..

Metalúrgicos y ruralistas cortaron la autopista Rosario-Buenos Aires

La gran mayoría de los manifestantes fueron los obreros suspendidos de Paraná Metal. La Federación Agraria aportó sus reclamos y Buzzi exaltó la unidad de chacareros y obreros

Viernes 16 de Enero de 2009

Villa Constitución. — Los obreros suspendidos de la autopartista Paraná Metal y chacareros nucleados en la Federación Agraria Argentina (FAA) protagonizaron ayer un acto conjunto en el cruce de la autopista Rosario-Buenos Aires y la ruta 177. Más de dos mil asistentes —con una mayoritaria participación obrera— llevaron sus respectivos reclamos a la ruta, y repartieron sus críticas a los gobiernos provincial y nacional y al sector empresario.

La masiva movilización no pasó desapercibida para el gobierno nacional. El ministro de Trabajo Carlos Tomada se mostró "sorprendido" por la medida dispuesta por la UOM villense, y criticó indirectamente a la FAA (ver aparte).

Desde las 7 una nutrida columna de trabajadores de Paraná Metal —suspendidos sin goce de sueldos desde hace un mes— partió junto a sus familias desde la carpa montada en el ingreso fabril. En camiones, colectivos, autos, motos y hasta caminando los manifestantes fueron llegando hasta la autopista, donde los esperaban ruralistas de la FAA y otros grupos políticos que arribaron al lugar desde temprano.

Cortes hasta la tarde.Pese a que se había dicho que no sería cortado el tránsito en la ruta, la masividad del acto y la actitud adoptada por algunos grupos de izquierda provocaron cortes intermitentes y la autopista a Buenos Aires recién fue liberada totalmente a media tarde.

"Esta es la lucha de clases. Así se reparten recursos y así se vive de esta forma injusta. Pero afortunadamente los compañeros siguen dando batalla a tantas injusticias", sostuvo el secretario general de la Unión Obrera Metalúrgica (UOM) villense, Alberto Piccinini, encargado de cerrar el acto al que asistieron más de dos mil manifestantes.

"Estamos aquí para tener esperanza, para creer, para poder dar respuestas ante las injusticias, porque estamos viviendo las consecuencias de un sistema injusto", señaló el histórico dirigente, que agradeció la presencia de los ruralistas de FAA "más allá de nuestras diferencias políticas".

"Montón de injusticia"."Nos quieren bajar el sueldo a los compañeros de Paraná Metal, quieren que los obreros vivan con menos dinero, siguen existiendo un montón de injusticias, pero esta es la respuesta que tenemos que dar, con unidad y organización", dijo Piccinini.

Antes, el titular de la FAA, Eduardo Buzzi, afirmó que "chacareros y obreros no nos vamos a resignar, y hoy más que nunca reafirmamos que esto es una postal que se puede llegar a reproducir en todo el 2009 en tanto no se corrija la política económica, y las políticas agropecuarias y de intervención".

"Si esto sigue así —advirtió— van a aparecer miles de postales donde obreros y chacareros vamos a decir el mismo grito que todos ustedes dijeron aquí: vamos a resistir, no dejaremos pasar un solo desocupado más, ni una sola chacra quebrada, ni la pobreza en la Argentina".

Entre decenas de adhesiones llegadas al lugar de la movilización y los más de doce oradores que colmaron el pequeño palco montado por los chacareros, las esposas, madres y hermanas de los operarios de Paraná Metal nucleadas en el grupo Mujeres en Lucha hicieron tronar su consigna: "Sí se puede: si una mujer avanza ningún hombre retrocede", contagiaron a la multitud.

"Sólo una muestra". Una de sus representantes, dirigiéndose a la presidenta de la Nación, advirtió: "Cristina, esta es sólo una muestra de lo que podemos hacer", al tiempo que se quejó porque "recibe a Oliver Stone pero no hace lo mismo con nosotras ni con los compañeros de Paraná Metal en lucha".

Por su parte, el secretario general de ATE nacional, Pablo Micheli, adelantó que la Central de Trabajadores Argentinos está preparando un paro nacional "para resistir esta escalada".

Garante.El secretario general de ATE nacional sostuvo rotundamente: "El gobierno tiene que ser garante de que los trabajadores argentinos no coman mierda".

Los trabajadores de la autopartista Paraná Metal (unos 800 propios y casi 300 de empresas contratistas) están suspendidos sin goce de sueldos desde el 16 de diciembre pasado, cuando la empresa decidió una "parada técnica" en su planta de Villa Constitución.

Desde entonces fracasaron todas las negociaciones emprendidas entre las partes, inclusive las conversaciones mantenidas con el vocero de un todavía misterioso inversor acercado por el secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno.

Diálogo cortado.El diálogo se cortó cuando el empresariado volvió a exigir como condición "indispensable" para la reactivación de la fábrica de autopartes una rebaja de salarios de alrededor de un treinta por ciento, medida que viene siendo resistida por los trabajadores de la empresa.

Según los telegramas enviados por la patronal, la suspensión de los empleados se extendía hasta ayer, por lo que esta mañana, en el turno de las 6, se presentarán a sus lugares de trabajo.

"Nosotros vamos a ir a trabajar, porque todavía nadie nos ha comunicado desde la empresa otra decisión en contrario. De todas maneras no creemos que la fábrica se pueda poner en marcha", explicó un vocero de la UOM.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario