mas

Por menos intervenciones y más cuidados

Se conmemoró en todo el mundo la Semana del Parto Respetado.

Domingo 20 de Mayo de 2018

Se conmemoró en todo el mundo la Semana del Parto Respetado. Este año el lema fue: "Menos intervenciones, más cuidados". A través de acciones en los medios de comunicación, charlas, entregas de folletos y otros modos de sensibilización de la población se busca año tras año promover la modalidad del parto humanizado ante numerosas prácticas que soportan las parturientas que son antinaturales y que llegan a violentar a la mujer y al bebé. El fuerte crecimiento de las cesáreas innecesarias es otro llamado de atención.
   En Rosario se estima que en el sector privado las intervenciones quirúrgicas para que nazca un niño pueden alcanzar el 60%, cuando en los hospitales públicos rondan el 30% del total. La tasa recomendada de cesáreas debe oscilar entre el 10 y el 15 %, según la Organización Mundial de la Salud (OMS), a pesar de que esta práctica es cada vez más frecuente en todo el mundo.
   Además, la Semana del Parto Respetado busca que se cumpla al pie de la letra la la ley 25.929 —aprobada en Argentina en 2004— según la cual toda mujer tiene derecho a un parto natural, a estar acompañada por la persona que ella desee, a elegir la posición en la que quiere parir, a transitar su embarazo, parto y posparto respetados en todos los sentidos y a ser protagonista activa y recibir información necesaria para decidir. También menciona que se respeten los tiempos biológicos y evitar las prácticas invasivas innecesarias.
   En Rosario se trabaja especialmente en las maternidades públicas en lo referido a las prácticas acordes al parto respetado, maternidades seguras y centradas en la familia. Desde la secretaría de Salud se pone el acento en que "estas acciones ponen el foco en el ejercicio pleno de los Derechos Sexuales y Reproductivos, entendiendo los mismos como la garantía y el respeto a la decisión de las mujeres sobre su propio cuerpo en un marco de autonomía libre de violencias. Las mujeres que lleguen a parir deben sean atendidas por profesionales idóneos, con la tecnología adecuada, en un ambiente cálido y afectuoso. Que permitan su protagonismo; donde el equipo debe respetar sus deseos, sus opiniones, su cultura, su cuerpo, sus temores y sus tiempos".
   Rosario, en 1996, comenzó a visibilizar y concretar en su legislación local las distintas acciones públicas que las organizaciones sociales y decisores políticos en materia de salud pública llevaron adelante con la aprobación de la Ordenanza 6244 Programa Municipal de Procreación Responsable.
   En este contexto es importante recordar los derechos maternos, paternos y del niño o niña que acaba de nacer:

Derechos de la madre:

• A ser informada sobre las distintas intervenciones médicas que pueden tener lugar durante el parto y posparto y participar activamente en la toma de decisiones en relación a las alternativas distintas si es que existen.
• A ser considerada como persona sana, de modo que se facilite su participación como protagonista de su propio parto.
• A un trato digno y un parto respetuoso de los tiempos biológico y psicológico, evitando prácticas invasivas y suministro de medicación que no estén justificados.
• A ser informada sobre la evolución de su parto, el estado de su hijo o hija y, en general, a que se le haga partícipe de las diferentes actuaciones de los profesionales.
• A no ser sometida a ningún examen o intervención cuyo propósito sea de investigación.
• A elegir quién la acompañe durante en el preparto, parto y posparto.
• A tener a su lado a su hijo o hija durante la permanencia en el establecimiento sanitario, siempre que el recién nacido no requiera de cuidados especiales.
• A ser informada, desde el embarazo, sobre los beneficios de la lactancia materna y recibir apoyo para amamantar, en la familia y en el ámbito laboral.
• A recibir asesoramiento e información sobre los cuidados de sí misma y del niño o niña.
• A recibir información y la anticoncepción en el momento del puerperio.

Derechos del recién nacido:

• A ser tratado en forma respetuosa y digna.
• A su inequívoca identificación.
• A no ser sometido a ningún examen o intervención cuyo propósito sea de investigación o docencia.
• A la internación conjunta con su madre en sala.
• A que sus padres reciban adecuado asesoramiento sobre los cuidados para su crecimiento y desarrollo, así como de su plan de vacunación.

Derechos del padre y la madre de la persona recién nacida en situación de riesgo:

• A recibir información comprensible en un ambiente adecuado, sobre el proceso o evolución de la salud de su hijo o hija, incluyendo diagnóstico, pronóstico y tratamiento.
• A tener acceso continuado a su hijo o hija mientras la situación clínica lo permita.
• A un consentimiento informado sobre cualquier práctica médica que se le realice al niño.
• A que se facilite la lactancia materna.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});