Edición Impresa

Usuarios apoyan el pedido de la Defensoría por la autopista

El Comité Nacional de Defensa del Usuario Vial (Conaduv) celebró la decisión del defensor del Pueblo de Santa Fe, Raúl Alberto Lamberto, quien solicitó a la Dirección Nacional de Vialidad y al nuevo concesionario Corredor Panamericano II que tomen las medidas necesarias para mejorar el estado lamentable de transitabilidad en que se encuentra la autopista Rosario -Córdoba, principalmente en el tramo entre Carcarañá y Roldán, y que está poniendo en riesgo la vida de los usuarios viales que circulan a diario por ese corredor.

Viernes 08 de Febrero de 2019

El Comité Nacional de Defensa del Usuario Vial (Conaduv) celebró la decisión del defensor del Pueblo de Santa Fe, Raúl Alberto Lamberto, quien solicitó a la Dirección Nacional de Vialidad y al nuevo concesionario Corredor Panamericano II que tomen las medidas necesarias para mejorar el estado lamentable de transitabilidad en que se encuentra la autopista Rosario -Córdoba, principalmente en el tramo entre Carcarañá y Roldán, y que está poniendo en riesgo la vida de los usuarios viales que circulan a diario por ese corredor.

El Conaduv solicitará además al ombudsman que requiera que se suspenda el cobro de peaje en la Estación de Carcarañá, teniendo en cuenta que "no hay contraprestación respecto a las tarifas que abonan los usuarios viales".

Ricardo Lasca, del Centro Argentino de Ingenieros Agrónomos (Cadia) y coordinador del Conaduv, manifestó que "el peaje no es un pago a cuenta de obras futuras, ni un crédito o subsidio al concesionario. Es el pago de una contraprestación real ofrecida. Primero las obras y luego el pago de las mismas", dijo.

Y expresó: "Estamos trabajando para ir al problema de fondo de la estafa vial que significan las concesiones viales en corredores nacionales como provinciales, que es eliminar definitivamente todas las estaciones de peaje existentes, principalmente por tratarse de un régimen claramente inconstitucional y donde se da una clara doble imposición".

A su juicio, "los proyectos de Participación Pública Privada (PPP) son una nueva estafa vial que ha fracasado en los países desarrollados, y encima a eso se le suma continuar con el falso peaje o impuesto al tránsito que se cobra desde los años 90".

Respecto a la ruta nacional N° 11, el Conaduv también elogió la decisión de Lamberto de solicitar a la Dirección Nacional de Vialidad (DNV) que se haga cargo del mantenimiento de dicho corredor, financiando los trabajos correspondientes con fondos que se recaudan a través del impuesto a los combustibles, y libre de peaje.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario