3 cosas que sé

Mauro Guzmán: "Los tiempos de una obra nunca son lineales"

Las creaciones de este artista plástico dialogan entre sí pero a la vez su producción no se encasilla por períodos.

Miércoles 02 de Junio de 2021

Su obra es una totalidad, un proceso no planificado de experimentación, de acercamiento a objetos y de puesta en práctica de su sólido dominio de técnicas. Para ejemplificarlo, en este cuarto micro Mauro Guzmán nos contará el origen de su pieza “Dios ano”, del año 2011, cuya idea alumbró durante una residencia en Londres. El campo teórico fue una investigación sobre el surrealismo y la abstracción, y la práctica fue nada menos que su propia boca y un carozo de durazno. Un carozo entrando y saliendo de su boca, ambos protagonistas ante la cámara con selfie filmaciones de primeros planos que darían lugar al juego, a la doble interpretación, a esa boca que con otro enfoque se convertirá, se resignificará, en un ano. Luego, nuevamente la edición y el paso del tiempo, ejes fundamentales para componer su particular obra, seguirán haciendo lo suyo para que emerjan las fotos y un video proyectado en loop, de un minuto y medio de duración, que formó parte de su recordada muestra “Comerme los ojos de los otros”.

Embed