..

Liberan a dos jóvenes acusados de abusar de una chica en un boliche

Abrupto giro en la causa. Ambos muchachos son de Correa y continúan imputados, pero ya no por el delito de violación sino por estupro y corrupción de menores. Así lo dispuso el juez Carlos Pareto.

Viernes 03 de Julio de 2015

Los dos jóvenes de la localidad de Correa que estaban con prisión preventiva tras haber sido imputados por el presunto delito de abuso sexual con acceso carnal contra una menor de 15 años en la playa de estacionamiento del boliche bailable Nox, ubicado a la vera de la ruta nacional Nº 33 entre Pujato y Casilda, recuperaron ayer su libertad al modificarse la caratula inicial de la causa por la tipificación legal de estupro y corrupción de menores, cuya pena es excarcelable.

Así lo dispuso el juez interviniente, Carlos Pareto, en el marco de una audiencia desarrollada en Casilda que, al igual que las anteriores, movilizó a familiares y amigos de los muchachos involucrados en el caso para acompañarlos al estar convencidos de su "inocencia". Claro que a diferencia de las otras, ésta tuvo un final esperado que desató la algarabía de los manifestantes en medio de un clima que conjugó alegría con emoción.

No obstante Lucio M., y Bruno P., ambos de 18 años, gozarán de una libertad restringida al menos por los 30 días que fijó el magistrado donde no podrán acercarse a la menor que los denunció por abuso, además de tener que registrarse en la policía una vez por semana y someterse a la guarda y cuidado de sus padres.

Si bien las fiscales del Ministerio Público de la Acusación de Casilda, Marianela Luna y Lorena Aronne, solicitaron, cambio mediante de la imputación, la morigeración de la prisión preventiva por un arresto domiciliario, el magistrado dispuso otorgarle la libertad como pidió la defensa, aunque con las referidas limitaciones.

La modificación de carátula introducida por la Fiscalía surgió a raíz de una junta médica por la cual se determinó que el desgarro constatado en la zona vaginal de la víctima puede obedecer a diferentes factores y no solamente a una penetración con acceso carnal como refiere un informe forense en base a estudios realizados a la menor pocas horas después del hecho denunciado.

Descartan violación. "Al no haber elementos objetivos para acreditar que existió violencia, independientemente del relato de la menor, las fiscales decidieron descartar la posibilidad de la violación y cambiar la imputación inicial por la de estupro y corrupción de menores", explicó ayer a La Capital una fuente judicial.

Con ese giro ahora apuntan a la presunta responsabilidad penal que podrían tener o no ambos jóvenes mayores de edad al haber mantenido relación sexual con la menor. Los involucrados aseguran que se trató de una relación consentida, lo que no coincide con lo planteado por la chica tanto en la denuncia como cuando declaró por medio de una cámara Gesell a fin de evaluarse la veracidad de su relato.

Sin embargo, el equipo de profesionales que integró la junta médica para disipar dudas no encontró elementos para determinar que la lesión que tenía la menor en su zona íntima fuera producto de un abuso sexual con acceso carnal, lo que implicó un cambio de rumbo en la investigación.

Ello posibilitó que los detenidos recuperasen su libertad tiempo antes de cumplirse los 60 días de prisión preventiva dispuesta en su momento por Pareto. La medida fue celebrada por la nutrida cantidad de manifestantes que esperó afuera del edificio judicial donde se realizó la audiencia para recibir con aplausos y muestras de cariño a Lucio y Bruno, que ya están en sus hogares paternos, aunque aún siguen vinculados a la causa bajo una nueva imputación.

La denuncia. La investigación comenzó el 24 de mayo tras una denuncia radicada en la comisaría de Pujato por la menor en compañía de su madre, la cual derivó, junto a otros elementos colectados, en la detención de los sospechosos.

La menor aseguró que en la madrugada de aquel día salió del boliche hacia la zona de su playa de estacionamiento en compañía de los dos jóvenes y al subir a una Traffic con la excusa de tomar una cerveza abusaron de ella, lo que, sin embargo, la Justicia no pudo comprobar.

 

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario