La Región

Un fuerte temporal anegó el 70 por ciento de la planta urbana de Reconquista

En pocas horas cayeron más de 230 milímetros en la cabecera del departamento General Obligado. Hay numerosas familias evacuadas

Lunes 26 de Marzo de 2018

El temporal de lluvia que en las primeras horas del sábado arreció en Reconquista, provocó el anegamiento de varios barrios de la ciudad; casi un 70 por ciento del ejido urbano se vio afectado. Más de 230 milímetros de agua cayeron sobre la ciudad del norte santafesino inundando tanto zonas céntricas como periféricas. La tormenta eléctrica se desató durante la madrugada del 24 y muchas personas sufrieron el ingreso de agua a sus inmuebles, pero los barrios del cordón oeste y sur, desprovistos de servicios y calles asfaltadas, fueron los más perjudicados. En gran parte de la ciudad, la acumulación de agua no permitía divisar calles, cunetas ni veredas.

Agentes de Protección Civil de la provincia, los Bomberos Voluntarios locales, personal de salud del Nodo Reconquista y el municipio trabajaron mancomunadamente para asistir a los inundados. En términos generales y de acuerdo a lo indicado por las autoridades, las zonas más afectadas fueron los barrios Guadalupe (sector sur), Velódromo, Ombusal y las Ranas, La Loma, Nuevo, Chapero, Obligado y San Francisco de Asís, entre otros.

De acuerdo a lo relatado por el jefe de Bomberos, César Romano, las primeras horas fueron complicadas por la "gran cantidad de agua y de basura que había en las calles".

Durante la tarde del sábado, hubo reuniones entre bomberos y personal de Protección Civil para coordinar la atención a los afectados por la crisis hídrica que se fue agravando por la continuidad de las precipitaciones. Las autoridades tuvieron que evacuar unas doce familias y la Empresa Provincial de la Energía (EPE), realizó cortes de energía preventivos en algunos barrios.

Solidaridad

Mientras tanto, cuadrillas municipales asistían a vecinos con problemas y se dispuso una guardia permanente del servicio de asistentes sociales para atender reclamos. Asimismo, entidades de bien público apelaron a la solidaridad de la comunidad para recolectar colchones, ropa y calzados (especialmente de niños, niñas y adolescentes), toallas, sábanas, frazadas y útiles escolares.

El sector más complicado era el del barrio Guadalupe, en el precario asentamiento sur, donde un grupo de docentes coordinaba la ayuda recibida. Las donaciones de ropa y alimento eran recibidas también en el cuartel de Bomberos.

Los accesos vehiculares en las zonas más problemáticas fueron cortados y se pidió a la población que respete las cintas de corte, ya que transitar por esas arterias perjudicaba sobremanera a los vecinos. Por otra parte, se recomendó que los niños eviten jugar en zanjones o cunetas anegadas.

El intendente, Amadeo Enrique Vallejos, recorrió los barrios inundados y dijo que "los más de 130 kilómetros de desagües realizados fueron de vital importancia para normalizar la situación". Vallejos pidió precaución a todos los vecinos hasta que todo vuelva a la normalidad.

Desde el ámbito municipal se solicitó tanto a vecinos como equipos de colaboradores que asisten en las zonas afectadas por las inundaciones, seguir algunas recomendaciones en la vuelta a los hogares, tales como airear los ambientes, utilizar botas y guantes de goma —o bolsas en manos y pies— para la limpieza de la casa.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario