La Región

Timbúes de luto por la muerte de niño de 5 años al incendiarse una cabaña

Ocurrió en Villa Elvira, en el complejo "El Rincón". Se montó un fuerte operativo para apagar el fuego y buscar al nene, pero el desenlace fue fatal.

Domingo 07 de Abril de 2019

La comunidad de Timbúes quedó hundida en una gran desazón. El viernes por la noche, poco antes de las 22, un feroz incendio se desató en un complejo de cabañas ubicado en Villa Elvira, jurisdicción en Timbúes, a pocos metros del río Carcarañá. El único que se encontraba en la casa era un pequeño de cinco años, que murió junto a su mascota. Se montó un impresionante operativo para calmar las llamas que duraron hasta la medianoche.

    Las callecitas angostas de Villa La Ribera, con la ondulante cadencia de la cercanía a la costa del río Carcarañá, cambiaron la sensación de tranquilidad por la de tristeza. La zona tiene pocas viviendas permanentes, con un paisaje que nada tiene que ver con la realidad de los pueblos a la redonda: árboles añejos se entrelazan en lo alto, las luces distantes sobre las esquinas y el silencio interrumpido por el trinar de los pájaros. El viernes por la noche, una pareja salió con su hijo menor a hacer mandados y dejó en la cabaña que cuidan a Benjamin Zapata, de cinco años. Nadie pudo predecir el desenlace: un imponente incendio que convirtió a las construcciones en cenizas le arrebató la vida al pequeño.

   El complejo de cabañas "El Rincón" contaba en la zona del siniestro con tres edificaciones similares de un baño, una cocina comedor y una habitación, con una separación de unos pocos metros entre sí, unidos por un caminito de madera. Cabe destacar que todas las instalaciones de las casas eran eléctricas, y no contaban con gas. Salvo en una zona previa, donde tiempo atrás funcionaba un comedor.

   La familia hacía algo más de un año que vivía allí, cuando los adultos se convirtieron en cuidadores del complejo ubicado en lo hondo de Villa Elvira. Para hacer los mandados debían trasladarse unas cuadras hacia la ruta o hacia el casco central que queda a pocos kilómetros. El viernes, Yesica (24) y Walter (25) dejaron a Benjamín mirando televisión unos minutos y llevaron a su hijo más chico de dos años con ellos. Nadie se imaginó lo que iba a suceder.

Encontrar a Benjamín

Los primeros en llegar al incendio fueron los efectivos de la Guardia Urbana de Timbúes, quienes inmediatamente notificaron a través del servicio interno y del 911 el pedido de refuerzos. El fuego arrasaba todo a su paso, la humedad y vegetación de la zona no le eran impedimento. A los pocos minutos llegaron los bomberos zapadores de San Lorenzo y los voluntarios de Oliveros. El pedido era uno sólo: encontrar a Benjamín.

   La preocupación se expandió con las primeras informaciones y hasta el presidente comunal, Amaro González, con el secretario de Seguridad Ciudadana, Alfredo Olivera, acudieron al lugar del hecho con intenciones de ayudar. La angustia aumentaba con el correr de los minutos.

   En diálogo con La Capital, Olivera recordó: "Teníamos esperanzas de encontrarlo con vida. Con mi gente, el presidente comunal y la policía lo buscamos por todos lados, en el predio, en la zona. Además, contuvimos a la familia: la mamá que quería entrar a buscarlo, al papá, a la abuela. Inmediatamente buscamos atención médica y psicológica desde el Samco".

   El jefe del cuerpo activo de bomberos voluntarios de Oliveros, Esteban Jiménez, le confirmó a este medio que constataron una información vertida en los primeros momentos por la familia: la puerta estaba cerrada con llaves. Lo que impidió, en primera instancia, que el niño pudiera salir de la vivienda. Asimismo se constató que adentro también estaba su perro.

   Se montó un importante operativo para apagar el foco ígneo que se propagó hasta la medianoche cuando dieron con el cuerpo calcinado del menor. De acuerdo a los peritos estaba ubicado debajo de la cama, lo que podría presumir que intentó resguardarse.

Un misterio

Las causas del inicio del fuego todavía no fueron precisadas. Si bien hubo técnicos en la materia durante la mañana del sábado recién mañana darán a conocer los resultados. A modo de adelanto, sin la confirmación oficial, se podría señalar que las columnas estructurales estaban consumidas de adentro hacia afuera, lo que podría determinar que comenzó por un desperfecto en la misma construcción y no desde el exterior, como se contempló en una de las primeras hipótesis. La teoría de un desperfecto eléctrico era la más conducente al cierre de esta edición.

   Timbúes y la región quedaron conmovidos. El impacto del suceso fue tal que el presidente comunal Amaro González todavía afectado por lo vivido decidió suspender su cierre de campaña previsto para el sábado por la tarde noche.

    La incertidumbre y el dolor nublaron el día cálido de abril. El Instituto Médico Legal entregará recién el lunes el cuerpo de pequeño a la familia, porque en el incendio perdieron la documentación original de su partida de nacimiento.

    El enojo y la indignación estaban en aumento. La postal era desesperante, no hay rincón que quede de la cabaña, no hay palabras. Perdieron a Benjamín, perdieron todo.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});