mas

"Los ecografistas somos los primeros médicos de las personas, antes de su nacimiento"

Se realizará en la ciudad un encuentro de expertos en medicina fetal. ¿Cuáles son los mayores avances en el mundo? ¿Qué diagnósticos prenatales y cirugías fetales se pueden hacer en Rosario? La preocupación de los médicos por los recortes en salud que nos alejan del progreso.

Domingo 31 de Marzo de 2019

Las técnicas no invasivas para determinar el estado de salud de un feto avanzan en el mundo. También las posibilidades de conocer a tiempo y con precisión un diagnóstico que permita, en ocasiones, intervenir al bebé antes de nacer. En Rosario, un grupo de profesionales busca especializarse cada vez más en esta área de la medicina para ofrecer a las embarazadas y sus familias estas opciones, porque saber siempre es mejor que no saber, aunque las noticias no sean buenas.

Miguel Ariel es un especialista en diagnóstico por imágenes con décadas de experiencia. Un apasionado por conocer lo último en equipamiento y conocimientos para evaluar al feto, y si las cosas no andan bien, dar respuestas efectivas, siempre que sea posible.

El feto como paciente es un concepto bastante nuevo pero que ya se instaló, incluso en nuestro medio, donde los recursos humanos suelen ser de primer nivel pero chocan muchas veces con las imposibilidades ligadas a la situación económica y la quita de presupuesto que se destina a la salud en el país. En ese marco, pelear por mejores condiciones para el diagnóstico prenatal y la medicina fetal se transforma en una cruzada importante.

Es por eso que, nuevamente, este año profesionales de todo el país e invitados internacionales se reunirán en la ciudad en una jornada que permitirá aunar esfuerzos, discutir casos relevantes, conocer las novedades y pensar cómo seguir haciendo crecer esta fascinante especialidad.

Más habló con el organizador del encuentro que tendrá lugar en el Hotel Ariston, el próximo 5 de abril a partir de las 14.

—¿Qué es la Medicina Fetal?

—Desde el advenimiento de la ecografía empezó a gestarse el concepto de "el feto como paciente". De esto hace ya algunas décadas. A partir de ese momento la idea de que el embarazo debía ser un evento con atención multidisciplinaria llevó al nacimiento de la Medicina Fetal, un área que incluye a profesionales de diferentes especialidades que eventualmente participan de la atención pre y perinatal. De este modo podemos decir que los ecografistas nos convertimos en los primeros médicos de las personas, ya podemos opinar sobre su salud o enfermedad aún antes de nacer.

—Tenemos la idea de que las ecografías obstétricas son una linda experiencia para los padres, aunque también pueden generar ciertos temores...

Sí, suelen ser experiencias agradables. Sin embargo, diariamente nos encontramos ante la situación de informar sobre la presencia de un problema, ya sea una anomalía genética o un trastorno propio del embarazo de otro origen como puede ser un crecimiento fetal restringido o una disminución significativa del volumen de líquido amniótico, entre otras situaciones. Ante esto, los especialistas tenemos que estar debidamente preparados para transmitir a los padres cuál es el problema y acompañarlos responsablemente sabiendo que será necesario, en muchos casos, sumar la actuación de otros especialistas (por supuesto los médicos obstetras en primer lugar, genetistas, neonatólogos, cardiólogos infantiles, cirujanos, urólogos, neurólogos, hematólogos, infectólogos) para que poder brindar una adecuada atención perinatal multidisciplinaria.

—¿A qué avances asistimos en los últimos años en esta disciplina?

—En relación al diagnóstico prenatal, sin dudas los primeros avances son de origen preventivo, generalizándose exámenes de cribado o tamizaje de problemas genéticos, entre ellos, buscamos evaluar mayor o menor riesgo de que un feto tenga síndrome de Down. De ese modo prácticamente se institucionalizó el estudio de la translucencia nucal entre las semanas 11 a 14 de gestación, junto a otros marcadores ecográficos. Lo que hacemos es medir el espesor de líquido existente debajo de la piel de la nuca en los fetos en ese período y se realizan luego cálculos de riesgo. No es una prueba diagnóstica sino de screening.

—¿Qué significa screening?

—Es una palabra que significa evaluar mayor o menor riesgo. A este estudio ecográfico se le puede agregar un análisis específico de sangre a la madre y se combinan entonces los marcadores bioquímicos y ecográficos. Eso mejora algo la fiabilidad del método de evaluación de riesgo de problemas cromosómicos e indirectamente de cardiopatías fetales.

—¿Cómo está Rosario en relación a los adelantos en esta materia?

—Estamos avanzando mucho. Los médicos y laboratorios que utilizan estos métodos con programas internacionales deberían estar acreditados para así evitar falsas interpretaciones y errores diagnósticos. Todos los avances en la tecnología deben ir acompañados de la posibilidad de que los profesionales estén actualizados en forma continua. Desde Medigen, por ejemplo, promovemos la realización frecuente de eventos académicos de alto nivel en nuestra ciudad y la región. La Asociación de Obstetricia y Ginecología de Rosario creó un capítulo de Medicina Fetal lo que pone en evidencia la necesidad de mantenernos actualizados en el tema. Entre otros estudios que merecen especial dedicación están el doppler obstétrico —que permite conocer la circulación de la sangre en las arterias uterinas (especialmente útil en pacientes medicadas por padecer algún tipo de trombofilia)— del cordón umbilical y otras estructuras vasculares fetales o placentarias y el doppler cardíaco fetal que permite descartar cardiopatías fetales. A propósito, las anomalías del corazón fetal o de grandes arterias o venas son las anomalías más frecuentes en los fetos.

"Los avances en genética representan, quizás, el impacto más importante de la ciencia en el mundo"

—¿Un buen diagnóstico puede ir acompañado de acciones médicas que se harán de manera inmediata cuando nace el bebé para intentar mejorar o corregir el problema detectado?

—Ante todo, los innegables avances en cirugía cardiovascular fetal hacen indispensable un correcto diagnóstico prenatal ya que la mayoría de las anomalías cardiovasculares son pasibles de cirugía en la infancia. La clave del éxito de estos tratamientos radica en el diagnóstico ecocardiográfico prenatal precoz y en la posibilidad de que el parto se realice en una institución donde pueda efectuarse una eventual cirugía, sin necesidad de traslados, disminuyendo así sensiblemente la morbimortalidad neonatal. Las ecocardiografías también permiten pesquisar y tratar generalmente de modo exitoso arritmias fetales de diverso origen. Están también las gestaciones múltiples, que son una entidad obstétrica que implican mayor riesgo fetal y materno. Y con esta definición de ningún modo intento crear temor en las mujeres que están embarazadas de más de un feto. Por múltiples causas, entre las que contamos incremento de procedimientos de fertilización asistida, los embarazos múltiples aumentaron su frecuencia. El seguimiento clínico y ecográfico llevado a cabo por profesionales con cabal conocimiento de las características peculiares de esta situación, permite reaccionar a tiempo ante la aparición de probables complicaciones inherentes a esa multiplicidad ya que existen en la actualidad tratamientos, que si bien pueden parecer sofisticados, ya están realizándose con éxito en nuestro país. En nuestra ciudad hay consultores superespecialistas nacionales y extranjeros, algunos de los cuales realizan tratamientos con láser en casos específicos si los problemas de los gemelares son detectados a tiempo y derivados correctamente.

—¿Qué puede decirnos acerca de la cirugía fetal? ¿Se realiza realmente con más frecuencia?

—Es otro capítulo en el que se va avanzando en el mundo y en algunos años seguramente seguiremos recibiendo sorpresas notables. Algunas metodologías quirúrgicas fetales, como la introducción de catéteres para drenar derrame pleural fetal u otras complicaciones ya se han realizado con éxito en Rosario. Los avances en genética representan, quizás, el impacto más importante del progreso de la ciencia general en el mundo. Creo que en un futuro próximo podrán diagnosticarse múltiples enfermedades que probablemente tengan tratamientos efectivos para quienes la padezcan. El estudio de ADN fetal en sangre materna para el diagnóstico de cromosomopatías (que era una utopía hace pocos años) es ya un método de screening muy efectivo y cada vez más empleado en nuestro medio, aunque aún puede realizar económicamente inaccesible para la mayoría de la población.

—¿Cómo es la situación en la Argentina en relación a todos estos progresos?

—Hay esfuerzos privados a lo largo del país pero no puedo dejar de mencionar que la Sociedad Argentina de Diagnóstico Prenatal y Tratamiento y múltiples Colegios Médicos han manifestado su desacuerdo con el gobierno nacional en relación a bajar de categoría al Ministerio de Salud transformándolo en secretaría y de ese modo disminuyendo el presupuesto en salud. También se han visto afectadas presupuestariamente otras áreas como ciencia y tecnología. Entonces es evidente que no podemos estar a la altura de los países desarrollados para llevar a cabo proyectos de investigación ni implementar metodologías diagnósticas, sobre todo terapéuticas, que en algunos países ya son de alcance masivo. Por otro lado resulta inútil desarrollar procedimiento diagnóstico y eventuales tratamientos si para la mayoría de la población resultará absolutamente restrictivo su acceso. Confiamos en que esta situación pueda revertirse, teniendo en cuenta de la gran capacidad académica e intelectual de los profesionales argentinos.

eco1.jpg

>> Encuentro de expertos

El 5 de abril se llevarán a cabo en Rosario las Jornadas de Actualización en Medicina Fetal y Obstetricia. Están organizadas por Craverfem, Craveri y Medigen y cuentan con el auspicio del Colegio de Médicos de Santa Fe, la Asociación de Ginecología y Obstetricia de Rosario y el Centro de Estudios Perinatales. Se desarrollarán todos los temas de actualidad referidos a la especialidad y se hará énfasis en screening de preeclampsia que es una forma de hipertensión arterial que complica del 5 al 15 por ciento de los embarazos y que ha aumentado un 25 por ciento en las dos últimas décadas, provocando unas 50.000 muertes por año en el mundo. "Las manifestaciones maternas de los casos más graves tienen repercusiones fetales como restricción de crecimiento, parto prematuro, hipoxia y muerte fetal. El objetivo del screening de preeclampsia es identificar a las pacientes gestantes con mayor riesgo de desarrollar estas complicaciones. Si evaluamos los antecedentes personales, la presión arterial media, el flujo de sangre de las arterias uterinas mediante ecografía con Doppler y el dosaje de las hormonas placentarias en el primer trimestre del embarazo, se aumenta la predicción de esta entidad en un 80 por ciento", explicó a Más el especialista Miguel Ariel.

Hoy se sabe, agregó, "que el uso de aspirina desde las semanas 11 a la 14 de gestación hasta la semana 36 aproximadamente, según un estudio internacional multicéntrico, puede reducir en un 62 por ciento la incidencia de preeclampsia pretérmino, disminuyendo entonces el impacto negativo de las complicaciones materno-fetales que pudieran desarrollarse".

Quienes deseen más información sobre las jornadas deben comunicarse al 0341-2976413 y 414. O consultar la página

www.medigen.com.ar

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});