La Región

Se investiga como un accidente pero aseguran que la mató su pareja

Ocurrió en enero de este año en Totoras. Ahora su madre vino desde Puerto Madryn para pedir Justicia por la muerte de su hija.

Miércoles 05 de Junio de 2019

"Pido que se haga justicia porque mi hija no tuvo un accidente, la mataron", repite una y otra vez Sandra Bagnera, mamá de Evelyn Cabrera, una joven de 31 años que murió por las graves heridas que sufrió tras "caer" del auto que conducía su pareja (Claudio R.) en la ruta 34, a la altura de Totoras, en la madrugada del 13 de enero de este año. La pareja se dirigía desde la Villa Deportiva del Club Atlético Totoras Juniors, donde habían participado de un festejo familiar, hacia Serodino, a unos 20 kilómetros de Totoras, cuando en circunstancias no esclarecidas hasta el momento ocurrió el incidente que le provocó fractura de pelvis, entre otros traumatismos que derivaron en la muerte de Evelyn diez días después en el Hospital Centenario de Rosario.

Evelyn vivía en Puerto Madryn pero había venido con su pareja y sus hijos a una fiesta familiar en Totoras. Varios testigos afirman haber percibido gestos de tensión en la pareja durante la fiesta. Sandra relató que su nieta —hija mayor de Evelyn— en el velorio decía "mamá, te dije que lo dejaras porque te iba a terminar matando", lo cual da cuenta de una historia de violencia de género ante la vista de una familia superada por la situación. Después se supo que existía una denuncia radicada en 2017 en la Comisaría de la Mujer en Madryn.

"Siempre le pegaba. Mi marido la iba a defender cuando mi nieta nos llamaba. Las tenía amenazadas con un cuchillo y les decía que si hablaban o pedían ayuda, las iba a matar," contó la mujer que llegó hace unos días desde Puerto Madryn exclusivamente para buscar respuestas sobre la muerte de su hija. En su periplo por medios de comunicación, la Fiscalía y la comisaría, fue relatando una película de terror que abre un rompecabezas de piezas que no encajan, convencida de que su hija fue víctima de femicidio. Asegura que "él la mató".

Aquella noche intervinieron después del episodio personal de Bomberos Voluntarios y de la comisaría 3ª de Totoras. La causa fue caratulada como "accidente" y está radicada en la Fiscalía de Cañada de Gómez. El procedimiento inmediato abre más interrogantes que certezas. "Dónde está la ropa que llevaba Evelyn. Por qué no se hicieron pericias al auto. Por qué cambiaron los neumáticos unos días después", reza uno de los panfletos que familiares y amigos confeccionaron para amplificar el reclamo.

A ello la madre agrega que "él —su yerno— me dijo que la chocó un auto, a la hermana le contó otra versión y a la hija otra. La autopsia revela algo distinto. En otro momento dijo que se cayó sola del auto pero en ningún momento lo llamaron a declarar".

Evelyn vivía en Puerto Madryn, donde "la querían muchísimo", junto a su pareja y sus hijos de 3, 8, y 15 años, cerca de la casa de sus padres. Esta ciudad junto a Serodino (de donde eran oriundos) y Totoras, donde ocurrió la tragedia, se unieron al reclamo de Sandra y su familia con movilizaciones que se realizaron entre lunes y martes, en el marco del reclamo nacional Ni Una Menos. Intentan visibilizar la dramática historia para que se llegue a la verdad.

En su visita a la Fiscalía le recomendaron que busque un abogado para presentarse en la causa como querellante y que, mientras eso no ocurra, había información que no podían brindarle. Por ahora debe conformarse con los pocos relatos confusos y contradictorios que la atravesaron desde que ocurrió la tragedia. Entre ellos hubo quienes afirmaron que los niños estaban asustados al finalizar la fiesta familiar, que no quisieron subir al auto de sus padres y volvieron a Serodino con otros familiares. Dicen que ella también dudó pero finalmente decidió subir al vehículo ante la insistencia de su pareja.Se supo después que algunos familiares alcanzaron a escuchar "no me dejen sola con él", antes de que le indujeran el coma farmacológico del cual no despertó.

Sandra llegó el lunes luego del accidente desde Puerto Madryn y nunca pudo hablar con su hija. El 17 de enero fue a la comisaría a hacer la denuncia de lo ocurrido y, según contó, no había registros de lo que pasó. Aseguró que el auto fue llevado a Serodino y estuvo un par de días estacionado a la intemperie en la casa de un familiar. "Fui a verlo y la puerta del acompañante tenía el rastro de una mano que se deslizó. A los pocos días esa marca desapareció y además le cambiaron dos cubiertas", relató.

Supuestamente, esa noche hubo un auto blanco alumbrando el trabajo de los bomberos, nunca se supo quién era y si pudo haber visto lo que ocurrió. Lo que llamó la atención de Sandra fue un comentario que una mujer de San Lorenzo dejó en una publicación sobre el suceso en Facebook. "Yo te vi y estoy viva", rezaba el mensaje que luego desapareció y cuya autora ahora intenta ubicar. "Pido por favor a todos los que vieron qué pasó que se acerquen para dar su testimonio para establecer lo ocurrido con mi hija, dijo Sandra, quien actualmente tiene a su cargo a sus nietos, aunque no posee la tutela oficial.

"Hoy fue mi hija, mañana no se sabe. Nunca pensé que me iba a pasar algo así. A mi hija no me la van a devolver, pero al menos sabré que se hizo justicia", concluyó Sandra.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});