mas

Operan el cáncer de esófago de forma mini invasiva

En el Hospital Italiano de Rosario llevan adelante una técnica que permite extraer la lesión por la zona cervical a través de mínimas incisiones. ¿Quiénes son candidatos a este tipo de cirugía?

Domingo 21 de Octubre de 2018

En el Hospital Italiano de Rosario llevan adelante una técnica que permite extraer la lesión por la zona cervical a través de mínimas incisiones. ¿Quiénes son candidatos a este tipo de cirugía?

Según el Instituto Nacional del Cáncer, en la Argentina, más de 2.200 personas cada año reciben el diagnóstico de tumor maligno de esófago. La población en general considera que esta enfermedad es una de las más temibles y que siempre tiene mal pronóstico, aunque los especialistas se encargan de aclarar que no es así, que hay muchos pacientes que se curan o tienen una sobrevida larga.

Ignacio Moreno, médico cirujano, jefe del servicio de Cirugía General del Hospital Italiano de Rosario, es uno de los que corrobora esa información. "La gente cree que si le tocó esta enfermedad no tiene ninguna esperanza, pero nosotros, a través de la experiencia, queremos desterrar ese mito", dijo el profesional, quien utiliza para abordar quirúrgicamente el cáncer de esófago, una técnica poco usual a la que considera "la más apropiada" para ciertos tumores.

Con una amplia formación que incluyó siete años en un centro médico de Barcelona, España (donde aprendió las habilidades necesarias para hacer intervenciones mini invasivas en cáncer de esófago), Moreno explicó los detalles de esta técnica. "El abordaje para operar cáncer de esófago es por vía abdominal pero también se ingresa por el tórax y la zona cervical. En la cirugía convencional las heridas son grandes, algunas de más de 30 centímetros, y la recuperación del paciente mucho más lenta. Lo que nosotros hacemos implica tres heridas de 10 milímetros en el tórax, otras cinco en el abdomen (dos de 10 mm y otras tres de 5 mm) y luego hacemos una reconstrucción, una especie de esófago nuevo que ascendemos hacia el cuello, y allí extraemos la lesión a través de un corte muy pequeño. Concretamente el tumor se saca por esa zona, con una incisión muy estética que casi no se nota", destacó el médico.

Moreno enumeró las ventajas de una operación de estas características respecto de la cirugía tradicional: "Hay menor pérdida sanguínea (se logran evitar transfusiones), hay menor manipulación de los tejidos (el normal funcionamiento del cuerpo se consigue antes), el paciente tiene menos dolor y por lo tanto puede moverse a los pocos días y volver a comer en tiempos muy acotados respecto de la cirugía a cielo abierto".

"Hay que pensar que un paciente que pasa por una intervención convencional tiene una herida en el tórax que le implica cierta dificultad respiratoria. Con el abordaje mini-invasivo logra respirar por sus propios medios de inmediato. También consigue estar menos de 24 horas en terapia y menos de una semana internado. Eso lo hemos visto claramente en nuestros pacientes. La recuperación es rápida y es buena", puntualizó Moreno.

La esofaguectomía total mínimamente invasiva (así se llama la técnica) tiene siempre intenciones curativas, algo que el médico remarcó. Los pacientes candidatos a este modo de intervención son aquellos que tienen cáncer de esófago en un estadío que no es de alto grado. Generalmente son personas que han llegado bastante a tiempo al diagnóstico.

"La detección precoz es sumamente importante", dijo, y agregó: "Todavía los gastroenterólogos se encuentran con pacientes que llegan muy tarde, por desconocimiento o porque han minimizado o tapado los síntomas. Cualquier persona con dificultad para deglutir o con reflujo que no cede con la medicación habitual, debe hacer una consulta con un especialista que seguramente indicará una endoscopía. En el caso de encontrar alguna lesión, allí mismo se tomará la muestra para la biopsia y posteriormente, si se trata de un tumor maligno, habrá otros estudios (resonancia, tomografía) que permitirán estratificar la enfermedad".

Medicamentos como los antiácidos de venta libre que se toman sin control y durante mucho tiempo pueden ser uno de los motivos por los cuales muchas personas "enmascaran" síntomas que pueden ser de una enfermedad severa.

"También es cierto que no todos los que tienen un cáncer de esófago tienen dolores o malestares muy importantes, por eso, ante la mínima duda o antecedentes familiares, siempre es mejor hacer una consulta de rutina con el gastroenterólogo", señaló Moreno.

Respecto de los resultados obtenidos hasta el momento, el médico se mostró muy satisfecho. "Trabajamos junto a un grupo grande de profesionales, todos muy capacitados. Para una intervención de estas características ese día actuamos tres equipos quirúrgicos. En el Italiano contamos con todos los recursos técnicos pero además con el invalorable apoyo de radiólogos, clínicos, anestesiólogos, nutricionistas y terapistas", comentó.

Incidencia y tratamiento

El cáncer de esófago se opera mucho más que hace una década. Moreno mencionó que la incidencia no ha variado tanto pero sí el número de personas que tienen un diagnóstico y llegan en condiciones a la cirugía, aunque insistió en que es necesario mejorar la detección temprana.

Respecto del tratamiento, en estos tumores comienza antes de la intervención quirúrgica. El cirujano comentó que uno de los pilares es mantener al paciente en un buen estado nutricional (ya que son personas con dificultades para deglutir que suelen perder peso y nutrientes). "En esta patología, a diferencia de otras, se comienza el abordaje oncológico con quimioterapia y radioterapia con la expectativa de que la enfermedad retroceda. Por supuesto, todo esto dependerá del tipo de tumor y las posibilidades que ese paciente tenga. Una vez que se pasa esa primera etapa se hace la cirugía con fines curativos", mencionó. Buscamos sobrevida a mediano y largo plazo y la experiencia que tenemos hasta ahora nos permite hablar de buenos resultados", enfatizó Moreno.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});