mas

"La ceguera en personas con diabetes se puede prevenir"

No siempre se le presta debida importancia a la salud visual de quienes tienen diabetes. Cuáles son los controles necesarios. Los síntomas más comunes y los menos frecuentes.

Domingo 26 de Noviembre de 2017

La Facultad de Ciencias Médicas de la Universidad Nacional de Rosario desarrolló el Primer Curso Internacional de Oftalmología y Diabetes, en el cual participaron reconocidos profesionales de Argentina, España, Uruguay, Colombia y Brasil. Uno de los directores del curso, el médico rosarino Joaquín Bafalluy, oftalmólogo, especialista en retina y enfermedades de la mácula, habló con Más sobre la diabetes y su relación con la ceguera.

—¿Qué vinculación existe entre la diabetes y los problemas oculares?

—La diabetes es una enfermedad sistémica que afecta a varios órganos del cuerpo, entre ellos el ojo. Allí puede producir cambios en la membrana que recibe la imagen llamada retina. Cuando la diabetes afecta la retina se denomina retinopatía diabética. Si esta alteración no es detectada a tiempo y tratada adecuadamente, puede conducir a la ceguera. Además, los pacientes diabéticos son más propensos a desarrollar otras dos enfermedades oculares: catarata (opacidad del cristalino) y glaucoma (aumento de la presión intraocular). Ambas patologías pueden conducir también a un deterioro importante de la visión.

—¿Hay síntomas que alertan de la situación?

—Muchas veces estas patologías no producen ningún síntoma. En algunas oportunidades el paciente puede ver borroso por afectación de la parte central de la retina (mácula). La percepción de "moscas volantes" y la disminución de la visión pueden ser manifestaciones de hemorragia intraocular y de desprendimiento de retina por retinopatía diabética.

"En ocasiones es el oftalmólogo el que puede detectar la diabetes cuando atiende a una persona con determinados cambios oculares"

—¿Pueden presentarse a cualquier edad, incluso en jóvenes o niños con diabetes?

—En los comienzos de la enfermedad es menos frecuente. La retinopatía diabética y sus manifestaciones aumentan en frecuencia a medida que avanza la enfermedad.

—¿Se pueden revertir?

—En realidad es difícil revertir el cambio orgánico que produce la diabetes en la retina aunque existen drogas que ya están demostrando esa capacidad también. Lo que si podemos hacer con seguridad es prevenir la ceguera en los pacientes con diabetes. Esto se puede lograr en un 90% de los casos.

—¿Suele detectar diabetes en pacientes que consultan por problemas en la vista y que, justamente, desconocen que tienen diabetes?

—Sí, la diabetes en general suele ser bastante silenciosa. Si la afectación de otros órganos pasa desapercibida hasta el examen ocular, puede ser el oftalmólogo, en estos casos, el primero en diagnosticar diabetes a partir de los cambios oculares.

—¿Cómo deben ser los controles, en calidad y cantidad para los pacientes con diabetes?

—Un examen oftalmológico adecuado es indispensable para obtener un correcto diagnóstico e indicar el seguimiento y la terapia a tiempo. El examen debe incluir fondo de ojo con dilatación de pupilas. En la actualidad las nuevas tecnologías de los métodos complementarios angiográficos y tomográficos (OCT) de la retina, son una herramienta muy valiosa para el diagnóstico preciso y seguimiento de la enfermedad.

—Una persona diabética que está sumamente controlada ¿puede tener problemas en la vista por su enfermedad?

—Sí, podría tenerlos. Pero estudios muy serios han demostrado que el pronóstico visual en los pacientes controlados es mucho más alentador que en los que no logran controlar la enfermedad.

—¿Cuál es el tratamiento de la retinopatía diabética?

—Hoy en la medicina nos ofrece alternativas para el tratamiento. El láser sigue siendo una herramienta efectiva pero las drogas antiangiogénicas y antiinflamatorias han ganado terreno en los últimos tiempos, debido a su mayor efectividad. La cirugía (vitrectomía) generalmente es utilizada en los casos más avanzados.

—¿Sólo por ser diabético tiene riesgo de ceguera o intervienen además otros factores?

—El solo hecho de ser diabético es un riesgo. También intervienen otros factores como la mayor duración de la enfermedad, el embarazo, el hábito de fumar, el aumento de la tensión arterial y del colesterol. El paciente diabético correctamente controlado por su médico diabetólogo tiene menos posibilidades de desarrollar retinopatía diabética y, por ende, menor riesgo de ceguera.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario