..

Los vecinos de Luis Palacios se oponen a la instalación de una feria como La Salada

Aseguran que cuenta con infraestructura necesaria. Pese a la negativa comunal, los empresarios continuaron con las tareas de montaje en un predio en el que funcionaba una cerealera.

Domingo 07 de Septiembre de 2014

Rodeado de verde y aire puro, Luis Palacios atrapa con su paz. Durante la hora de la siesta, no hay nadie en la calle y a media tarde, sólo se ve pasar un auto de vez en vez. Por las prolijas calles, niños y adolescentes disfrutan de las plazas con juegos multicolores. Mucho verde y algún que otro caballo caminando libremente, completan el paisaje cotidiano. Pero para sus 1.200 habitantes, el sosiego al que están acostumbrados se vio alterado desde que se enteraron que un grupo empresarial intenta instalar en un galpón cerealero una feria similar a la mítica La Salada bonaerense.

"El viernes, las autoridades y vecinos se reunieron con la Unión de Comerciantes de San Lorenzo y la Cámara de Comercio de Rosario para evaluar los pasos a seguir "que seguramente van a frenar el avance de este proyecto", aventuró el presidente comunal, Sergio Gardella.

El funcionario afirmó que el pueblo no tiene infraestructura para recibir tanta gente y que cuenta con solo tres policías". Los vecinos aseguran que "no están en contra de nuevos emprendimientos sino de este tipo de actividades que alteran nuestra forma de vida".

Saladita. La intención de los comerciantes es colocar dentro de un predio de mil metros cuadrados, cien puestos de tres metros por dos "tipo jaula", para vender indumentaria, calzado y alimentos, entre otros productos, a precios bajos y que abriría sólo dos días a la semana.

El tinglado está a un kilómetro del casco urbano emplazado en un campo de una hectárea. Los impulsores de la feria tienen proyectado hacer otro galpón similar. Para financiar a los puesteros, dijeron que crearán una mutual.

Luis Palacios está a 21 kilómetros de la circunvalación de Rosario y por sus grandes extensiones de campo, −casi 25 mil hectáreas− es el segundo distrito rural de la provincia. Su población histórica proviene de trabajadores del ferrocarril y puesteros de estancia.

Pedro Nievas, vicepresidente de la comuna, contó que en junio, Omar Ojeda, empresario de la localidad, se presentó con la inquietud junto a otras personas que dijeron integrar ferias similares en varios poblados de Misiones.

"Nos explicaron la propuesta que quieren realizar en el galpón de Juan Pablo Piscione, otro vecino de la localidad que también formaría parte del proyecto", dijo.

"Ante la negativa de la comisión comunal, algunos de estas personas se retiraron del proyecto pero se incorporaron otros que no conocemos y que decidieron avanzan con los trabajos en el galpón, sin ninguna autorización. Desde el viernes mermaron las tareas porque el tema tomó estado público, pero creemos que volverán apenas esto se calme", opinó Nievas.

Recordó además que en la provincia existe la ley de grandes superficies cubiertas y con esa norma bajo el brazo irán a la Justicia "ya que este tipo de emprendimientos no estaría relacionado con la cantidad de habitantes que tenemos y sería una competencia desleal con los pequeños comercios".

En ese rumbo, consideró que la iniciativa empresarial "es todo un gran negocio inmobiliario" y agregó que estas ferias "tienen malos antecedentes por contar con mercadería de dudosa procedencia, trabajos en negro e inseguridad". Asimismo, comentó que "que hay 540 ferias de este tipo en el país y en todos los lugares donde se radicaron aparecieron problemas y asentamientos a su alrededor".

Negativa. "No queremos perder la independencia y esencia de ruralidad que conforman nuestra identidad; sabemos que es un desafío la amenaza del área metropolitana que avanzasobre los pueblos chicos, pero no nos interesa pertenecer al conurbano. Canto menos progreso tengamos, mejor, ya que generará contaminación, salvajismo e inseguridad", enfatizó Oscar Tarquini, veterinario del pueblo.

Nicolás tiene 30 años, es licenciado en comunicación y vive "desde siempre" en el pueblo aunque trabaja en Rosario. El joven opinó que la feria se quiere instalar en Luis Palacios "porque es un punto central ya que parece alejado de todo, pero está a 20 minutos del centro de Rosario" y consideró que "traerá el arraigo de personas de otros orígenes que no tienen nada que ver con la cultura de este pueblo y lo dañarán, como sucedió en localidades del cordón industrial".

Daniela de 31 años, también se opuso "porque esta feria triplicaría la cantidad de gente que hay hoy en la localidad. Mirta, que se mudó a Luis Palacios hace cinco meses, escapando "de la inseguridad y delincuencia que hay en Rosario", consideró que "si se instalan ya no tendremos tranquilidad y armonía".

A la defensiva. No es la primera vez que los habitantes de Luis Palacios pelean por su terruño. El pueblo tiene experiencia de lucha. Hace unos años se opuso a que se instalara un horno crematorio y quieren que se vaya una empresa que 1397059140afirman1397059140 tiran residuos dudosos. "Pidieron permiso para hacer compost y terminaron recuperando aceite y tirando el agua al suelo. Luego de analizarlo en asambleas populares, no le dimos la habilitación", resaltó Gardella.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario