mas

Cuando el cuidado y la imagen corporal pasan a ser lo más importante

El 2 de junio es el día mundial de acción por esta enfermedad que afecta cada vez más a jóvenes y adolescentes, y también padecen los hombres. La importancia de la prevención.

Domingo 27 de Mayo de 2018

Los trastornos de la conducta alimentaria (TCA) constituyen un problema de salud con un fuerte impacto en nuestra sociedad. Las transformaciones sociales, económicas y culturales tienen una relación directa con las transformaciones en los comportamientos alimentarios. "Modas relacionadas con el cuidado del cuerpo, la actividad física y las dietas enmascaran muchas veces un trastorno, y algo que empezó con el impulso de una vida saludable puede derivar en una conducta obsesiva", destacan la psicóloga Mariana Prelas y la médica especializada en nutrición Natalia Pellicciotti.╠

El próximo 2 de junio es el día mundial de la lucha contra los trastornos de la conducta alimentaria, una iniciativa que promueve desde hace tres años la Academy of Eating Desorders (AED); y una oportunidad además de profundizar sobre el tema, explicar por qué ocurren los trastornos alimentarios, qué tipo de tratamiento se recomienda y cómo se pueden prevenir.╠

■□La prevención, la intervención temprana y el apoyo de la familia son claves para dar pelea a este problema que afecta a jóvenes y adolescentes pero que también padecen adultos de todas las edades. "Ojalá pudiéramos llegar a más lugares con esta información, incluir a más profesionales, docentes y familias pero todavía hay cierta vergüenza o temor de parte de padres y madres a la hora de hablar el tema. La idea es concientizar, transmitir información, y este año en especial se habla de los estigmas que genera este trastorno", destaca la psicóloga Mariana Prelas como integrante del capítulo hispano latinoamericano de TCA de la organización.╠

■□Las profesionales forman parte de Altue Terapia Cognitiva, un equipo interdisciplinario para el tratamiento y atención psicoterapéutica, que además organiza distintos cursos de formación para profesionales y charlas para las familias. "En la carrera de medicina no existe demasiada información acerca de los trastornos alimentarios, esto genera que luego el profesional no posea las herramientas necesarias a la hora de diagnosticarlo o hacer una derivación", remarca la doctora Pellicciotti.╠

■□El inicio temprano de la enfermedad, con algunas señales incluso durante la infancia, no excluye a los adultos jóvenes que _por el impacto que generan quizás ciertos parámetros estéticos_ inician un trastorno a los 40 años, tampoco excluye a los hombres. Las redes sociales además, facilitan y permiten el acceso a distinto tipo de información. "Nadie elige tener un trastorno alimentario, que le pase esto y sufrir. Para el tratamiento y la recuperación es fundamental entender de qué estamos hablando, y abarcarlo en todas sus dimensiones y variables", remarcan.╠

Control obsesivo

Se define al trastorno alimentario como un conjunto interrelacionado de prácticas de control de peso, actitudes hacia la comida, la imagen corporal y desbalances fisiológicos que se vuelven desordenados y generan una serie de consecuencias. El gran desafío es avanzar en la posibilidad de detectar tempranamente algunos signos o señales que puedan desencadenar un futuro trastorno alimentario.╠

■□La excesiva preocupación por las dietas, la selectividad exagerada de los alimentos, el uso de ropa grande para que el cuerpo no se note, cambios significativos en el estado de ánimo o aumento repentino del ejercicio físico son indicios de que algo no anda bien. "Se alteran los hábitos alimentarios, pero además se altera todo el funcionamiento de su vida social y familiar. El centro de su vida pasa a ser una obsesión por verse mejor físicamente, y por controlar cuánto comen y qué", explica la psicóloga. También destaca que son las familias quienes comienzan a percibir situaciones raras o atípicas, y pueden detectar conductas tempranamente en sus hijos o hijas.╠

■□Respecto de qué tipo de tratamiento se recomienda para estos trastornos, Prelas explica que dada la multiplicidad de factores implicados y su complejidad, requiere de una perspectiva integradora que involucra a un equipo interdisciplinario y divide al tratamiento en tres fases.╠

■□El propósito de la primera etapa es alcanzar una mejoría en los síntomas, el estado de nutrición y el control de las conductas alimentarias alteradas. La siguiente etapa consiste en trabajar con el paciente los "grandes temas" (así lo llaman las especialistas) que sostienen la patología, donde aparece la dificultad de expresar los sentimientos, afrontar situaciones negativas o temas vinculados a la baja autoestima y seguridad. Por último, la tercer fase es la destinada a mantener los cambios logrados durante el tratamiento y prevenir las recaídas.╠

■□"Cuanto menos cronicidad tenga un trastorno, menos serán los tiempos de tratamiento y recuperación, lo importante es saber que se cura, y que la persona puede lograr una buena calidad de vida. En general, quienes presentan un trastorno nunca son conscientes de que esto es un problema, por lo tanto no irán en busca de ayuda, salvo cuando ha transcurrido un tiempo prolongado y el malestar avanzó demasiado. Por eso les decimos a los papás y las mamás que es importante buscar ayuda, consultar al pediatra si estamos hablando de un niño, niña o adolescente, para que reciban ayuda y contención lo antes posible. Es una situación que genera mucha angustia y ansiedad familiar, porque no sabe cómo reaccionar", destacan las profesionales.╠

■□Además explican que existen tres modalidades de tratamiento: ambulatorio donde el paciente asiste a la consulta, de hospital de día donde transcurre la mayor parte de la jornada con actividades, y de internación cuando sea necesario.╠

Causas probables.∏¿Por qué ocurren estos trastornos? Según las especialistas "toda persona que inicia un trastorno de conducta alimentaria en el origen se presenta una insatisfacción corporal y un deseo de verse mejor, inicia dietas y conductas restrictivas en torno a la alimentación, pero hay que aclarar que no toda persona con insatisfacción corporal tendrá un trastorno alimentario".╠

■□Existen tres tipos de factores causales, que predisponen, desencadenan y mantienen la enfermedad. Por factores predisponentes se refiere a aquellos que hacen más vulnerable a la persona, que en el aspecto individual podrá ser la genética, el temperamento, el exceso de peso, la baja autoestima, como así también una personalidad perfeccionista y obsesiva.╠

■□En el plano familiar pueden contribuir a desarrollar un posible trastorno las formas de comunicación, la historia de la familia, ciertos conflictos, o la sobreprotección de los hijos, y en el ámbito social, los factores de vulnerabilidad están relacionados con el ideal de estar delgado, la influencia de la publicidad o de ciertos deportes que exigen un alto nivel de competitividad.╠

■□En cuanto al factor desencadenante, un hecho o suceso puede generar que en determinado momento aquella persona que ya tenía ciertas características desarrolle un trastorno. Puede ser una situación de la vida cotidiana, la pérdida de un familiar, o la separación de los padres; también haber vivido una situación estresante como un abuso sexual, un acoso escolar o la muerte de un familiar.╠

■□Una vez que la enfermedad se ha iniciado aparecen una serie de factores que la mantienen como la desnutrición, el aislamiento social y la distorsión de la imagen corporal, que hace que cuanto más se adelgaza más gorda o gordo se vea, y la presión social que valora el hecho de estar delgado.╠

■□"Muchos piensan que esto pasa porque la persona es quien elige dejar de comer o cambiar sus hábitos. Otras veces lo consideran un llamado de atención de los hijos para con los padres, cuando en realidad es una enfermedad incluida en el manual de los trastornos psiquiátricos, que tiene una alta tasa de mortalidad y necesita de un tratamiento", afirma la doctora Pellicciotti.╠

■□Muchas películas protagonizadas por jóvenes o adolescentes basan su argumento en trastornos de la conducta alimentaria, "Hasta los huesos" o "Absurdah" fueron dos de las producciones cinematográficas más vistas en el último tiempo, las profesionales reflexionan al respecto. "No podemos evitar que las y los adolescentes accedan a toda esta información, como tampoco a los blogs Ana y Mía y a los cuales accede cualquier persona en internet, y que a través de consejos, dietas y técnicas de cómo perder peso en poco tiempo, fomentan y prolongan la enfermedad. Algunas pacientes nos preguntan qué hay de cierto y que no, y tratamos de entiendan que la realidad muchas veces coincide con aquello que se muestra en las películas o en los libros, y que tiene consecuencias gravísimas, pero otras se magnifica o tergiversa la información".╠

El valor de sentirse bien.∏"Todo testimonio que sea para transmitir esperanza y contar cómo se sintió la persona mientras estuvo enferma y de qué manera se recuperó, es positivo", aclara la psicóloga Mariana Prelas. Josefina tiene 18 años y en una carta relata su vivencia luego de recuperarse de una anorexia nerviosa.╠

■□Al principio, la adolescente se resistía al tratamiento, sin embargo logró enfrentar la enfermedad de la mano de sus padres que consultaron al médico, preocupados ante su bajo peso y sus conductas restrictivas para comer. Sus palabras reflejan su angustia y malestar en los momentos más difíciles, pero también la recompensa de salir adelante, y compartirlo con otros.╠

■□"Hace un tiempo que empecé a sentirme mal conmigo misma, y pensaba que si bajaba unos kilos mis problemas se solucionarían, y que me iba a ver mejor. Lamentablemente no fue así, cada día desde que empecé a comer menos, me sentía bastante mal, lloraba mucho, y estaba triste casi todo el tiempo. Había dejado de comer y aun así me seguía sintiendo mal. La comida en mi cuerpo ocupaba todo en mi vida, no conseguía disfrutar al cien por ciento de nada, nunca lograba verme como quería, no podía disfrutar comiendo y sentía culpa todo el tiempo, antes de cada plato me atacaba miedos y me angustiaba. Me había transformado en una imbécil, una desgraciada que solo sabía molestar a los demás, odiaba pensar 24 horas al día en la comida, desearla y a la vez despreciarla. Por muy delgada que estuviera no lograba ser feliz. Todo esto obviamente que también afectó a mis pares y a mi familia, ya no confiaban en mí y eso generaba un montón de problemas. Siempre había discusiones a la hora de comer, me enojaba por todo, y me peleaba con todos. Sentía que nadie me entendía, que lo único que querían era que yo engordara. Toda mi vida se reducía a unos cuantos kilos, a una imagen en el espejo, a la sensación de estar gorda. Dejé de salir con mis amigas porque claramente no quería comer lo que ellas comían, y dejé de disfrutar hacer deporte, sólo lo hacía para perder peso. Me encerraba y no tenía ganas de hacer nada, me costaba mucho concentrarme para estudiar y lo que antes estudiaba en un rato, me llevaba horas. Después de mucho sufrimiento me di cuenta que tenía que cambiar. Me estoy recuperando de esta enfermedad que me quitó todo. Ahora me doy cuenta que no necesito un cuerpo perfecto para ser feliz, que la gente me quiere por lo que soy y no porque como me veo. Me siento mejor y me da ganas de salir y hacer cosas. Mi familia me acompañó y apoyó mucho durante el tratamiento, y pudieron de a poco volver a confiar en mí, y hoy valoro lo importante que es tener un cuerpo sano para salir, divertirme, estudiar y hacer deporte" explicó la adolescente.╠

9 verdades acerca de los TCA

Para la Academy of Eating Disorders existen nueve verdades que esclarecen e informan sobre los trastornos de la conducta alimentaria.

1. Mucha gente con un trastorno de la conducta alimentaria se ve saludable a pesar de que pueden estar extremadamente enfermos

2. Las familias no son culpables: y pueden ser los mejores aliados de pacientes y del equipo terapéutico durante el tratamiento

3. Un diagnóstico de trastorno de conducta alimentaria es una crisis que irrumpe en el funcionamiento personal y familiar

4. Los trastornos de conducta alimentaria no son una elección, sino una enfermedad mental muy seria, biológicamente influenciada

5. Los trastornos de conducta alimentaria afectan a personas de todas las edades, sexo, raza, etnias, orientación sexual y estatus socioeconómico

6. Los trastornos de la conducta alimentaria conllevan tanto un mayor riesgo de suicidio como de complicaciones físicas y médicas

7. Los genes y el ambiente juegan un rol importante en el desarrollo de los trastornos de conducta alimentaria

8. Los genes solos no pueden predecir que una persona padezca un trastorno alimentario

9. La recuperación completa es posible en los trastornos de la conducta alimentaria. La detección e intervenciones tempranas son fundamentales

Más información: www.aedweb.org

Charla gratuita

Altue Terapia Cognitiva invita el próximo viernes 1º de junio a las 19.30 hs a la charla "Herramientas para la detección e intervención temprana en los trastornos de la conducta alimentaria", será gratuita y abierta a la comunidad. Disertarán la psicóloga Mariana Prelas y la doctora Natalia Pellicciotti. Informes e inscripción Mendoza 2244, teléfono 2976405. Confirmar asistencia por mail a altue@gmail.com. www.altuerosario.com.ar

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario