..

Las rutas que atraviesan la provincia tienen un muerto por día de promedio

La estadística surge de un estudio sobre los registros de choques del Observatorio Vial entre 2008 y 2011. La tendencia continúa. Pese a cubrir muchos menos kilómetros, tienen más porcentaje de víctimas.  

Sábado 29 de Diciembre de 2012

Las rutas que atraviesan el territorio santafesino se vienen cobrando en los últimos años un promedio de un muerto por día. Es la conclusión de un informe elaborado sobre los datos que aporta el Observatorio Provincial de Seguridad Vial, que entre otros datos, consigna que el mayor porcentaje de los accidentes fatales se dan en las rutas nacionales.

El informe, elaborado por el equipo técnico del diputado nacional Fabián Peralta, se hizo promediando los accidentes y sus consecuencias entre los años 2008 y 2011. No se tomó el 2012 porque el Observatorio lo tiene cargado sólo hasta julio, pero el legislador aseguró que una proyección de los accidentes no varía sustancialmente la estadística.

"Desde 2008 a 2011 fallecieron en la provincia 1.397 personas solamente en rutas. Esto significa una víctima por día. La particularidad es que 878 (63 por ciento) perdieron la vida en rutas nacionales. Este dato resulta mucho más grave si tenemos en cuenta que son 2.700 kilómetros de rutas nacionales (0,3 fallecidos por kilómetro) que atraviesan Santa Fe, contra los 13 mil de rutas provinciales (0.04 fallecidos por kilómetro). A partir de esto podemos decir que las rutas nacionales tienen una tasa de mortalidad casi 10 veces más alta que las provinciales", afirmó el referente del GEN.

Por décadas. Con los números en la mano, Peralta brindó algunas explicaciones sobre las diferencias que se presentan entre las rutas nacionales y provinciales: "Las primeras son rutas pensadas y construidas hace cinco o seis décadas en una realidad totalmente distinta. Por ejemplo, el parque automotor del país no llegaba al millón de autos, mientras que hoy superamos los 10 millones de vehículos. En la provincia de Santa Fe creció de 1.200.000 en 2008 a 1.550.000 en 2011".

Otra diferencia importante, abundó, es que antes "se transportaban de 15 a 20 millones de toneladas de cereales y hoy las rutas santafesinas soportan un flujo de 100 millones de toneladas, y con el ferrocarril desmantelado. Esto explica que en las rutas 11, 33 y 34 entre el 40 y el 50 por ciento del tránsito sean camiones. En este nuevo contexto ni siquiera se señalizan las rutas y encontramos cientos de kilómetros sin banquina o con huellas, lo que en días de lluvias constituye una verdadera trampa".

Según su visión, los concesionarios de los corredores viales han recaudado "miles de millones de dólares y sólo cortan el pasto, no han realizado una obra estructural y, en la práctica, el peaje se convirtió en un impuesto al tránsito".

Críticas al Occovi. Peralta disparó también contra el Organo de Control de Concesiones Viales (Occovi), creado en la etapa de privatización de los corredores y la instalación de peajes en el país, que a su juicio "se ha desempeñado históricamente como defensor del sistema en lugar de los usuarios. El Occovi tranquilamente podría disolverse y ninguno de nosotros nos daríamos cuenta".

El Observatorio depende de la Agencia Provincial de Seguridad y elabora mensualmente primero, y después anualmente, las estadísticas de los accidentes que se producen en los corredores que atraviesan la provincia.

Una rápida mirada sobre las conclusiones de estos estudios en los primeros meses de 2012, sólo como ejemplo, arrojan como resultado que la mayor cantidad de siniestros fatales se producen los fines de semana, y que son las motos las que encabezan el ranking de los vehículos donde muere gente, que los choques son los accidentes más fatales (contra los atropellamientos, los vuelcos y las caídas), y que el mayor porcentaje de de las colisiones mortales son frontales.

Para los observadores, el fenómeno es multicausal y complejo. Al factor humano, que suele ser fundamental, se suma la falta de educación vial, la ausencia de controles pero también cuestiones estructurales que tienen que ver con la obsolescencia de las rutas y la falta de mantenimiento y de señalización.

"Hay que remarcar que detrás de estos números hay historias, vidas (generalmente jóvenes) que quedaron truncas y muertes totalmente evitables. Una pérdida es irreparable para el círculo afectivo del fallecido, pero también es irreparable en términos sociales, estos injustificados números de muertes representan una pérdida de recursos humanos para la sociedad muy grande", concluyó el legislador.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario