..

Los concejales de Venado no se dan respiro: ahora se acusan de evasión fiscal

Escándalo político por un duro cruce de acusaciones entre ediles de las bancadas del Pro y el socialismo en torno al no pago del impuesto a las ganancias.

Lunes 01 de Junio de 2015

El sainete político generado dentro de la victoriosa alianza Nuevo Horizonte-PRO en Venado Tuerto, donde la candidata a intendenta forzó a renunciar al primer aspirante a concejal de su propia fuerza, derivó en un debate que promete ser aún más escandaloso: el de la evasión impositiva por parte de algunos ediles, que no tributan impuesto a las ganancias pese a tener la capacidad contributiva para hacerlo.
  El motivo, o la excusa, parte de otra anomalía: el Concejo de Venado no puede funcionar como agente de retención ya que tiene el Cuit caído por emitir cheques sin fondos. Los recibos de los concejales no tienen valor legal, y son ellos quienes por su cuenta deben tributar el gravamen al fisco. Pero algunos parece que se olvidaron y, en el mejor caso por desconocimiento, no lo hacen.
  Tal como lo publicó La Capital el 16 de mayo pasado, Liliana Rostom, la candidata a intendente más votada en las Paso, acusó a su propio primer candidato a concejal, Carlos Aldasoro, de cobrar una jubilación trucha de 20 mil pesos y le pidió que diera un paso al costado porque ella no quería ir a las elecciones con alguien con esos antecedentes.
  Una denuncia del mismo tenor había sido formulada en 2011 por el concejal socialista Fabián Vernetti, en función de una jubilación suculenta que el macrista había obtenido como chofer de ómnibus en una empresa chaqueña, actividad que nunca realizó.

Renuncia y denuncia. Días después de que Rostom pateara el tablero, su primer candidato a edil se avino a renunciar a la postulación. Pero después, a pocos días, rompió el prudencial silencio y acusó a su antigua aliada de no pagar el impuesto a las ganancias “desde que es concejal”. Es más,  inclusive puso en duda la capacidad de gobernar de la candidata por el partido Nuevo Horizonte, por desconocer ésta que podía pagar el tributo, pese a que no le viene descontado del recibo de haberes del Concejo.
  Aldasoro acusó por el mismo cargo de evasión a su opositor Vernetti, pero el concejal socialista no tardó en responder y aseguró que él paga desde hace un año dicho tributo por su cuenta.
  Además, redobló la apuesta y advirtió que numerosas veces reclamó para que el Concejo sea agente de retención, como corresponde.
  Y ahí viene el quid de la cuestión. Ocurre que el Cuit del Concejo está caído por un problema suscitado hace muchos años —más de 12—, cuando el cuerpo deliberativo realizó una compra de celulares corporativos con cheques sin fondos “y por eso fue teóricamente sancionado”, contó Vernetti.
  A raíz de esto, la institución oficial no figura como agente de retención, de modo que no descuenta el impuesto a las ganancias, algo que los nueve ediles tienen que pagar (ganan unos 30 mil pesos). Los recibos de sueldo, entonces, no tienen validez oficial, y ganancias no les viene descontado. Los que tributan por derecha, lo hacen por su cuenta. Pero habría otros que no. Ese sería el caso, de acuerdo a las acusaciones cruzadas, de la misma Rostom, quien en su momento señaló que no lo hacía porque el Concejo tenía el Cuit caído y porque, consecuentemente, el recibo de sueldo que recibía era trucho y no se le retenía el impuesto.

Respuestas. Vernetti refutó ese postulado y dijo que él paga normalmente pese a la cuestión “del Cuit que señala la edila Rostom”.
  Y Aldasoro fue más allá al poner en duda la capacidad de gobernar de la mujer por desconocer que se podía pagar un impuesto “que no viene pagando desde que es concejal. Ella dice que le dijeron que con ese recibo no podía retener ganancias, cuando sabe que el recibo no es legal”, le espetó.

“En negro”. Para colmo, el propio par de la concejala Rostom en el bloque Nuevo Horizonte, Francisco París, aclaró que él hace su declaración anual. “Pasa que en el Concejo se trabaja «en negro», y esta situación debe ser regularizada urgentemente”, advirtió.
  Para Vernetti, el tema “se puede resolver fácilmente y a eso está abocado el titular del cuerpo (el radical) Carlos Díaz Vélez. No es cierto que no se pueda pagar ganancias, lo que sí es cierto es que se debe lograr que el Concejo sea agente de retención para facilitar la cuestión. Debemos dar el ejemplo, más aún nosotros que somos empleados públicos y nuestros sueldos salen de las arcas del Estado, o sea del impuesto que paga la gente”, remató.

Contratación. Cabe acotar que en la última sesión del Concejo de Venado, presidida por Díaz Vélez, los ediles aprobaron la contratación de un estudio contable para  poder normalizar la situación de larga data.
  Para poner las cosas en blanco sobre negro, el tributarista y periodista económico José Luis Ceteri confirmó que ni el Cuit caído ni la posibilidad de que al recibo de sueldo le falte algún tipo de dato son impedimento para que los concejales paguen el impuesto a las ganancias. El especialista advirtió además que “la responsabilidad final es del contribuyente, o sea del edil. Y si no se le hace -la retención, su obligación es presentar anualmente ante la Afip la declaración jurada con sus ingresos de ese año y proceder al pago respectivo”.
  De no hacerlo, se estaría lisa y llanamente en presencia de evasores fiscales dentro de las mismas filas gubernamentales, algo que según Aldasoro “incluye a varios concejales, entre ellos a la candidata a intendente Rostom”.
  Restaría saber quiénes son los que pagan y quiénes no. Y si la Afip actuará para verificar la anomalía y ver a cuánto ascienden las deudas de estos servidores públicos.

“Mal momento”. El cimbronazo político que generó el pedido de renuncia de Aldasoro por parte de su ex aliada política sumó nuevos capítulos y comentarios. El ahora ex candidato manifestó estar pasando un duro momento en lo anímico. Y un allegado suyo sostuvo: “No es para menos que Carlos esté mal. Lo arrojaron a los leones, lo hacen quedar como un ladrón y encima lo bajan de la candidatura y no hay ninguna imputación ni procesamiento ni nada que se le parezca. Y resulta que los otros concejales evasores son las carmelitas descalzas”.
  Para Aldasoro, la denuncia hecha por el socialista Fabián Vernetti por cobrar una jubilación trucha “fue una acción netamente política con el fin de perjudicar principalmente a Miguel del Sel”. Y reconoció que Rostom nunca lo quiso por “mi manera de entender la política que nada tiene que ver con lo que ella entiende”.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS