mas

¿Podemos estar más relajados y en armonía?

Beatriz Goyoaga es española, periodista e instructora y coordinadora internacional de El Arte de Vivir. Disertó en Rosario sobre higiene mental, respiración y meditación como pilares para salir del estrés constante

Domingo 11 de Noviembre de 2018

Beatriz Goyoaga llegó a tener 14 corresponsalías como periodista. Con 20 años de profesión ya había entrevistado a reyes, príncipes y presidentes pero vivía con insomnio, úlcera, caída de cabello y colon irritable. Se dio cuenta de que el éxito le estaba "comiendo la vida" por los niveles de estrés que tenía. Se había vuelto incapaz de disfrutar de las cosas pequeñas. Fue entonces cuando se cruzó con un programa de manejo del estrés laboral y allí cambió todo. "Me di cuenta de que tenía que empezar a cambiar", reconoce. En una amena charla con Más, minutos antes de dictar una conferencia en el Círculo Médico de Rosario, explicó cuáles fueron las herramientas que la ayudaron a cambiar su enfoque. Hoy recorre el mundo como instructora de El Arte de Vivir.

¿Qué podemos hacer para vivir mejor?

—Tenemos que asumir la propia responsabilidad. Si queremos una sociedad más tranquila tenemos que empezar por nosotros mismos y dejar de esperar que los políticos, los entrenadores de fútbol o la policía solucionen todo, porque así sacamos el problema afuera. Esperamos que los demás cambien cuando debemos empezar por nosotros.

¿Cómo nos damos cuenta de qué tenemos que cambiar?

—Los cambios que queremos ver en las personas que nos irritan, nos enojan, son los que tenemos que hacer en nosotros. Si queremos paz tenemos que empezar por casa. Asumirlo y actuar en consecuencia es la única forma de estar bien.

¿Qué es estar bien?

—Es tener la mente serena, equilibrada, estar enfocados, con buena salud y buen carácter cuando las castañas queman, cuando tenés un familiar enfermo, cuando no tenés trabajo. Todos cargamos con problemas, la cuestión es ver cómo se asumen y si los aceptamos, porque siempre estamos queriendo cambiar el destino y lo que hay que hacer es aceptarlo. Para lograrlo hay que cuidar la mente. Sabemos como cuidar el cuerpo, nos bañamos, vamos al médico, pero también hay que cuidar la mente. Para eso hay técnicas de higiene mental que se pueden resumir en tres: meditar, respirar y tener una alimentación sana.

¿Qué implica meditar?

—Yo pensaba que meditar era para los que se fumaban un porro abajo de un árbol en el cerro Uritorco, pero aprendí que es el arte de no hacer nada y desconectar de verdad para que la mente baje no uno sino siete cambios y puedas empezar bien tu día. Esto deberíamos hacerlo cada jornada. La mente es tu mejor herramienta y tu mejor amiga, y al mismo tiempo no existe peor enemigo que una mente fuera de su eje. Una buena meditación equivale a una siesta profunda.

¿En qué favorece el hecho de DOUBLE_STRAIGHT_QUOTEsaberDOUBLE_STRAIGHT_QUOTE respirar?

—Es una manera de higienizar la mente y regenerar el sistema nervioso. Por mi trabajo me tocó hacer la cobertura periodística de la muerte de Cristina Onassis, por ejemplo, una mujer rica a la que no le faltó nada material, no era enferma psiquiátrica y se suicidó ¿por qué? Porque veía la vida gris, no había cuidado su mente. Más de 46 mil personas tomaron cursos de respiración, entre ellos gerentes de empresas, políticos ministros, presidentes, policías y presos y un grupo de voluntarios de El Arte de Vivir también dicta los cursos en barrios vulnerables. La alimentación también ayuda a que podamos estar mejor. Hay que intentar comer menos enlatados y congelados y más alimentos naturales, por ejemplo.

¿Qué cambios notás cuando practicás estas técnicas?

—Tenés fuerzas para mirar hacia adelante, te sentís con energía. Cuando estás con bajas energías hasta la luna te fastidia. Cuando uno está bien todos los problemas se ven como desafíos, en cambio, la desesperación te hace caer en cama. Respirar y meditar ayuda mucho en este sentido. Hay que probar y es creer o reventar.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});