La Región

Una mujer denunció abusos de su padre, con quien habría tenido cuatro hijos

El hombre, de 57 años, fue detenido y hoy sería imputado. La mujer tiene 32 años y fue abusada desde que era pequeña, según afirmó.

Miércoles 08 de Enero de 2020

Un hombre de 57 años fue detenido ayer en la localidad de Arequito acusado de abusar de su hija, quien denuncia además que es el padre de sus cuatro hijos. La presunta víctima, de 32 años, realizó la denuncia en la ciudad de Casilda y luego fue trasladada a Rosario, donde fue sometida a estudios médicos.

Según se pudo reconstruir, el abusador se había separado de su primera esposa y convivía con la hija, a quien sometió sexualmente desde pequeña. Producto de esos abusos nacieron cuatro niños que hoy tienen nueve, 13, 17 y 20 años.

La detención del denunciado se concretó este lunes con la intervención de la Agencia de Investigación Criminal. En el lugar se secuestraron elementos de interés para la causa, entre ellos, dos armas de fuego que el mismo hombre habría utilizado para someter a la víctima.

El fiscal de la causa, Juan Pablo Baños, ordenó estudios genéticos de ADN para comprobar las declaraciones de la mujer respecto de la paternidad de sus cuatro hijos. Según informó el periódico digital Casilda Virtual, los vecinos aseguran que era algo "conocido por todos" y que siempre insistían de alguna u otra manera ante los organismos correspondientes de Arequito, buscando que tomaran intervención, aunque la respuesta era siempre la misma: "Si la propia víctima no denuncia, no podemos hacer nada".

El detenido, J. C. A., fue trasladado a la alcaldía de la Unidad Regional IV de la policía de Casilda, a la espera de la correspondiente audiencia imputativa que tendrá lugar mañana, a las 8.30, en la Oficina de Gestión Judicial de esa ciudad. Interviene el Fiscal de feria en turno del MPA Casilda, Juan Pablo Baños.

Durante los allanamientos en la casa del ahora detenido, la policía secuestró dos armas de fuego, con las que suponen que amenazaba la víctima para someterla y violarla, aunque todo es objeto de investigación.

"El hecho es caratulado como abuso sexual con acceso carnal agravado por el vínculo, denunciado por la propia hija, luego vamos a estudiar bien las denuncias de la hija para ver si hay más delitos, aunque este es el principal y el que originó la detención. Es un tema muy complejo, íntimo y delicado, luego de la audiencia se van a conocer mayores detalles. La chica salía a trabajar, tenía un trabajo, aunque en realidad hay un entorno de sometimiento que es psicológico, todo se está trabajando e investigando. La mujer hizo la denuncia en Casilda y luego fue derivada a Rosario donde se le realizó el examen médico forense", indicó el fiscal Baños.

Un pueblo golpeado

Arequito no sale de su asombro. Esta localidad del departamento Caseros ubicada a 97 kilómetros de Rosario tiene unos 7 mil habitantes, que no ganan para sustos ante casos resonantes de abuso sexual, todos resonantes.

El 24 de septiembre del año pasado un hombre de 70 años fue detenido en el pueblo luego de un allanamiento efectuado por la PDI Casilda, a partir de una denuncia por un caso de abuso sexual expuesta en la Comisaría de Arequito, la cual fuera luego informada al Ministerio Público de la Acusación. Una mujer manifestó que su hijo habría sido abusado por su abuelo, es decir, por el padre de la denunciante.

La mujer refirió que le contaron que su padre habría realizado actos de tocamientos sobre el menor, entre otros detalles.

Dos días después, el hombre fue imputado por abuso sexual con acceso carnal en perjuicio del niño.

Al mes siguiente, en octubre, un nuevo suceso sacudió a la localidad. Dos jóvenes de 27 y 29 años fueron detenidos por golpear y ultrajar a una mujer hipoacúsica de 34 años. El 4 de ese mes les dictaron la prisión preventiva por 80 días en el marco de una audiencia desarrollada en Casilda, donde además quedaron imputados por el delito de abuso sexual con acceso carnal agravado.

Pero sin dudas, el caso más conmocionante y que quedó e la memoria fue el de Daniel Juan Pueblas, un empleado comunal de 50 años que fue arrestado bajo la acusación de haber abusado sexualmente de dos hermanos de 10 y 14 años. Ocurrió en 2005, cuando el hombre fue alojado en la Alcaidía de la Unidad Regional IV de Casilda, donde los cinco reclusos con quienes compartía la celda lo mataron a golpes. Siete años después, la Justicia condenó en 2012 a los autores de la golpiza y también dispuso que la provincia pagara una indemnización de 250 mil pesos a los familiares de Puebla a raíz de que los policías que custodiaban el penal no hicieron nada para impedir el feroz ataque que sufrió el hombre fallecido.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario