La Región

Un rosarino en busca del mismo método

Un caso similar al de Osvaldo Acuña vive un joven de Rosario que tiene la chance de recuperar la visión que hace tres años perdió cuando quisieron robarle la moto y le dispararon a la cara, tal como dio cuenta ayer LaCapital.

Jueves 11 de Julio de 2019

Un caso similar al de Osvaldo Acuña vive un joven de Rosario que tiene la chance de recuperar la visión que hace tres años perdió cuando quisieron robarle la moto y le dispararon a la cara, tal como dio cuenta ayer LaCapital. Se trata de Juan Silva, quien tenía 20 años cuando en la madrugada del 28 de agosto de 2016 su vida cambió de repente al ser interceptado en José Ingenieros y Tarragona por dos hombres que lo obligaron a bajar de la moto y sin piedad abrieron fuego dejándolo mal herido. El muchacho, que hoy tiene 23 años, volvía de la casa de su ex novia en Fisherton sin imaginar que ambos sujetos, que también circulaban en moto, lo atacarían salvajemente luego de arrojar las llaves de su vehículo hacia una casa para evitar la sustracción.

Lo dejaron tirado al igual que la moto hasta que un vecino acudió en su auxilio para luego ser trasladado al Hospital de Emergencias Clemente Alvarez (Heca) donde ingresó con 17 perdigones en la cabeza y lo operaron de urgencia. Los médicos lograron salvarle la vida pero Juan no volvió a ver, lo que derivó en suerte de derrotero que posibilitó una luz de esperanza. Después de consultar a especialistas del hospital Santa Lucía, en Buenos Aires, y enviar estudios médicos al exterior finalmente surgió la posibilidad de ser intervenido en China.

La respuesta proveniente del país asiático que le devolvió al joven las ganas de vivir llegó en febrero y a partir de entonces se puso en marcha una movida solidaria para conseguir los 50 mil dólares que sale el tratamiento previsto para el 9 de septiembre.

"Ahora me levanto y me acuesto contento porque sé que podría recuperar la vista", dijo Juan a este medio para ventilar su entusiasmo al surgir la posibilidad de acceder a la intervención con células madre que "pueden regenerar tejidos que están muertos", explicó.

Comentó que "en China estudian los casos que les llegan y te avisan si se puede y conviene operar allá y a mí me dijeron que sí", por lo cual "ahora tenemos que juntar la plata" para afrontar el tratamiento "con el que podría recuperar la vista".

El joven, quien antes de ser víctima del violento delito trabajaba en una carnicería, espera de la solidaridad, tal como sucedió con Osvaldo, para hacer posible su sueño. "Quiero volver a ver la luz del día, a mi novia, a mi mamá", dijo.

Su madre Martha apeló también al apoyo político al sostener que "tienen que responder porque mi hijo no nació ciego, sino que perdió la vista por un hecho de inseguridad".

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario