mas

El yoga se mete en la cancha de fútbol

El instructor rosarino Daniel Capello habla de las ventajas de las disciplinas orientales para los deportes de alto rendimiento.

Domingo 16 de Junio de 2019

En el fútbol argentino aún parece algo extravagante, pero no lo es por ejemplo para el seleccionado alemán que practica yoga desde hace más de diez años. Tampoco es algo extraño la práctica habitual de asanas para el delantero egipcio del Liverpool, Mohamed Salah, quien se define como "un hombre del yoga". La mejor muestra de ello fue el festejo en equilibrio y sobre una pierna (postura del árbol) que realizó ante una cancha llena el mes pasado tras convertirle un gol al Chelsea, durante la victoria de 2 a 0. ¿Qué aportan el yoga y otras disciplinas orientales al fútbol y al deporte de alto rendimiento? Algunas respuestas las brinda el instructor rosarino de yoga, tai chi chuan (deporte de combate) y chi khun (ejercicios energéticos chinos), Daniel Capello, quien implementó algunas rutinas de la disciplina con jugadores de Central Córdoba, también de manera particular con algunos futbolistas de Rosario Central y todos los domingos a las 11, ofrece clases gratuitas de Tai Chi Chuan en el parque Sunchales, junto a los Silos Davis, durante la Calle Recreativa.

"Trabajos de flexibilidad, equilibrio, fortalecimiento de tendones, movilidad articular y concentración son sólo algunos de los aportes que pueden complementarse con la preparación física habitual y la técnica, o sea, no las reemplazás", aclaró Capello, quien puso mucho énfasis en la importancia de comenzar a trabajar con los jugadores jóvenes, tal cómo pudo él con las inferiores charrúa hasta llegar a primera (entre 2015 y 2017).

"Enseñar a manejar la respiración es muy ventajoso para equilibrar la energía y eso un deportista debería aprenderlo desde temprano, uno ve a los jugadores respirar con la boca abierta y eso los cansa. Pero además hay muchos jugadores en las inferiores con hernias o pubialgia (pubis inflamado), un problema que antes era más común en los jugadores casi al final de su carrera. Creo que tiene que ver con la exigencia física, en abdominales y otros tantos ejercicios. Hay rutinas con las que se pueden prevenir esas lesiones que tienen que ver con desarmonías entre el psoas y la cadera y se pueden evitar con trabajos de flexibilidad en las cadenas musculares. Hay que preguntarse por qué se dan esos problemas en futbolistas, tenistas y no en bailarines, por ejemplo".

Para Capello en los últimos años se incorporó mucho la figura del psicólogo y cree que el yogui puede ser un intermedio para trabajar de manera integral lo físico, mental y emocional. Dice que jugadores de la NBA apelan al yoga para la meditación y la relajación antes, durante y después de los partidos de básquet, y también los All Blacks echan mano a distintas rutinas porque les dan otra dinámica y velocidad al cuerpo. Y ni hablar de Patrick Broome, quien desde hace una década es el profesor de los combinados alemanes. Él apunta más a un modelo rápido y flexible de jugador que a uno extremadamente musculado con exceso de trabajo de pesas y sobrecargas pero poco ágil y lo logra con la postura del loto, la cobra y los saludos al sol, entre otras tantas alternativas.

El arquero suplente de Central, Josué Ayala, se animó a las asanas en clases particulares con él. "Creo que los arqueros deben ser acróbatas bajo los tres palos, deben volar más flexiblemente, algunos son muy rígidos. Con Ayala estudiamos la técnica con la que mueve la cadera el arquero del Barcelona, quien hace yoga. Y también es interesante ver cómo hace poco el del Bayern Munich, Manuel Neuer, hace una apertura de 180 grados con el pie ante un ataque del Barsa de Luis Suárez e impide que la pelota entre al arco. Esa flexibilidad la logró con yoga: no se lesionó, salvó un campeonato y millones de pesos", ironizó el instructor.

Otro aspecto para Capello vital para un deportista, sobre todo de alto rendimiento, es la relajación. "Uno escucha habitualmente que se cansan si tienen muchos partidos seguidos, que no pueden recuperarse. Están los instructores que dicen que eso se logra con más horas de sueño, pero si se tiene alto nivel de exigencia no siempre se logra dormir ocho horas como se sugiere y se sugieren pastillas para lograr la calma, típico de la cultura occidental. Creo que eso no es necesario: hay herramientas de estas disciplinas orientales que ayudan a la meditación y relajación".

¿Hay que salirse de la cultura para lograr esa calma?. El instructor dijo que no. Para él, se trata de "usar herramientas, no de mística oriental". O sea, ni inciensos, ni estatuas de Shiva, ni recitados de mantras. Apenas algo tan importante como enseñar a respirar, "base principal para el control de emociones y ansiedades", asegura Capello antes de agregar también la importancia de "conocer y escuchar al propio cuerpo".

Para él, tanto el yoga, como el tai chi chuan apuntan al bienestar. "El primero desde posturas estáticas y dinámicas, el segundo desde el movimiento y el chi kung, con técnicas de respiración y administración de energía. Mientras la preparación física tradicional busca objetivos para ganar un partido y mira al jugador como un objeto, que puede fatigarse y padecer tensión muscular, estas técnicas persiguen propósitos para que el sujeto, consiga mayor dominio y sensibilidad del cuerpo".

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario