mas

De la República Virtual Catalana a Cachascán, un territorio virtual en Rosario

¿Si la realidad cansa, agota o desanima, no podríamos buscar en lo virtual nuevas formas para ayudarnos? Un análisis y una propuesta, que ya tiene antecedentes internacionales, y que ahora proponen académicos locales.

Domingo 29 de Octubre de 2017

En estas últimas semanas la insistencia de las autoridades políticas catalanas por lograr la independencia del Estado español ha puesto en jaque la Constitución del primer Estado moderno y ha generado una zozobra en toda Europa. La idea de naciones imaginarias sostenidas por algunos académicos ha vuelto a tener algún tipo de audiencias. Cataluña puede ser el comienzo de un brote difícil de controlar. Pero las noticias políticas no parecen terminar allí. El sábado 19 de octubre el diario El País de Madrid expresaba en la tapa de su versión on line que el gobierno catalán tiene lista una sustitución del Estado español por medio de la creación de una administración íntegramente digital, proyecto en el cual viene trabajando hace dos años https://politica.elpais.com/politica/2017/10/13/actualidad/1507916636—098849.html).

Tal vez sea este un importante botón de muestra sobre la importancia que va ganando el tema digital o virtual en el interés por encontrar soluciones a problemáticas políticas, sociales y culturales. Ya sea desde diálogos formales e informales hasta workshops, debates o utilizando formatos más nuevos como el hackaton o los encuentros intensivos para elaborar una start-up. En realidad, lo virtual (para ser un oxímoron esto) ha comenzado a aportar nuevas formas de pensar los relacionamientos, de crear ciudadanía y de construir respuestas a problemas políticos, medioambientales, sociales, urbanos. Lo virtual ha comenzado a generar nuevas migraciones a otro tipo de territorios.

En este diagnóstico se enmarca el proyecto de un nuevo territorio virtual que próximamente tratará de seducir a cansados y frustrados ciudadanos en Rosario a través de Cachascán.

Cachascán conforma un ambicioso proyecto de investigación social desarrollado en el ámbito de la Fundación para los Estudios Internacionales (Funpei), cuyo propósito principal es crear un territorio o país virtual con los rasgos distintivos de lo que podría llamarse una "ciudadanía de nueva generación". Hoy podemos advertir un gran éxodo de personas que emigran, desarrollando parte de sus vidas en lo virtual.

¿Es necesario pensar en una doble ciudadanía? ¿Requiere lo virtual una colonización pública? ¿Es Cachascán un proyecto de extensión de ciudadanía? ¿El ensanchamiento de la ciudadanía puede cambiar la política en los próximos años? Estas y otras preguntas fueron congregando a un serie de académicos e investigadores que entienden que la virtualidad puede constituir una herramienta que ayude a generar cambios significativos en lo que comúnmente llamamos realidad.

El futbolista italiano Andrea Pirlo manifestó alguna vez que la nueva visión del fútbol que cambió la forma de jugar la extrajo Pep Guardiola de la virtualidad de la Play Station. ¿Si la realidad cansa, agota o desanima, no podríamos buscar en lo virtual nuevas formas para ayudarnos?

La mayor diferencia que busca Cachascán respecto a otros emprendimientos similares es que su objetivo es generar insumos para resolver problemas cotidianos del ámbito social, político y cultural. La realidad ya no es un "all inclusive", no podemos responder todo desde allí, también lo virtual puede ayudarnos a resolver problemas o a enfocar nuevas formas de observar e intervenir en la realidad.

Gran parte del entretenimiento, los negocios, la educación, la salud, han emigrado a lo virtual. La gran pregunta que nos hacemos es por qué no emigrar parte de nuestros derechos sociales y políticos y de esta manera generar en este espacio una lógica que vaya más allá de lo privado. Tal vez sea necesario buscar una nueva representatividad política en el ámbito de lo virtual. La lógica colaborativa tan propia de la red puede tal vez ayudar a superar muchos problemas relacionados con la pobreza y los problemas de salud.

A través de una plataforma inteligente de última generación donde se utiliza inteligencia artificial, ciencias robóticas y computacional, construida por un grupo interdisciplinario de docentes e investigadores (académicos de relaciones internacionales, juristas, ciencias de la computación, comunicación, educación, entre otras) se promueve la interactividad entre los diversos ciudadanos, implementando diversos recursos y actividades a fin de dar lugar al intercambio de ideas y la creación de soluciones a problemáticas específicas de diversas áreas.

Desde el equipo de investigación estamos pensando en diferentes formas en que un ciudadano cachasquense pueda interactuar y ser parte de esta plataforma en un ambiente adaptativo y una combinación perfecta entre redes sociales, juegos, tecnología de la información y de la comunicación, plataformas de quinta generación, realidad virtual y laboratorios experimentales. Cachascán también aspira a convertirse en una poderosa herramienta de laboratorio, análisis y simulación de eventos como elecciones, planes sociales, económicos y educativos.

Si bien existen otras experiencias de países virtuales, tales como Wirtland y la Administración Digital de la República Catalana o también la frustrada experiencia de Second Life, la propuesta rosarina es una fuerte apuesta para elaborar nuevas formas de pensar colectivamente modos de resolver conflictos -en diferentes niveles de complejidad- utilizando los últimos avances de la tecnología informática para simular, analizar y crear soluciones a problemáticas del campo de la salud, la educación, la economía, etcétera. Si parte de la voluntad posmoderna ha emigrado a lo virtual y ha comido una porción de nuestras energías sociales, ¿no será necesario ir en busca de ellas? ¿Lo virtual está reconfigurando las energías sociales? ¿Cuáles son las verdaderas ganancias sociales que produce la interacción en las redes?. ¿Se puede pensar más allá del mercado en los aportes de las nuevas interacciones sociales?

Cachascán constituye una búsqueda sólida y una apuesta regional, y está al nivel de proyectos internacionales similares. Las plataformas no pueden ser solo el ámbito de nuevos negocios globales sino también herramientas que aporten soluciones a problemas sociales y políticos. Al equipo de investigación de Cachascán también lo integran Alejandro Sartorio, Soledad Ayala y Natalia Repetto.

José Romero

Doctor en Ciencias Políticas

Pedro Romero

Licenciado en Ciencias Políticas

ESPECIAL PARA MÁS

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario