mas

De paseo por Art Basel

Se desarrolló en Miami la feria más significativa del mercado internacional del arte. Más recorrió todos sus rincones y dialogó con varios rosarinos que participaron de esta impresionante movida que apasiona y marca tendencia.

Domingo 31 de Diciembre de 2017

Cuando pensamos en Miami vienen a nuestra mente la playa, el sol, las palmeras y los grandes centros comerciales. La ciudad tiene todo eso, es cierto, pero también se está reinventando y el arte pasó a ocupar un lugar central en la agenda de actividades de propios y visitantes.
   Cada diciembre se desarrolla la Semana del Arte en Miami (Art Week Miami) cuyo evento más significativo es sin dudas la Feria Art Basel, que se realiza desde el año 2002 y que es el suceso más significativo del mercado internacional del arte.
   Más recorrió las distintas propuestas de este escenario de talento e innovación en compañía de una artista plástica que supo ser el mejor GPS en una ciudad convulsionada y atravesada por tanta creación. Florencia Echevarría es una creadora rosarina que en 2008 dejó de lado su carrera de abogada para dedicarse, de manera exclusiva, a su gran pasión: el dibujo y la pintura. Con más de 25 muestras realizadas, algunas de ellas en el exterior y dos específicamente en Miami durante la semana Art Basel, Florencia se convirtió en maestra, guía y hasta en una suerte de anfitriona.
   Art Basel es la feria de arte con mayor trascendencia a escala mundial. Fue fundada por galeristas en 1970 en la ciudad de Basilea, Suiza, y actualmente se lleva a cabo todos los años en su ciudad de origen y también en Miami (Estados Unidos) y Hong Kong (China). El carácter de Basel se ve reflejado en las galerías participantes, los materiales gráficos expuestos y el contenido paralelo que genera.
   Desde 2002, Miami es sede de esta movida impresionante que se instaló en poco tiempo como la feria internacional de arte contemporáneo más completa de Estados Unidos, con más de 260 galerías de 30 países que exhiben obras de más de 4000 artistas. De este modo, atrae cada año a vendedores de arte, creativos, coleccionistas y aficionados que acuden a la gran cita del mercado de arte estadounidense.
   La primera feria que visitamos fue Art Basel Miami Beach, que se desarrolla en el Miami Beach Convention Center. Nos encontramos con 50.000 metros cuadrados de exhibición divididos en nueve sectores: Galleries, Nova, Positions, Edition, Kabinett, Survey, Public, Film y Magazines. Galleries es la parte central donde las galerías internacionales exhiben el trabajo de los artistas que representan. Allí pueden observarse obras de Picasso, Miró, Warhol, Basquiat, Haring y de artistas emergentes por igual. El protocolo de los museos se deja de lado y las galerías más importantes del mundo juegan su mejor carta.
   Pero tan trascendente como Art Basel Miami Beach son las ferias satélites —que por satélites no son menores— que se desarrollan dentro de la Semana del Arte en diferentes barrios de la ciudad. Cada una con su impronta y con su encanto, ofrecen propuestas novedosas y diferentes.
   Es importante hacerse un tiempo para recorrer las ferias Pinta, Untitled, Scope, Context, Art Miami, Pulse y Aqua Ar, además de los muchos eventos culturales que suceden en paralelo.
La Feria Pinta —fundada y dirigida por el argentino radicado en Miami Diego Costa Peuser, cuyo objetivo fue abrir nuevos horizontes al arte latinoamericano en el mundo— tiene lugar en Mana, más conocido como la capital mundial del grafiti. El lema de Pinta 2017 fue "Cruzando culturas" y eso incluyó a la Argentina y Perú, que tuvieron un sitio destacado en la sección de países invitados "Pinta Country Sección".
   Del espacio argentino, curado por Florencia Battiti, participaron las galerías de Buenos Aires: Hilo, Quadro y María Casado Home Gallery. También dos galerías rosarinas: Gabelich Contemporáneo, que llevó obras de los jóvenes artistas Diego Vergara y Gastón Herrera. La otra galería local que dijo presente fue la de Diego Obligado, que exhibió obras de Carolina Antoniadis, Román Vitali y Mimí Laquidara.

Sello local

Gabriela Gabelich viajó en representación de su galería y por Diego Obligado lo hizo Adrián Bustamante, codirector de la galería. En ambos casos fue la primera vez que participaban en Pinta y en la Semana del Arte Miami.
   Para Gabelich haber sido parte de esta experiencia fue un gran aprendizaje. "Yo estoy todo el tiempo viendo obras y tengo entrenamiento para hacerlo; por eso, más allá de ver eso, me detuve en los montajes, las iluminaciones, los textos, en cómo son presentadas las muestras, cómo cuelgan. Ver tanto en vivo y en directo fue maravilloso porque al observar a otros uno cuestiona su propio modo de mirar las cosas. Te preguntás dónde estoy parada, cómo hago lo que hago, a dónde quiero ir, qué hago con todo esto... eso es lo mejor que me traje. El hecho de poder hacerme todas estas preguntas y reafirmar que esto es lo que quiero hacer en esta vida y no lo cambio por nada, me apasiona y me hace decir: quiero hacerlo mejor", menciona, sin disimular la emoción y las lágrimas.
    Para Bustamante la experiencia resultó ser un desafío, un aprendizaje. "Logramos una gran visibilidad para la galería. Florencia Battiti hizo una curaduría en la cual dialogaban todas las galerías entre sí y eso fue muy interesante. Todo lo que pasa en la semana Basel es muy bueno. Ir a un lugar nuevo es siempre un aprendizaje, nos hicieron muchas consultas, nos sirvió mucho a nivel nacional porque estuvimos muy presentes en los medios de Buenos Aires. Nosotros somos una galería de Rosario que representa a artistas santafesinos exclusivamente y —en general— no tenemos mucha llegada a los medios y desde Miami tuvimos mucha repercusión, lo que le da enorme visibilidad a la galería y a la ciudad. Los medios de comunicación pusieron el foco en que había dos galerías de Rosario presentes en Pinta", señala.
   Pero no sólo fue una buena experiencia para los rosarinos. El día previo a la inauguración de Pinta, el coleccionista de arte Jorge Pérez le compró a Gabelich la obra "La vans de Kurt", del rosarino Gastón Herrera. Pérez es el desarrollador inmobiliario mas importante que tuvo en su historia la ciudad de Miami. Pero además, es un amante del arte y cuenta con una de las colecciones más importantes del mundo. Tal es así que el flamante museo de arte moderno y contemporáneo de Miami lleva su nombre y no es para menos, ya que el Pérez Art Museum Miami (PAMM) recibió una donación de 40 millones de dólares por parte del filántropo.
   Si bien es la segunda obra que Pérez le adquiere a Gabelich (la primera la compró en Buenos Aires Photo) cuando se le pregunta qué sintió al vender un cuadro a Pérez relata: "Quien conoce a Gastón Herrera, su vida y su obra, no puede más que estar feliz por él. Jorge Pérez marca tendencia, él organiza eventos en forma permanente; entonces, esa obra va a tener un nivel de visibilidad que no sabemos dónde puede llegar ni qué otras situaciones puede generar, pero seguro va a producir cosas. A su vez, le da un gran nivel de visibilidad en nuestro país. Lo que pasó nos beneficia a todos: al artista, a las galerías de la ciudad, a la cultura rosarina y a la propia Rosario", sostiene Gabelich, y destaca que en este último tiempo "los espacios de gestión cultural y las galerías de arte estamos recibiendo el apoyo y acompañamiento del Estado municipal para poder mostrar nuestro arte fuera de la ciudad, principalmente desde que se creó la Subsecretaría de Industrias Culturales y Creativas —a cargo de Lila Siegrist—. Todo esto dinamiza la cultura, la economía, permite seguir produciendo arte. Nuestra labor colabora con el contenido cultural de la ciudad y estimula a otros. Siento que hay convicción y decisión política de acompañarnos".
   Las dos galerías rosarinas comparten la experiencia de haber participado por primera vez en la Semana del Arte en Miami. Sus titulares son gestores, remadores y hacedores de la cultura de nuestra ciudad. Adrián Bustamante recorrió un largo camino como autodidacta para llegar a abrir las puertas de su propia galería. Diego Obligado sabe muy bien que para él sería más fácil llevar adelante una galería en Buenos Aires pero eligió Rosario para "hacer". Y Gabriela Gabelich tiene un gran recorrido aunque sabe que todavía quedan por andar muchos caminos, y eso la motiva. Está convencida de que el arte es su pasión y trabaja todos los días en conjugar su rol de artista y gestora cultural.

Alejandra Mattheus / ESPECIAL PARA MÁS

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario