mas

Festejar sin pasarse de la raya

Comer sin límites es moneda corriente en esta época del año. Pautas para disfrutar cosas ricas

Domingo 17 de Diciembre de 2017

Comer sin límites es moneda corriente en esta época del año. Los nutricionistas advierten que se pueden subir hasta 5 kilos durante las fiestas y que todo el organismo sufre los excesos. Pautas para disfrutar cosas ricas sin consecuencias negativas.


En cada una de las celebraciones relacionadas con la Navidad y el fin de año hay un denominador común: mucha comida y mucha bebida. Y aunque prometamos una y mil veces que estas fiestas van a ser "distintas", cuando llega el momento siempre hay alimentos de más sobre la mesa. Las cantidades son excesivas pero también altamente calóricas. ¿Qué nos lleva a esa abundancia? Las respuestas abarcan distintas dimensiones: psicológicas, sociológicas, antropológicas. Ahora, sin ahondar en esas profundidades es importante reflexionar sobre las consecuencias de comer tanto durante una o dos semanas —y particularmente durante dos noches— como si llegara el fin del mundo.

Dolores de estómago, de cabeza, malestar general, kilos de más, se anotan en la lista de "regalos" que nos dejan las comilonas de esta época.

Desde la página web del Ministerio de Salud de la Nación lo advierten: durante las fiestas de fin de año una persona que tiene tendencia a engordar puede aumentar de tres a cinco kilos, tranquilamente.

¿Es posible poner límites? Sin dudas, pero para eso hay que planificar; decidir con antelación y a conciencia qué vamos a comer y beber.

Florencia Gilardoni, coach de un método nutricional para bajar de peso, recomienda, como primer paso, hacer algunas reflexiones:

• Lo abundante no es sinónimo de mejor ni garantiza la felicidad.

• No esperar al último día para hacer las compras de forma improvisada: eso evitará colas y gastos incontrolados.

• No preparar las comidas a última hora. Siempre es mejor planificar los menúes y los ingredientes. De esta forma se podrán organizar comidas saludables y también más económicas.

• En caso de disponer de poco tiempo, es mucho más importante anticiparse.

• Sugiero cuidarse, relajarse y disfrutar de la Navidad y el año nuevo. sin tanto estrés.

• Lo ideal es asumir sólo los compromisos que se deseen. En caso de no poder evitar alguno, asistir con una actitud positiva.

La licenciada en nutrición Florencia Borrel, del mismo equipo médico (Pronakal), dijo que no deben descuidarse en estos días los hábitos que intentan sostenerse durante todo el año. También mencionó que "la generosidad debería estar puesta en lo afectivo y no en los platos que servimos o que llevamos a otra casa".

"Durante estos días no debe olvidarse el desayuno, porque ayuda a controlar el hambre"

La especialista recordó los tips que no pueden dejarse de lado: "Es necesario mantener una regularidad y frecuencia con las comidas. Las personas que comen cada 3 horas tienen menos posibilidades de pasar hambre y de cometer excesos. Así se evita el picoteo entre comidas".

Sugirió además "beber como mínimo 2 litros de agua al día". El consumo de agua "evita el estreñimiento, genera sensación de saciedad y ayuda a desintoxicar el cuerpo".

"Lo mejor es elegir carnes magras. Es preferible apuntar al consumo de pescados blancos (abadejo, brótola, lenguado, corvina, merluza, latas de atún al natural), lomo de cerdo y aves sin piel. En caso de carnes vacunas, son mejores los cortes magros como nalga, peceto, cuadril, lomo. Hay que retirar siempre la grasa visible para no incorporarla al organismo".

Aunque sea un momento de encuentro con amigos o familia el control de las ingestas no debe olvidarse. "Hay que medir la porción de carne en el plato. Una porción equivale a 150 gramos, que es igual al tamaño de la palma de la mano sin los dedos".

Durante estos días no debe olvidarse el desayuno "que ayuda a controlar el hambre a lo largo de la jornada". Diversos estudios demuestran que las personas que no desayunan tienen tendencia a pesar más que las que han adquirido este hábito.

Los condimentos también son importantes. “No hay que hacer nadar las ensaladas en aceite. Los aceites crudos utilizados como condimento son imprescindibles para la dieta pero aportan muchas calorías, por lo tanto, hay que controlar las cantidades a incorporar. Se recomiendan no más de 3 cucharas soperas al día de aceites como oliva, canola y girasol”, dijo la especialista.

Los métodos de cocción son otro aspecto clave. “En todo momento hay que apelar a medios de cocción saludables como sartén antiadherente, horno, microondas, baño maría, hervido, parrilla, plancha y evitar todo tipo de frituras”.

El momento del año lo permite y lo alienta, así que es aconsejable incorporar muchos vegetales al plato. “Aportan vitaminas y minerales necesarios para el normal funcionamiento del organismo. También son fuente de fibra, la cual genera mayor saciedad y favorece el tránsito intestinal. Los vegetales que se pueden consumir libremente con moderación son: acelga, apio, berro, brócoli, brotes de soja, champiñones, coliflor, endivias, espinacas, hinojo, lechuga de cualquier variedad, pepino, morrón verde, rabanitos, radicheta, rúcula, zapallito, zucchini. Todos ellos no suman grasas y tienen muy pocas calorías”.

¿Una vinagreta para preparar en estos días? Va la receta: 1 cuchara sopera de aceite, 1 cuchara sopera de vinagre de vino tinto, 1 cuchara sopera de jugo de limón fresco, agua en cantidad necesaria y condimentos deshidratados o en polvo a gusto. Es mejor evitar los aderezos como las mayonesas y similares, remarcó Borrel.

fiestas1.jpg


No perder la esencia

La licenciada en nutrición Victoria Savaretti habló con Más sobre estos “permisos” que muchos se dan en los días festivos. “Es habitual ver excesos alimentarios durante las fiestas. Creo que de algún modo las personas sienten que este momento especial los habilita a comer alimentos que quizá no preparan, o no consumen, en otro momento del año. ¡Y encima lo hacen en cantidades abundantes! Me parece que se pierde un poco la esencia de la fiesta familiar porque en muchos hogares lo central es la comida, la mesa repleta, más que el sentido de por qué nos reunimos”.

La especialista se refirió a las personas que están en tratamiento para bajar de peso o para sostener el peso adecuado. “No registré en los últimos años un alto número de abandonos de los tratamientos en esta época. Obviamente que un porcentaje se toma vacaciones, pero mi modo de trabajo es generar un hábito saludable para que esos permisos, por llamarlos de algún modo, no impliquen dejar todo lo recorrido. No hay alimentos prohibidos sino que propongo a las personas que mantengan un registro de lo que ingieren para sí poder llevar adelante un estilo de vida saludable aún en las fiestas o acontecimientos especiales”.

Cuando aparecen los excesos hay que preguntarse también qué tipo de alimentación se viene llevando, dice Savaretti. En ocasiones “las dietas muy restrictivas influyen, porque la persona siente que en estos días está liberada y come mucho, demasiado”.

¿Qué hay que tener en cuenta a la hora de preparar las comidas de Navidad y Año Nuevo? La nutricionista comentó que “es importante que se tenga en cuenta que estamos en verano y que las preparaciones deben ser frescas. Las comidas tradicionales no tienen por qué ser más calóricas. De hecho seguimos tradiciones de otro hemisferio donde hace frío, y eso hay que reconsiderarlo”.

Algunas sugerencias más: “Respecto de las bebidas alcohólicas lo ideal es dejarlas para el brindis. No arrancar con alcohol durante la cena. Y después sí tomar una copa de lo que se elija”. ¿Mesa dulce? “Es una buena idea tomar un plato de postre como medida. Allí podemos colocar lo que deseamos, que puede ser lo mismo o una variedad que complete el platito. Esto ayudará a evitar el picoteo desde las bandejas o paquetes, que es cuando se pierde la noción de lo que se ingirió”.

La nutricionista remarcó: “Hay que manejar un equilibrio entre cantidad y calidad. Planificar los menúes y realizar ingestas conscientes y saludables”.

En definitiva, lo más importante de estas fiestas no está sobre la mesa, sino alrededor de ella.


¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario