La Región

Tras un choque fatal, se fugó, fraguó roles y se ausentó del país

El acusado de homicidio culposo agravado luego del siniestro llamó a su padre, que es policía retirado, para que tomara su lugar al volante.

Viernes 20 de Abril de 2018

La fiscal del departamento Las Colonias, María Urquiza, que investiga la muerte de Eduardo Daniel Wabek, de 52 años, ocurrido en enero pasado en un siniestro vial en jurisdicción de la ciudad de Esperanza, imputó al conductor del vehículo —Ramiro Daniel G., de 22 años—, como autor del delito de homicidio culposo agravado por haberse dado a la fuga y por no haber intentado socorrer a la víctima, delito cuya pena oscila entre los tres y seis años de prisión y es de efectivo cumplimiento.
   Cabe destacar que el imputado, tras el choque fatal, llamó a su padre —asesor de seguros y policía retirado— e intercambió roles para pretender que él asumiera la responsabilidad de la conducción en el siniestro. Además, tras descubrirse la maniobra, meses después al citarlo la Justicia no lo halló porque se fue del país 15 días, sin informarlo.
   El juez penal Sergio Carraro le impuso el martes pasado estrictas normas de conducta al imputado, que es estudiante de abogacía. Entre las medidas se le fijó la prohibición para salir del país y una caución personal por dos millones de pesos, medida que deberá ser implementada en la próxima semana. No obstante el acusado transcurrirá el proceso penal en libertad.
   En la audiencia del martes en los Tribunales de la ciudad de Santa Fe, se resolvió además que al imputado se le retenga el carné de conducir, lo cual implica su inhabilitación provisoria para conducir autos hasta tanto se resuelva su situación procesal. Por otra parte, deberá asistir quincenalmente a la sede del Ministerio Público de la Acusación (MPA) en Esperanza; someterse al cuidado de una persona que asumirá el rol de guardadora, y fijar domicilio, del que no podrá ausentarse por más de 72 horas sin dar aviso previo.
   El siniestro vial en el que falleció Wabek —quien había sido trasladado al Hospital José María Cullen de la ciudad de Santa Fe y un día después falleció— ocurrió el domingo 14 de enero en inmediaciones del kilómetro 69 de la ruta provincial Nº 6. "Minutos después de las 21.40, el imputado conducía un vehículo Peugeot 308 con el que embistió a un Peugeot 505, que era conducido por la víctima", precisó la fiscal Urquiza. "El imputado manejaba por la ruta de norte a sur y embistió de atrás a la víctima, quien sufrió politraumatismos graves que le causaron la muerte", agregó.
Maniobra fraudulenta
La fiscal Urquiza relató que "luego de colisionar, el imputado se retiró del lugar y no intentó socorrer a Wabek. Además, llamó a su padre, quien arribó al lugar del hecho en otro vehículo en el que el joven imputado se retiró de la escena. En tanto, el padre intercambió la posición con su hijo para pretender asumir la responsabilidad del siniestro". Por último, concluyó que "a pesar de esta maniobra fraudulenta realizada por padre e hijo para procurar la impunidad del joven, las diligencias realizadas en el marco de la investigación nos permitieron esclarecer cómo ocurrieron los hechos".
   En principio, las actuaciones se habían iniciado por lesiones graves ante la colisión entre dos autos: un Peugeot 308 negro que según la denuncia era manejado por Daniel Carlos G., —padre del imputado—, un asesor de seguros y policía retirado de 51 años y el Peugeot 505 gris al mando de Wabek. "Pero días posteriores comenzó a circular la versión en redes sociales de que no habría sido Daniel Carlos G. el que manejaba sino su hijo, y que se habían cambiado el lugar porque Ramiro venía de una fiesta y se encontraría alcoholizado", sintetizó la fiscal Urquiza.
   Para enmarcar el contexto en que se produjo el cambio de roles, la representante del MPA recordó que "ese día en el balneario municipal de Esperanza, ubicado sobre la ruta 6, se realizó un encuentro para adolescentes que es tradicional en la ciudad", y que consiste en reunirse a comer asado, tomar y jugar al fútbol.
   Otra irregularidad ocurrió cuando la Fiscalía citó el 14 de marzo a Ramiro G. para la lectura de derechos —instancia previa al llamado a imputativa— y tuvo que aguardar casi un mes porque el 22 de marzo abandonó el país rumbo a EEUU —vía Paraguay— para regresar recién el 6 de abril. "Se fue del país 15 días sin informarlo", cuestionó la fiscal. Desde el entorno de Wabek denunciaron en redes sociales que la familia de Ramiro G. viajó a Miami para ver el Master 1000 de tenis, que tuvo a Juan Martín Del Potro como uno de los animadores.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario