La Región

Un fiscal investiga la presunta intoxicación de una niña

Ludmila, de Bernardo de Irigoyen, tiene dos años. Buscan saber si enfermó por vivir cerca de un depósito de agroquímicos.

Viernes 23 de Febrero de 2018

La justicia de Santa Fe comenzó una investigación sobre un presunto caso de intoxicación por agroquímicos en una nena de poco más de dos años de edad que vive en Bernardo de Irigoyen, una pequeña localidad ubicada unos 100 kilómetros al noroeste de Rosario.

El fiscal Marcelo Nessier, con jurisdicción en el departamento San Jerónimo, abrió un expediente después que el 23 de enero pasado el guardafauna honorario y ambientalista de Coronda Roberto Schiozzi denunciara el caso de Ludmila Terreno, quien padece —según contó ante la Justicia— una grave enfermedad que se habría originado por la cercanía de la casa de la nena con un depósito de agroquímicos que se levanta en esa localidad, ubicada a 119 kilómetros al norte de Rosario transitados por ruta.

Tres oficios

Ante la denuncia presentada, Nessier comenzó una investigación que según explicaron fuentes judiciales todavía está en etapa preliminar. En ese marco, el funcionario decidió mandar tres oficios para sumar información a la causa.

La primer diligencia fue enviada a la Universidad del Litoral con la idea que esa casa de estudios realice análisis de suelo en la vivienda de la familia, el terreno y las inmediaciones de la misma para evaluar la presencia de restos de productos químicos.

El segundo oficio fue dirigido al Ministerio de la Producción provincial, al que se requirió mayor información sobre los dueños del campo y del acopio que aparecen señalados como los responsables del uso del agroquímico.

El tercer pedido del fiscal fue hacia la propia comuna, que en teoría debería funcionar como órgano controlador de las aplicaciones con agroquímicos.

"Recién se está empezando a estudiar el legajo, hay que esperar los resultados de los estudios y volver a ver todo más en profundidad", aseguraron desde la Justicia.

La denuncia.

Según contó Schiozzi, que es fundador del Centro Ecológico del Paraná de Coronda, esto comenzó en abril pasado cuando la nena empezó a tener problemas de salud y a perder peso.

Después de varias consultas e internaciones, la última en diciembre pasado, y tras asociar el malestar con la exposición a agroquímicos, la familia decidió hacer una denuncia, para lo cual acudió a Schiozzi.

El ambientalista afirmó que antes de llegar a instancia judicial fueron a hablar a la comuna,pero que no obtuvieron respuestas favorables a los pedidos de clausurar el depósito. Desde la comuna afirmaron que no tenían información para aportar sobre el caso y que estaban esperando los resultados de las pericias científicas encargadas por el fiscal.

"Esa familia vive a diez metros de un depósito de agroquímicos donde lavan las máquinas y los bidones" dijo el ambientalista, quien agregó que hicieron una presentación ante las autoridades locales sin resultados.

"Hace 15 días que estamos esperando ver qué hace la Justicia y el depósito sigue, nos preguntamos que pasa, porque el depósito tiene agroquímicos y fumigadores y ahí lavan los aparatos", agregó.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario