga a una novia para conquistarla sino una caja de bombones", agregó.

Horarios para comer

Para que un chico siga una dieta adecuada, se sienta bien, con energía para emprender sus tareas cotidianas, es importante —según Arribas— que los padres les organicen los horarios de las comidas, les pongan ciertas normas como hacen con la tarea y se hagan un tiempo para cocinarles alimentos saludables.

Los más pequeños no son indemnes a la excesiva importancia que se le da actualmente a la imagen corporal.

"Hay una gran preocupación por la imagen, transmitida desde los medios de comunicación. De hecho en los programas televisivos que ven los chicos están bien diferenciados los feos de los lindos, considerando a estos últimos como exitosos", opinó.

Cuando lo importante —agregó el licenciado en nutrición— es aprender a comer en forma saludable y sacarle un tiempo a la computadora para salir a jugar.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario