LA REGIÓN

Totoras: un violador serial fue condenado a 25 años de prisión

Se lo acusa de abuso sexual con acceso carnal agravado en tres hechos. Abusó de niñas y adolescentes, en dos casos durante muchos años. En cambio, lo absolvieron del delito de ciberacoso

Martes 06 de Julio de 2021

Se llama Martín M., tiene 45 años y se lo conoce como un abusador serial en Totoras, aunque sus delitos sexuales llegaron también a otras ciudades de la región. Este lunes lo condenaron a la pena de 25 años de prisión efectiva por “abuso sexual con acceso carnal agravado (tres hechos)”. Sin embargo, el tribunal que lo juzgó lo absolvió del delito de Grooming (ciberacoso) por el “estricto beneficio de la duda”.

La pena fue resuelta por unanimidad por el tribunal pluripersonal de Primera Instancia, compuesto por los jueces Griselda Strólogo, Eugenio Romanini y Marisol Usandizaga, en el marco de un juicio oral y público que finalizó este lunes en los tribunales provinciales de Cañada de Gómez.

El fiscal Santiago Tosco, de la Unidad Fiscal de Cañada, a cargo de la investigación, le atribuyó a Martín M. diversos hechos ocurridos desde junio de 2018 hasta abril de 2019 en Totoras, ciudad del departamento Iriondo ubicada a 67 kilómetros de Rosario. Allí, de acuerdo a la acusación que el tribunal dio por probada, el hombre abusó sexualmente de una víctima menor de edad, a quien previamente había contactado por la red social Facebook, hostigó, amenazó, la obligó a encontrase con él y abusó de ella.

Además, le imputó otros abusos sexuales reiterados a una niña desde que ésta tenía 6 años hasta los 10, también en Totoras.

IMAGEN FISCAL SANTIAGO TOSCO.jpg
El fiscal Santiago Tosco le atribuyó al acusado reiterados delitos sexuales a niñas y adolescentes.

El fiscal Santiago Tosco le atribuyó al acusado reiterados delitos sexuales a niñas y adolescentes.

Las acusaciones no se limitan a esa ciudad. A Martín M. también se le atribuye un delito similar y reiterado en Fray Luis Beltrán, departamento San Lorenzo, donde la víctima fue una niña, que sufrió desde los 7 hasta los 17 años este tipo de ultrajes.

Además, se le achaca haberse contactado con otras tres víctimas menores de edad, de 11, 14 y 15 años, mediante las redes Facebook e Instagram. A ellas les exigía imágenes íntimas con el fin de menoscabar su integridad sexual.

El tribunal lo condenó a 25 años de prisión efectiva por “abuso sexual con acceso carnal agravado” en tres hechos, aunque lo absolvió, por el beneficio de la duda, en el caso del delito de grooming, que es acoso sexual a niños, niñas y adolescentes a través de Internet por parte de un adulto.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario