La Región

Los nueve heridos con quemaduras están en un sanatorio de Rosario

La explosión e incendio ocurridos en la planta de la agroexportadora Cofco en Puerto San Martín dejó el trágico saldo de un muerto y nueve heridos.

Jueves 28 de Diciembre de 2017

La explosión e incendio ocurridos en la planta de la agroexportadora Cofco en Puerto San Martín dejó el trágico saldo de un muerto y nueve heridos, quienes sufrieron quemaduras de diversa consideración y quedaron internados en el Sanatorio Británico de Rosario, tres de ellos en unidades de cuidados intensivos. Los consternados familiares de las víctimas que fueron trasladadas al área de Quemados del centro de salud confiaron que son frecuentes incidentes con incendios y explosiones en la terminal exportadora, aunque aclararon que nunca había ocurrido algo de la magnitud vista ayer.

"Se viven incendiando las celdas, él me contaba, una o dos veces por día se prende fuego algo, pero nunca de gravedad", dijo un familiar. "El nunca tuvo un accidente así. Contaba de incidentes en la empresa, pero hasta ahora nosotros no pensábamos que era tan peligroso", contaba otro. "Hace poco hubo un incendio ahí en el sector de secado", manifestaba un tercero.

Se repiten los testimonios que corroboran el riesgo que enfrentan los trabajadores de las cerealeras, lo mismo que la condición de empleados de contratistas con las cuales las grandes empresas tercerizan tareas, generalmente las más peligrosas.

Nueve heridos, tres de ellos en terapia intensiva, con quemaduras en la piel y las vías respiratorias, y un muerto es el trágico saldo. Según informó la Fiscalía de San Lorenzo que quedó a cargo de las actuaciones, el trabajador fallecido es Domingo Ramón Giménez, de 61 años, cuyo cuerpo fue enviado al Instituto Médico Legal de Rosario para realizar autopsia correspondiente.

En cuanto a los heridos, alrededor de las 14 de ayer fueron llegando al Sanatorio Británico los nueve trabajadores afectados por el fuego y el humo, en un operativo de ambulancias descomunal. Una hora más tarde ya se agolpaban en la recepción del sanatorio numerosos familiares y amigos de los heridos a la espera de alguna información.

La lista de trabajadores que quedaron internados ayer es: Juan Carlos Castillo (de 42 años), Jesús Zárate (35), Catriel Tobares (21), un hombre de apellido Taborda de quien no se informó nombre de pila ni edad, Darío Gómez (31), Marcelo Novello (57), Ezequiel Sendra (28), Mario Castillo (no se reportó la edad), y Jesús Luis Jaimes (57).

En la sala de espera

Mientras Jesús Zárate estaba siendo atendido en el segundo piso del Británico, donde está el área de atención a quemados, Guillermo, junto a su padre y otros familiares, esperaba el parte médico en la recepción y la posibilidad de ver a su hermano que justamente ayer cumplía años. "Nos enteramos que lo traían aquí porque el estaba consciente y la llamó a mi hermana cuando lo estaban trasladando", relató. "Yo iba por la autopista para entrar a mi trabajo en San Lorenzo y vi la cantidad de móviles y ambulancias que iban y venían. Imaginé que había pasado algo pero no de esta magnitud".

Guillermo dijo que lo poco que sabía del siniestro era lo que les transmitió su hermano: que "voló una celda y no quedó nada", a la vez que señaló que "él era empleado de una contratista" y que "hacía poco que estaba trabajando allí".

En el hall también estaba Verónica, esposa de Darío Gómez. "Nosotros vivimos en Capitán Bermúdez y Darío hace tres meses que trabajaba allí, para una contratista", relató la mujer con visibles signo de congoja. También añadió que su esposo "hacía tareas de limpieza de celdas donde está el cereal".

A unos metros, Norma, la mamá de Darío informaba a sus familiares cómo había visto a su hijo: "Está aturdido, tiene miedo, está en la sala común y a las 18 lo podemos ver", decía tranquilizando, y detallaba que "las quemaduras fueron un poco en la cara y en la panza, pero gracias a Dios no es grave".

Julieta es hija de Juan Carlos Castillo, otro de los heridos. "Me dijeron que está en Terapia Intensiva. Mi papá hace 10 años que trabaja allí, donde manejaba una máquina, pero también tenía que hacer otras tareas. Yo me enteré por internet, lo llamé pero no me contestó y me habló después un compañero", relató. También dio cuenta que el destino le jugó una mala pasada: "Creemos que estaba yendo a comer, algunos ya estaban almorzando, pero justo él no fue y lo agarró la explosión".

Florencia, la esposa de Jesús Luis Jaimes, lucía su ropa de enfermera ya que fue sorprendida por el siniestro mientras se dirigía a su trabajo. "Hace 32 años que trabaja allí, y accidentes hay siempre pero nunca de esta magnitud", aunque cuestionó que "esto es para ponerse a pensar en el sistema de trabajo, hay que tomar consciencia de cómo se está trabajando".

El parte médico

Al promediar la tarde de ayer, el jefe del área de Quemados del Británico, el médico Osvaldo Freddi, dio el único parte de la jornada. "Acá tenemos nueve pacientes, primero llegaron ocho y luego arribó otro que había sido atendido en el Hospital de Granaderos a Caballo" de San Lorenzo. De ellos, uno estaba en Terapia Intensiva y otros dos en Unidad Coronaria porque no había más capacidad, aunque el facultativo remarcó que los cuidados eran los mismos.

Si bien no entró en detalles, dada la emergencia en marcha, reportó que "los nueve pacientes eran hombres cuya edad varía de los 25 a los 50 años aproximadamente, todos con lesiones en miembros superiores e inferiores, muchos también con lesiones en el rostro, algunos un poco más complicados por la aspiración de humo y fuego".

Justamente por esa causa estaban en cuidados intensivos tres de los heridos: "Fue necesario por estas lesiones que tenían en el rostro y hubo que hacerle asistencia mecánica respiratoria por las posibles lesiones que pudieran tener en el árbol respiratorio, por lo que está con la medicación y en coma farmacológico y asistencia mecánica", explicó Freddi. Señaló que "hay que esperar por lo menos 24 horas para ver la evolución", y evaluó que "algunos estuvieron en contacto con el fuego por las lesiones", las cuales describió como "quemaduras de primero, segundo y tercer grado, hay de todo, y algunos tienen un 40 por ciento del cuerpo afectado, otros 20 y otros 10 por ciento".

El profesional, de vasta trayectoria, recordó que "hace 20 años estaba en el Hospital de Emergencias cuando fue el desastre de los silos (de Genaro García) que entraron 24 pacientes".

En tanto, el director de Salud del Nodo Rosario, de la provincia, Eduardo Codino, se hizo presente en lugar para ofrecer a los familiares asistencia y contención. En ese sentido, la ministra de Salud, Andrea Uboldi, hizo un informe de situación a las 18 de ayer y confirmó la asistencia y contención a familiares y otros trabajadores en estado de shock.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario