..

Localidades de la zona intentan recuperarse tras la fuerte tormenta

Una antena de radio caída, varias localidades sin luz, árboles destrozados, voladuras de techos, algunos autoevacuados y hasta un retoño del Pino Histórico de San Lorenzo arrancado de cuajo fueron apenas algunas de las consecuencias del temporal que se desató anteanoche sobre la región. Con vientos de hasta 104 kilómetros por hora, el fenómeno afectó a una decena de localidades de los departamentos Caseros, San Lorenzo e Iriondo, entre otros del sur santafesino, aunque su epicentro fue en Casilda y en Roldán.

Viernes 05 de Febrero de 2010

Una antena de radio caída, varias localidades sin luz, árboles destrozados, voladuras de techos, algunos autoevacuados y hasta un retoño del Pino Histórico de San Lorenzo arrancado de cuajo fueron apenas algunas de las consecuencias del temporal que se desató anteanoche sobre la región. Con vientos de hasta 104 kilómetros por hora, el fenómeno afectó a una decena de localidades de los departamentos Caseros, San Lorenzo e Iriondo, entre otros del sur santafesino, aunque su epicentro fue en Casilda y en Roldán. Las ciudades afectadas comenzaron ayer una recuperación que, estiman, llevará días completar.

Según informó el director provincial de Protección Civil zona sur, Antonio Moyano, el fenómeno, que comenzó a las 19 de anteayer, se originó en Arequito y avanzó por la ruta 92 para afectar a las localidades de Los Molinos, Casilda, Sanford, San Jerónimo Sud, Ibarlucea y Roldán, aunque también llegó a San José de la Esquina, Cañada de Gómez, Granadero Baigorria y a otras localidades del cordón. Al cierre de esta edición, ya se había recuperado el 80 por ciento de los servicios interrumpidos, aunque cuadrillas municipales, de la Empresa Provincial de la Energía y de Aguas Santafesinas seguían trabajando intensamente para reponer el ciento por ciento.

"Teníamos previsto que esto iba a ocurrir, por lo que notificamos a las autoridades comunales de la región", dijo Moyano, y subrayó el hecho de que, a pesar de tantos daños materiales, no haya habido víctimas.

Casilda lo sufrió. Sin dudas, una de las ciudades más castigadas fue Casilda, que ayer se recuperaba lentamente del fuerte temporal que generó cuantiosos daños materiales. Casi un centenar de árboles caídos, cables cortados, voladuras de techo y hasta el derrumbe de la antena de Radio Casilda que cayó sobre una casa lindera (donde además funciona una escribanía) fueron algunas de las consecuencias que provocó el meteoro.

Casilda amaneció ayer en medio de un panorama poco menos que desolador, por lo que la Municipalidad redobló las tareas de limpieza para acondicionar una ciudad que fue uno de los principales epicentros del fenómeno climático.

Plantas arrancadas de raíz obstaculizaron varias calles y bulevares y afectaron el tendido de la red eléctrica cuyo servicio comenzaba a normalizase con el correr de las horas gracias al trabajo de la EPE que debió reforzar sus cuadrillas con operarios de otras localidades.

Según un relevamiento realizado por el municipio, unas 30 familias sufrieron destrozos en sus viviendas y algunas tuvieron que mudarse a casas de parientes o amigos. "Estamos asistiendo a los damnificados y colaboraremos en todo lo que necesiten", aseguró el intendente Juan Carlos Bacalini, y remarcó que "dejar a la ciudad en condiciones nos llevará varios días".

El mandatario valoró el acompañamiento de las instituciones locales que integran Defensa Civil al destacar que apenas pasada la tormenta "delineamos y pusimos en marcha distintas acciones junto con bomberos, Aguas Santafesinas y la EPE para hacer frente a la crítica situación e ir resolviendo los variados inconvenientes. Aunque los destrozos son muchos —añadió— afortunadamente no tuvimos que lamentar ninguna víctima y eso es lo más importante".

Mientras tanto, hubo más de 30 viviendas averiadas. Las dos más afectadas, ubicadas entre Arenales y Montevideo, sufrieron la caída de árboles sobre sus techos. "Una quedó completamente destrozada", indicaron funcionarios municipales. También fue impresionante el impacto que provocó la antena de Radio Casilda, ubicada en Mitre entre Irigoyen y Fray Luis Beltrán, al caer sobre la casa vecina de la escribana Graciela Bilesio de Urtubi.

En otras localidades de la zona también se registraron daños, aunque de menor magnitud. Los Molinos, San José de la Esquina, Arteaga y Pujato fueron algunos de los distritos más perjudicados. El denominador común fue la caída de árboles y el corte de la energía eléctrica que afectó especialmente a las poblaciones establecidas sobre la ruta provincial 92.

En San José de la Esquina se quedaron sin luz a las 19 del miércoles y hasta ayer a tarde el suministro no se había regularizado. Los habitantes lamentaron la caída de árboles y postes telefónicos, pero además vieron desprenderse de raíz a un retoño del Pino Histórico de San Lorenzo, que estaba plantado en el lugar desde hacía 56 años.

Roldán, 16 horas sin luz. La ciudad de Roldán fue severamente afectada por la cola de un tornado que derribó árboles, ramas y voló techos de algunas casas y comercio del radio urbano y suburbano (zona de loteos y rural). Según informaron ayer fuentes municipales también hubo roturas y desprendimientos de cables del tenido eléctrico, a tal punto que el servicio de electricidad estuvo interrumpido durante 16 horas. La ruta 9 se vio interrumpida por la caída de árboles.

El temporal hizo que todo el personal municipal se abocara, en doble turno, a la ayuda de las víctimas y a la reparación de los inconvenientes. A esa tarea se abocaron también los bomberos voluntarios, quienes junto a los municipales limpiaron la ruta y calles internas.

Tanto camiones como tractores y remolques municipales recolectaron ramas, pedazos de árboles y basura de las calles y espacios públicos, con personal que normalmente cumple tareas en otras reparticiones que no se relacionan con la emergencia. Simultáneamente, las cuadrillas de la EPE, junto con hombres de la Intendencia, normalizaron el tendido eléctrico y recién sobre el mediodía se pudo restablecer el fluido eléctrico a las zonas que no permanecen con los cables cortados.

De la misma manera, personal y funcionarios de la Secretaría de Promoción Humana efectuaban un relevamiento de las viviendas que se vieron afectadas, ya que varios árboles cayeron directamente sobre las casas y varias familias tuvieron que trasladarse a hogares de familiares o vecinos.

En Cañada de Gómez el viento derribó unos 20 árboles y anegó las calles bajas del área urbana. Los principales problemas estuvieron en las calles Callao, a la altura de Talcahuano, en varias cuadras de bulevar López, entre el 400 y el 700, y al norte de la ruta 9, y en España y en Moreno, entre otras.

"Dentro de los problemas que hemos tenido decimos que las obras y los desagües realizadas han funcionado bien dentro de una lluvia importante de algo más de 50 milímetros en unas pocas horas", explicó la intendenta municipal en contacto con la prensa.

En el cordón. En el cordón industrial y portuario ubicado al norte de Rosario, Granadero Baigorria fue la ciudad más afectada, con un corte de energía que dejó sin luz a casi todo el casco urbano. El paisaje fue similar al resto de las localidades afectadas.

El barrio San Miguel fue el más afectado y ayer no había luz en casi toda la ciudad, situación que afectó también a gran parte de la vecina Capitán Bermúdez. Precisamente la situación más preocupante en Bermúdez se vivió en el barrio Batallán, un asentamiento humilde que se ubica bajo el terraplén del ferrocarril. Allí están colocadas unas bombas de extracción eléctricas, para evitar inundaciones, que no pudieron funcionar por falta de energía.

De todas maneras, Defensa Civil puso en funcionamiento unas bombas a combustible que trabajaron toda la noche, evitando que el agua ingresara a las viviendas.

En Fray Luís Beltrán también hubo sectores sin luz, y unos jóvenes que estaban acampando en el camping municipal fueron alojados por seguridad en un edificio del propio complejo.

Por el lado de San Lorenzo, donde la tormenta se abatió en pleno acto por el 3 de Febrero, lo que obligó a suspender el desfile, el corte de energía se prolongó durante casi toda la noche y ya en la mañana del jueves la situación tendió a normalizarse. Una familia que vive en el barrio Moreno de San Lorenzo, debió ser evacuada, ya que el viento le voló el techo de su vivienda, sin que nadie resultara lastimado.

El panorama en Puerto San Martín no distaba mucho del de Baigorria, ya que la mayoría de la ciudad estaba sin luz, y además gran parte de los teléfonos tampoco funcionaban. Pero sin dudas el hecho más particular lo constituyó nuevamente la caída de un muro que pertenece a la aceitera Buyatti, ubicada en barrio Esther. Es un muro perimetral, de casi cien metro de longitud, ubicado sobre calle Chile, que ya se había caído durante una fuerte tormenta que tuvo lugar en noviembre del año pasado.

Informe: corresponsales de La Capital
 

 



 

 

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS