La Región

Una familia rural contrajo triquinosis al consumir chacinados de elaboración propia

Fue en Villa Cañás. El intendente Norberto Gizzi aseguró que el foco "está controlado" y no pone en riesgo la salud de la población

Jueves 29 de Julio de 2021

Una familia rural de Villa Cañás que tiene un pequeño criadero de cerdos contrajo triquinosis al consumir chacinados de elaboración propia en mal estado, lo que encendió una señal de alerta que derivó en la instrumentación de medidas tendientes a prevenir la propagación de la enfermedad.

“La situación está controlada”, aseguró a La Capital el intendente Norberto Gizzi con ánimo de llevar tranquilidad a la población. Y en esa misma línea resaltó que el área municipal de Seguridad Alimentaria ya procedió al decomisó de los productos, mayormente salamines, para luego ser incinerados y depositados en el relleno sanitario de residuos urbanos con que cuenta esta localidad del departamento General López.

La detección del foco se produjo luego de que a principios de esta semana una de las personas del grupo familiar afectado concurriese al Hospital Samco al presentar síntomas y no regresara para continuar con los controles.

Ello motivo que las autoridades tomasen cartas en el asunto y se trasladasen hasta establecimiento rural donde un veterinario municipal analizó los chacinados cuyos resultados fueron positivos para la transmisión de triquinosis.

Además de ser destruida la mercadería incautada se dio intervención a Senasa para que resuelva los pasos a seguir con los animales que se encuentran en el campo donde se registró el foco y que está situado a pocos kilómetros de la ciudad.

Se trata de unos diez porcinos que, todo indica, serían destinados a frigoríficos de la región para ser analizados a fin de establecer cuáles están en condiciones sanitarias para ser faenados y descartar el resto.

El mandatario local sostuvo que lo sucedido no pone en riesgo la salud de la población ya que “excepto la familia que contrajo la enfermedad ninguna otra persona consumió los chacinados que causaron el problema”.

En ese sentido, comentó que si bien el productor también elaboró embutidos para terceros no fueron retirados ya que estaban en proceso de estacionamiento y terminaron siendo decomisados.

Aunque este tipo de práctica está permitida y suele ser común en distintas localidades de la región, es obligatorio contar con el análisis veterinario de sanidad correspondiente para garantizar que los animales no tengan enfermedades transmisibles al ser humano, algo que en este caso no sucedió.

La triquinosis es una zoonosis producida por un parásito del genero Trichinella. Las personas se enferman al consumir carne insuficientemente cocida o productos elaborados con carne de cerdo o de animales silvestres que contienen en sus músculos larvas de Trichinella.

En Argentina, la principal fuente de infección para el ser humano es el cerdo doméstico, aunque también existen otras, como el jabalí o el puma.

Los síntomas de la enfermedad son fiebre, dolores musculares, diarrea, vómitos, hinchazón de párpados y picazón. Y cuantos antes de detecte la patología en más rápida la cura, razón por la cual se recomienda consultar al médico al sentir algún tipo de malestar.

Para ello se indican medicamentos destinados atacar la infección, pero no hay un tratamiento específico para la triquinosis una vez que las larvas invaden los músculos. Los quistes perduran durante años y los analgésicos pueden ayudar a aliviar el dolor muscular.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario