La Región

Sin soluciones al reclamo del hospital por una deuda millonaria

El efector apenas cobró una parte de lo adeudado por la provincia, pero necesita el resto para garantizar las prestaciones.

Viernes 27 de Diciembre de 2019

Tras la fuerte movida que semanas atrás se desarrolló en Casilda para reclamar a la provincia el pago de una deuda que mantiene con el Hospital San Carlos, se logró que el gobierno saliente abone una parte, pero aún resta una suma millonaria que el efector necesita para no correr riesgos y garantizar la calidad de las prestaciones.

Con lo desembolsado por la administración anterior lo adeudado se redujo a algo más de cinco millones de pesos, cuyo monto espera recibir lo antes posible para poder afrontar obligaciones con proveedores de insumos que concurren frecuentemente al establecimiento hospitalario para intentar cobrar, hasta ahora, sin éxito.

La situación se tornó más compleja de lo esperado al no haber surgido tampoco señales desde que asumió el nuevo gobierno provincial, lo que potencia la incertidumbre. Es que si no recibe el dinero que reclama no podrá cumplir con sus compromisos, lo que podría desembocar en que haya proveedores que, de no ser canceladas sus acreencias, prescindan en presentarse a las licitaciones para la compra de insumos y terminen quedando desiertas por falta de oferentes.

Así lo manifestó a La Capital el representante de la comunidad en el consejo asesor del hospital, Tomás Morales, tras manifestar su preocupación por el atraso en los pagos por parte de la provincia. "Ese incumplimiento nos imposibilita poder pagarles a los proveedores, razón por la cual es indispensable tener una respuesta para evitar que las prestaciones se resientan, lo que terminaría afectando a pacientes casildenses y de la región que son atendidos en el hospital", dijo.

En esa misma dirección aseguró que "lamentablemente hoy ni siquiera sabemos quienes son las autoridades con las que tenemos que hablar para reclamar soluciones; cuando llamamos a los teléfonos del Ministerio de Salud nos atienden trabajadores del área, pero no tienen poder de resolución". Y recalcó que "aunque parezca extraño, a más de dos semanas de asumir el nuevo gobierno, todavía no se presentó en el efector ningún representante de la cartera provincia de Salud para charlar este tema prioritario y otras necesidades".

No obstante, Morales dijo tener confianza en que las nuevas autoridades "tomen la sartén por el mango y respondan en consecuencia ya que, aunque la deuda se generó antes de que entre la actual administración, hay una continuidad institucional que no se puede desconocer".

Al no haber definiciones que permitan aceitar los mecanismos institucionales también se están registrando en el nosocomio otros inconvenientes vinculados a cuestiones de funcionamiento interno. Tal el caso del otorgamiento de licencias al personal que se encuentran frenadas al no estar garantizados los reemplazos.

Un abrazo de esperanza

Al tomar estado público la deuda que el hospital exige a la provincia para poder cumplir con sus proveedores, de lo cual dio cuenta oportunamente este diario, la sociedad casildense se sumó al reclamo con un abrazo solidario al edificio, lo que derivó en el pago de un porcentaje a pocos días de que el entonces gobernador Miguel Lifschitz termine su mandato. Si bien se creyó que con el cambio de gobierno podría acelerarse la posibilidad de acordar una forma de pago para sanear lo restante aún no sucedió.

A lo descripto, se suma la abultada deuda que Pami todavía mantiene con el hospital, pese a los insistentes reclamos. Y a ello se agregan atrasos en los pagos de otras obras sociales. Si bien se viene advirtiendo que la falta de recursos económicos pone en peligro el sostenimiento y continuidad de las prestaciones, no se registraron sobresaltos en su funcionamiento, a pesar de la creciente demanda de pacientes.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS