..

Más dudas que certezas en el caso de los mellizos desaparecidos en Zavalla

A medida que pasan los días y no surgen novedades sobre el paradero de los bebés el caso se torna cada vez más misterioso y preocupante. La madre de los niños asegura que la despojaron de sus hijos.

Miércoles 13 de Agosto de 2014

A un mes del supuesto nacimiento de los mellizos desaparecidos parece haber más dudas que certezas sobre la suerte que corrieron. "Se está trabajando en distintas provincias y ciudades del país para encontrarlos, porque ese es el objetivo prioritario", revelaron ayer a La Capital las fiscales que llevan adelante la investigación, Marianella Luna y Lorena Aronne.

A medida que pasan los días y no surgen novedades sobre el paradero de los bebés el caso se torna cada vez más misterioso y preocupante. Mientras la madre de los niños, Liliana Montenegro, asegura que la despojaron de sus hijos, los cuatro imputados en la causa intentan despegarse del grave delito que se les achaca aduciendo "falta de pruebas" en su contra.

Mientras tanto, el jefe comunal de Zavalla (donde vive la madre de los bebés), Ignacio Mujica, anunció que ofrecerá detalles y brindará documentación en torno al hecho. Mujica fue quien primero denunció la desaparición de los niños, luego de que la comuna, que ayudaba a la mujer a levantar su casa, recibiera de ella misma la información de que había perdiso el embarazo (ver aparte).

Permiso laboral. Aunque los cuatro imputados continúan con arresto domiciliario, dos ya obtuvieron el permiso de salidas laborales, pese a la oposición de las fiscales del Ministerio Público de la Acusación de Casilda. El lunes la morigeración de la medida benefició al médico Luis J., y ayer una resolución similar favoreció a Germán S., quien trabaja en una metalúrgica de la ciudad. Se trata de los esposos de las hermanas Mariana y Andrea N, respectivamente, quien también están imputadas por el hecho.

A diferencia de Luis J., Germán S. concurrió sin su mujer a la audiencia donde la jueza Mariel Minetti hizo lugar al pedido formulado por su defensa para cumplir con sus obligaciones laborales. El hombre deberá trasladarse al lugar de trabajo y regresar a su domicilio con custodia policial y cada tres días será controlado también por personal de la UR-IV el cumplimiento de su jornada laboral.

Desacuerdo. "Es un hecho de tal gravedad el que se está investigando que no acuerdo con esta medida", sostuvo Luna. Y fue aún más lejos al sostener que una decisión de este tipo "no cabe en la cabeza de nadie". Claro que la apreciación de la fiscal tenía como carga extra la denegación de la magistrada a un pedido para que revocara el arresto domiciliario a Germán S por haberla "quebrantado", según el testimonio de un vecino que, precisamente, la fiscalía presentó como principal evidencia en el marco de la audiencia solicitada para tratar el tema.

Las fiscales fundamentaron su pedido al entrevistarse con un hombre, cuyo nombre no trascendió, que aseguró haber visto en la intersección de Sarmiento y Fray Luis Beltrán a Germán S., entre las 20 y 20.30 del último domingo, conduciendo un vehículo. A ello sumaron una foto registrada por las cámaras de seguridad de la Plaza San Martín donde se observa un auto color rojo que se asemeja a las características descriptas por el denunciante.

Sorprendido por el planteo, el abogado defensor del imputado, Fausto Yrure, refutó a las fiscales, luego de pedir cinco minutos de cuarto intermedio para analizar la situación, al sostener que "el pedido formulado no tiene fundamentación al no haber constatación oficial del incumplimiento de la medida por parte de la policía que está a cargo de controlar la prisión domiciliaria".

Argumentos. Finalmente la jueza denegó el requerimiento de las fiscales al considerar que "no tengo acreditada por ningún organismo (oficial) que se haya violado (la prisión domiciliaria) sino la manifestación de una persona y (la imagen tomada de) una cámara donde se puede observar un vehículo lejano de color rojo, por lo que no corresponde aplicar una medida tan gravosa" como ordenar nuevamente la presión preventiva de Germán S. y revocar la prisión domiciliaria, como pretendía el Ministerio Público de la Acusación.

"En otras audiencias donde fueron revocadas medidas de este tipo a raíz de su quebrantamiento ninguna fue con informe policial", explicó sorprendida Luna, y preguntó: "¿Cómo puede sentirse el testigo que vio (al imputado violentar el arresto domiciliario) y ahora se entera de que su palabra no valió?".

Minetti puntualizó que el permiso de salidas transitorios a favor de Germán S. apunta a "no causar un perjuicio irreparable" para el imputado.

La diferencia con el médico que también se vio beneficiado con el permiso de salidas transitorias es que podrá ir y volver de su trabajo sin presencia policial, aunque tendrá controles periódicos y sorpresivos.

"Además de lo indescriptible que significa estar pasando por esta situación sería aún más traumático tener que ir a trabajar y atender a los pacientes con control policial", había planteado el profesional en el marco de la audiencia del lunes. Sus dichos, vale la aclaración, fueron involuntariamente atribuidos por error a la jueza Minetti en la edición de ayer de este diario.

Cinco días

Si bien la mamá de los bebés, Liliana Montenegro, asegura que éstos nacieron el 13 de julio en Casilda, las primeras denuncias se realizaron cinco días después en Zavalla y Rosario.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS