mas

La psicooncología gana terreno en Rosario

Se realizó una jornada interdisciplinaria que generó una importante convocatoria. ¿Cómo ayudar a las personas con cáncer para que se sientan mejor durante el diagnóstico y el tratamiento? La importancia de contar con especialistas en la salud pública y privada.

Domingo 18 de Noviembre de 2018

Una situación nueva, inesperada, shockeante. A eso se enfrentan, desde un primer momento, las personas que reciben un diagnóstico de cáncer. Por lo tanto, además del apoyo de los expertos en las terapias indicadas para cada caso, es imprescindible contar con la posibilidad de una asistencia y contención psicológica especializada.

   Rosario está creciendo en esta materia, aunque aún el camino sea largo y no siempre fácil. Sobre esto se habló durante la Segunda Jornada Rosarina Interdisciplinaria: Atención Integral del Paciente con Cáncer que convocó a una gran cantidad de participantes y superó las expectativas de los organizadores.

   El encuentro fue promovido por el Grupo Continuidad y contó con el apoyo del rectorado de la Universidad Nacional de Rosario y del Observatorio Mental de Salud que coordina el doctor Ignacio Sáenz.

   Más dialogó con María Fabiana Correa, psicóloga del grupo, que está integrado además por Rosa Calisse, Gabriela Torrilla, Marcela Martin, Paula Serrano, Patricia Serrano, Patricia Saldías, Marina Gil, Andrea Paolini, Rubén Ortiz Sabala y Edgardo Cingo (profesionales de distintas áreas).

—¿Quiénes participaron de esta jornada?

—Se sumaron profesionales de diferentes especialidades con modos de abordajes diversos. Esto es fundamental porque hace al aprendizaje y a nuestro interés en la interdisciplinariedad. Asistieron expertos de nuestra ciudad y profesionales de salud mental de la ciudad de Buenos Aires con mucha experiencia como la licenciada Ema Buceta (psicooncóloga, presidente de AMA), la doctora Mónica Pucheu (psiquiatra, psicooncóloga, paliativista, de Apsa), la doctora Angélica Alizade (psicooncóloga de niños, paliativista) y el psiquiatra Roberto Sivak. En los distintos paneles se desarrollaron temas como el tratamiento clínico oncológico y quirúrgico, la comunicación médico paciente, cuidados paliativos, el impacto psicosocial del cáncer, el uso de la radioterapia, la reconstrucción mamaria y abordaje psicológico. El ingeniero agrónomo Luis Carrancio, por ejemplo, explicó claramente la relación del cáncer con el medio ambiente y los factores que lo afectan. También se realizó la presentación del libro Resiliencia: de las neurociencias a las redes sociales, escrito por Sivak.

—También se presentó un proyecto importante...

—Sí. Se trata de una propuesta que aborda el impacto subjetivo de la imagen corporal en pacientes con cáncer.

—¿Qué puede decir respecto al interés de los participantes y la necesidad de mejorar los distintos aspectos de la psicooncología?

— El encuentro demostró que ese interés y esa necesidad existen. Se desarrolló con gran atención del auditorio, con intercambios en preguntas y comentarios. Se cumplió con el objetivo de generar lazos entre profesionales, alumnos de grado y la población en general para conseguir un abordaje integral en esta problemática. Deducimos que pensar el cáncer con sus consecuencias físicas y psíquicas en un equipo de trabajo que comprende oncólogos, psiquiatras, psicólogos, abogadas, kinesiólogos, concejo genético, nutricionista, acompañantes terapéuticos, hace al cuidado del paciente y su familia de un modo holístico, humano y ético.

— ¿La comunidad médica tiene mayor conciencia sobre la necesidad de incorporar psicooncólogos a sus equipos?

—Poco a poco se va tomando más conciencia de la necesidad de contar con psicooncólogos. Diría que se va tendiendo a tratamientos multidisciplinarios en los que un psicólogo y/o psiquiatra formen parte. Un paciente con enfermedad oncológica genera una gran demanda para el médico de cabecera y esto es desbordante tanto para el profesional como para el paciente. No se trata sólo de su cuerpo si no de su estado emocional, su situación familiar, de su trabajo. El profesional médico da respuesta desde lo especifico de su práctica y puede contener a la persona, pero hasta un punto. También hay que considerar el factor tiempo, lo institucional y la situación emocional del profesional. A veces son muchos los turnos que esa persona tiene que cubrir en poco tiempo y no puede escuchar a su paciente como desearía. Un psicólogo propicia una terapéutica que aborda los aspectos psicosociales a los que queda expuesto un paciente, tratar de buscar modos en que esa persona no se angustie tanto. Que salga de la impotencia y del sufrimiento que experimenta. Es el boca a boca que hace también a que se conozcan nuestra práctica y sus efectos. Eso corre tanto para los profesionales médicos, familias y pacientes en general.

—¿Qué sabe, justamente, el paciente sobre la tarea que ustedes realizan?

—La conocen cada vez más, por el profesional médico que los atiende o por otros profesionales. Alguien finalmente se comunica con nosotros. Puede suceder que un profesional del equipo tratante le hable del abordaje integral. Otras veces llegan derivados por profesionales que no conocemos pero que saben de nuestro trabajo. Y desde ya la difusión, que es central. Como dije, el boca a boca es también muy importante.

—¿En el ámbito público, qué experiencias hay en nuestra ciudad?

—En lo público lo podemos ver en el Hospital Provincial del Centenario donde existe la Unidad de Oncología a cargo de Alejandro Chinellato, donde diariamente se trabaja interdisciplinariamente entre la distintas subespecialidades para una mejor atención al paciente oncológico. Semanalmente se discuten los casos de cada paciente que ingresa al Servicio de Oncología en el Comité de Tumores, y allí el aporte psicológico es indispensable para poder abordar una terapéutica tan importante como la que implica el cáncer.

—¿Un psicooncólogo puede atender a pacientes que tienen otras patologías severas o crónicas?

—Un psicólogo, un psiquiatra, aborda lo que le acontece a un sujeto. En algunos casos es una enfermedad crónica o severa. La palabra psicooncólogo es una especificidad del trabajo en el campo oncológico. Pero no debería limitarse sólo a ello. Es abarcativa para las afectaciones del cuerpo y de lo subjetivo teniendo en cuenta la formación profesional y las particularidades de cada situación. Desde ya implica la formación permanente y la puesta a punto para cada problemática y para cada caso. La experiencia del dolor emocional no es exclusiva de las personas que tienen cáncer, es inherente al ser humano al que lo habita una enfermedad crónica. Elaborar cambios ante noticias desestabilizadoras que comprometen su vida requiere del acompañamiento de profesionales formados, capacitados para ello.


¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});