La Región

Una alumna de Pujato, primer premio en una feria de ciencias de Turquía

El galardón fue el resultado de un largo proceso que involucró a dos escuelas de la localidad. Ahora, irán a los Emiratos Arabes.

Domingo 08 de Julio de 2018

Jazmín Almaraz tiene 14 años, es oriunda de Pujato y sueña con graduarse como ingeniera en Medio Ambiente. Esta vocación la descubrió tras haber participado en la Feria Internacional de Ciencia y Tecnología Oksfet que se efectuó en la ciudad de Cesme, Turquía, donde obtuvo el primer premio en la categoría Biología con el proyecto "variabilidad pluviométrica anual", que estudia el cambio del régimen de lluvias en su localidad.

Esta distinción le permitió a la alumna de la escuela secundaria Nº 241 junto a las docentes Alejandra Romagnoli, Adriana Iturre y Stella Marino acceder al certamen que se celebrará el próximo año en Abu Dhabi, Emiratos Arabes. "Con este premio clasificamos para el Mundial de Clubes (Expo Science International) que se realizará en setiembre del 2019 en Emiratos Arabes", cuenta con orgullo Jazmín.

Un largo proceso

El primer puesto en esta competencia internacional es el resultado de un largo proceso de construcción del conocimiento que involucra a dos instituciones educativas de Pujato: la escuela primaria particular Nº 1.345 Nuestra Señora del Carmen, en la que funciona la Central Meteorológica, y la escuela secundaria Nº 241 John F. Kennedy.

Iturre fue directora de la escuela secundaria donde cursa actualmente la alumna galardonada, y explica en forma muy sencilla el trabajo interdisciplinario y articulado entre ambas instituciones. "El proyecto comenzó en la escuela secundaria con los datos que proporcionaba la Central Meteorológica de la escuela primaria, es un trabajo compartido que se hizo en base a 30 años de observaciones, al que le agregamos 10 años de nuevas interpretaciones de los datos proporcionados", describe la docente de Geografía e Historia.

La Central Meteorológica funciona en la escuela primaria Nº 1.345 desde el año 2000 por iniciativa de los docentes del taller de ciencias, que en primera instancia funcionaba de forma extracurricular, y actualmente forma parte de la oferta educativa.

"Decidimos en los talleres participar de los programas Globe (Programa Mundial de Aprendizaje y Observaciones Globales para el Beneficio del Medio Ambiente), y para llevar adelante los protocolos de atmósfera compramos una Central Meteorológica con el aporte de la comuna, recuerda Alejandra Romagnoli.

Al principio, los alumnos pasaban a una planilla de forma manual los datos que captan los sensores externos. Posteriormente, la tarea se fue alivianando con un software que baja automáticamente la información de la central a la computadora. "Comenzamos recabando los datos que nos pedía el protocolo de atmósfera, el de meteorología, y al mismo tiempo la secundaria llevaba adelante el protocolo de agua y suelo", cuenta Romagnoli, y agrega que estas experiencias son la antesala del proyecto hoy reconocido.

Para llegar al primer puesto en un certamen internacional donde compitieron 25 países y más de 500 estudiantes, la investigación pasó por otras instancias provinciales, nacionales e internacionales como Eureka! Santa Fe, Red Arciteco La Pampa y Feria Cientec Perú, logrando siempre posicionarse en los primeros puestos.

Oksfet Turquía

En la feria internacional Oksfet, el proyecto se presentó en un stand y luego había que defenderlo en una ponencia. "Llevamos un stand, y tenía que explicar en inglés lo que decía el poster, después pasábamos al aula, y con la ayuda de un power point conté el proyecto al jurado", recuerda paso a paso Jazmín. "Se presentaron proyectos de Indonesia, Brasil, Zimbawe, Italia, España, Macedonia, y muchos países", enumera, y agrega: "Había dos escuelas argentinas, y de Santa Fe éramos los únicos".

Para Jazmín, esta experiencia fue muy gratificante: "Estaba segura, había estudiado y practicado mucho, estaba tranquila y al jurado le llamó la atención la cantidad de datos que le daba".

Haber viajado le permitió además conocer un país completamente diferente. "Fue otro aporte al conocimiento: poder disfrutar de otra cultura. Visité lugares muy lindos como la casa de la Virgen María, el Gran Bazar, la Basílica Cisterna, las Ruinas de Efeso, el Palacio Real, Santa Sofía", cuenta Jazmín, quien también habló de su provincia, mostró fotos de Pujato y de Rosario, y las docentes bailaron una zamba santafesina.

La participación de las escuelas en ferias de Ciencias que promueve la cartera educativa santafesina implica una renovación del paradigma de la enseñanza. "Intenté ser pionera, porque estaba convencida de que saliendo de los muros de la escuela había otra forma de abordar el conocimiento, y me di a mí misma y a mis alumnos la oportunidad de participar en otros eventos. Es un trabajo extra, pero es la única manera de poder llegar al conocimiento de una manera diferente y desde estos espacios se dan oportunidades de inclusión", comparte Romagnolli.

Su compañera de proyecto, Adriana Iturre, coincide: "Hay que pensar en el alumno que está seducido y feliz de hacer estos proyectos".


¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});