mas

La incansable búsqueda de la belleza

En los sectores de ingresos medios y altos es frecuente que las mujeres y algunos varones recurran a los centros de estética para mejorar su aspecto físico. ¿Cuáles son las terapias más pedidas? ¿Qué se usa para el rostro? ¿Y para modelar el cuerpo? ¿Dónde está el límite?

Domingo 19 de Agosto de 2018

Cambiar de aspecto. Verse y sentirse mejor es un viejo anhelo de los seres humanos. Hay cada vez más tecnologías que ayudan a conseguirlo.

Lograr la armonía. Eso es lo que buscan los médicos que se dedican al arte de embellecer a las personas, quienes intentan retrasar un poco el paso del tiempo y ofrecen, mediante distintas terapias, opciones para "perfeccionar" cuerpo y rostro. Lo bello se ha percibido de modos muy diferentes a lo largo de los siglos, y desde ya, lo que es hermoso o atractivo para unos puede no serlo, en absoluto, para otros. Sin embargo, hay algunos patrones de belleza, algunas líneas que se pueden trazar y que en nuestro presente están muy dictaminadas por los medios de comunicación tradicionales y las redes sociales.

El paso del tiempo pesa. Casi siempre. A unos más que a otros. Por eso, intentar frenar sus consecuencias visibles se ha convertido en un mercado que mueve millones y millones en el mundo. Rosario no escapa a esa tendencia.

La delgadez parece ser otro de los objetivos importantes a alcanzar. A veces, las imágenes que venden programas televisivos, revistas y selfies de famosos superan los límites de lo saludable, de lo posible. Cuerpos sin kilos de más, sin marcas, sin huellas del paso de los años. Mujeres y hombres que muestran sin pudor piernas, brazos, glúteos y espaldas que parecen esculpidas por el mejor de los artistas. Atrás de eso, en general, hay mucho trabajo. Entrenamiento físico, un aporte importante de la genética (por qué negarlo) y la concurrencia casi cotidiana a centros de estética que hoy tienen un sinnúmero de tratamientos no invasivos y de los otros para arreglar todo lo que puede ser arreglado. Pero ¿el común de los mortales también busca alcanzar esos estándares? La realidad muestra que personas con ingresos medios y altos ya toman como algo frecuente el hacerse algún tratamiento de belleza. La aparatología no invasiva o mini-invasiva alentó a muchos. Aunque las cirugías estéticas no decaen en número.

En la última década la medicina estética creció como nunca antes. Y parece no tener techo. Incluso, le hace frente a la feroz crisis económica.

Ayelén Brarda, una médica rosarina que desde hace años se dedica a tratamientos con láser y distintas aparatologías para cuerpo y rostro, charló con Más sobre las preferencias de los rosarinos y rosarinas, las terapias más buscadas y la necesidad de encontrar, entre paciente y profesional, los límites razonables para no perder el equilibrio estético.

¿Cuál es el motivo de consulta más frecuente de mujeres y hombres en un centro de estética en Rosario? ¿Cambió en los últimos años?

—Hay cosas llamativas. En la última década la gente se vuelca más a los gimnasios, a hacer actividad física. Se cuidan mucho más el cuerpo a través de los deportes, el running. Entonces, las consultas relacionadas a los tratamientos del cuerpo ya no son las más frecuentes. Hace 10 años las personas llegaban al consultorio preguntando mucho más por los tratamientos corporales (cómo combatir la celulitis, flaccidez, adiposidades localizadas), pero actualmente se ubican en el segundo lugar. Por lo menos así lo demuestra la experiencia diaria donde la consulta más habitual es hoy el rejuvenecimiento facial. Notamos que hombres y mujeres vienen cuidándose mucho el cuerpo y ahora van por la cara. Según los diferentes grupos etarios las consultas son siempre para "verse mejor". Los más jóvenes buscan la prevención, algo que tampoco era tan frecuente antes, y los adultos la reversión o mantenimiento. En nuestro centro los pacientes que llegan a consultar ya vienen con una idea definida de lo que están buscando. Generalmente se acercan por recomendación de alguna amiga o familiar y consultan específicamente qué pueden hacer para rejuvenecerse, quitarse arrugas, eliminar la flaccidez o las manchas faciales. En el caso de los hombres, los que atendemos vienen a través de sus mujeres o alguna amiga que les recomienda empezar con algún tratamiento. En ellos los motivos de consulta más frecuentes son las bolsas de los ojos, los párpados y las arrugas.

—¿Hay una real conciencia de la importancia del cuidado de la piel del rostro o simplemente la mayoría va queriendo quitarse años de encima?

—Más allá de la estética, los pacientes son más conscientes de los daños provocados por los rayos UV del sol, por lo tanto, no lo obviamos nosotros ni ellos: hablamos claramente de que los primeros cuidados son lo de prevención y detección precoz de las patologías de la piel. En eso debemos ser estrictos.

— ¿Con los tratamientos actuales, la piel puede "renovarse"?

— ¡Claro! Y hay muchas posibilidades. Existen tratamientos mínimamente invasivos para casos leves y otros más avanzados que se resuelven mediante cirugías. En este punto es importante aclarar que es clave que el profesional pueda explicarle a su paciente qué hay modificaciones, cambios, mejoras que sólo pueden lograrse de manera quirúrgica y que no pueden variar demasiado con un tratamiento no invasivo.

—¿Cuáles son los tratamientos estrella de este momento, en qué consisten?

— Bótox y ácido hialurónico para tratar las arrugas faciales están en el tope de la lista. Con los peelings —otro tratamiento— se logra mejorar la calidad de piel, eliminar las células muertas y suavizar la textura de la cara. El rejuvenecimiento facial con láser permite tratar las manchas, dar luminosidad y emparejar el color de la cara. También se recurre al relleno de ojeras y rinomodelación (mejoramiento de la nariz sin cirugía) con ácido hialurónico que son procedimientos ambulatorios que mejoran el aspecto sin tener que entrar a un quirófano.

— ¿Alguno de ellos es reconocido por alguna obra social? ¿Cómo se pagan habitualmente teniendo en cuenta el contexto económico?

— Respecto de las obras sociales o prepagas, salgo algunas pocas —y en los planes más altos— la mayoría no reconoce tratamientos de estética.Hace unos años una plataforma de descuentos ofrecía tratamientos a muy bajos costos que terminaron en una malísima prestación de servicios. La ecuación es simple: si los productos o máquinas utilizadas son de buena calidad los tratamientos nunca pueden ser de bajo costo. Lo más probable es que si los precios son llamativamente bajos estén usando material no adecuado. Por ejemplo, las marcas de hialurónicos importadas son las mejores pero tienen alto costo. Hay lugares que ofrecen precios bajos con seguridad no van a aplicarle al paciente un buen producto o la dosis que realmente necesite. Es en este punto cuando ocurren los problemas al usar sustancias alternativas de baja calidad, generalmente no aprobadas. Respecto del contexto económico, lo que vemos es que cada vez son más los pacientes que eligen pagar con tarjeta. Es una medida adoptada por la mayoría de las clínicas para que el impacto sea menor.

— ¿Qué pasa con los labios...con qué materiales o técnicas los trabajan para que se vean más jóvenes? ¿Por qué en ocasiones vemos mujeres con bocas exageradamente "infladas"?

— Es una muy buena pregunta. Hace unos años se aplicaban productos no reabsorbibles que con el tiempo el organismo rechaza y deforman las estructuras. Es muy común ver labios antinaturales que evidencian estar rellenos con alguna sustancia, y el paciente refiere no saber qué producto se utilizó para ese tratamiento. Con una buena marca de ácido hialurónico esto no ocurre. Los cambios son muy sutiles y sólo evidentes con la foto previa. Eso es lo que buscamos...

— Y los ojos ¿cuál es el mejor modo de rejuvenecer la mirada sin cirugía?

— Para refrescar la mirada sin dudas el Bótox es el "gold standard". Mediante un procedimiento simple, ambulatorio e indoloro se logran eliminar las arrugas de expresión que muchas veces dan la apariencia de cansancio. El efecto se mantiene por 6 meses y luego vuelve a su estado natural. Sin dejar ningún tipo de secuela... Actualmente se considera unos de los tratamientos más preventivos para evitar que las arrugas se profundicen.

—¿Algo novedoso o poco frecuente que les pidan?

— Hubo un avance en la demanda de los procedimientos que antes eran patrimonio exclusivo de las mujeres y hoy consultan también los hombres, como por ejemplo la depilación de sus partes íntimas. Un capítulo aparte merecen los tratamientos de remoción de tatuajes. Se pide mucho. La gente se los hace en un momento de entusiasmo, sin pensar mucho, y luego se arrepiente...

—¿Hay terapias poco usuales pero que de todos modos se empiezan a usar más?

— En Europa son furor los tratamientos de rejuvecimiento de los órganos sexuales. Como mencionaba al principio, la gente empezó con el cuerpo y ahora le presta más atención a la cara. Creo que la estética de órganos sexuales empezará a acompañar tales procesos. En un par de años van a ser muy solicitados y van a formar parte de las rutinas estéticas de los pacientes que buscan mantenerse bien, en todo sentido.

— ¿Toda mujer u hombre puede hacerse cualquier tipo de tratamiento o la indicación es muy precisa?

— No todas las personas son pasibles de realizarse un tratamiento. Las expectativas a veces son muy determinantes y es necesario un buen diálogo con el paciente para ver qué cosas se pueden mejorar y cuáles no. Los efectos adversos —aunque no son muy comunes— están dentro de las posibilidades como en cualquier tratamiento médico.

—Hay personas que se hacen adictas a algún tipo de tratamiento estético?

—Hay personas adictas al sol, al ejercicio físico y a las dietas. Así que los tratamientos de estética también tienen en algún punto un fanatismo qué hay que saber manejar con mucho criterio. Los pacientes son cada vez más demandantes y como profesional hay que tener fuertes convicciones para tratar solamente lo necesario.

brarda11.jpg


>>> Algunos costos aproximados, no invasivos (precios de referencia)

. Peelings cosmetológicos: 500 pesos.

. Peeling dermatológicos: 800 pesos.

. Aplicación de Botox o Hialurónico: 7000 pesos

. Tratamiento de Fotorejuvenecimiento: 4000

. Eliminación de tatuajes entre 500 y 2000 de acuerdo al tamaño.

. Rinomodelación 7000 pesos

. Relleno de ojeras 7000 pesos

. Radiofrecuencia, 1000 por sesión

- Mesoterapia para celulitis: 500 pesos


>>> Diferencias

* Rellenos con ácido hialurónico: sirven para las arrugas estáticas, es decir, las que ya provocaron marcas en la piel. También sirven para reposicionar las estructuras faciales que se pierden por el paso del tiempo, por ejemplo la estructura del pómulo que con los años tiende a descender.

* Bótox: la aplicación de Bótox se utiliza para relajar las arrugas dinámicas. Son las que se producen al gesticular, específicamente útil para el tercio superior de la cara ( entrecejo, frente y patitas de gallo).

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario