La Región

San Jorge: proyecto para promover la agroecología y alejar las fumigaciones

Ingresó en el Concejo una iniciativa que busca opciones al problema de las aspersiones con agroquímicos cerca de la población

Lunes 03 de Diciembre de 2018

Hace días ingresó al Concejo de San Jorge una iniciativa que busca zanjar la problemática de las aspersiones de agroquímicos cerca de la población, a través de la creación de una zona de exclusión para el uso de pesticidas de 1.500 metros alrededor del ejido urbano donde deberán implementarse programas que promuevan producciones agroecológicas y orgánicas.

La iniciativa, cuya autoría pertenece a la abogada especialista en derecho ambiental María Eugenia Boccio, fue llevada al recinto por el edil del Frente para la Victoria, Matías Bracco. Se trata de un proyecto de ordenanza que tiene el aval de un nutrido grupo de vecinos sanjorgenses y la agrupación "Cultura Orgánica".

La norma que actualmente regula el uso y aplicación de agroquímicos en San Jorge, tiene una década y determina la prohibición de usarlos dentro del casco urbano y en un radio de 100 metros, contados desde donde finaliza la zona urbana, para pulverizaciones terrestres y de 500 metros para las aplicaciones aéreas. Además en esta ciudad del departamento San Martín rige un amparo ambiental que protege con 500 metros de exclusión para aspersiones terrestes a los barrios Urquiza y San Martín, tras un fallo de la Justicia en junio de 2009 conocido como "Fallo San Jorge" y que fuera la primera sentencia en el país que alejó las aspersiones de la zona urbana y que en un principio fue de 800 metros.

No obstante el resto de la ciudad sólo cuenta con 100 metros de protección y desde que se sancionara la norma en 2010, el ejido de San Jorge creció considerablemente, ampliándose las manzanas loteadas.

El proyecto ofrece una larga lista de considerandos entre los que se encuentra la mención de medidas cautelares en distintos puntos de la provincia en cuanto al alejamiento de las fumigaciones de las zonas pobladas. También resalta artículos de la Constitución nacional y provincial y a la ley general del ambiente en cuanto al derecho de los ciudadanos de gozar de "un ambiente sano, equilibrado, apto para el desarrollo humano y para que las actividades productivas satisfagan las necesidades presentes sin comprometer las de las generaciones futuras" (Artículo 41 CN).

Menciona además las advertencias realizadas por la Organización de las Naciones Unidas (ONU) en cuanto a prevenir el impacto por el uso de agrotóxicos y enumera documentación científica que acreditan que las derivas de la apliación de agroquímicos son incontrolables. También menciona un "estudio del Instituto Nacional de Técnología Agropecuaria que afirma que el uso de transgénicos no produce mayores rendimientos, advierte que la aplicación masiva de biocidas llevó a una situación de vulnerabilidad y reafirmó la necesidad de otro modelo agropecuario". A partir de allí se ofrece al modelo de agroecología como la opción a desarrollar de ahora en adelante.

El texto enumera además las investigaciones que relacionan los crecientes casos de cáncer y malformaciones, entre otras, que sufren las poblaciones expuestas a los agrotóxicos del modelo productivo que prevalece en las provincias de Santa Fe y Entre Ríos y fija que "como legisladores locales estamos compelidos e interpelados a accionar en forma urgente aplicando el principio de prevención".

El edil justicialista indicó: "No sólo es obligación de los legisladores locales accionar en forma efectiva para proteger la salud y vida de su población, más aún, no podemos ser indiferentes a que nuestros vecinos, familiares y amigos, y nosotros, sigamos sufriendo en carne propia los efectos contaminantes del modelo agro exportador".

Agroecología

El proyecto apunta a "fomentar y/o articular políticas, programas y acciones que impulsen el desarrollo de Sistemas de Producción Agroecológica y Agropecuaria Orgánica mediante la promoción y regulación de procesos de producción, distribución, industrialización casera y artesanal, comercialización y consumo de alimentos saludables, entendiendo estos, como aquellos logrados a partir de considerar en forma interrelacionadas las dimensiones de sustentabilidad ambiental, económica, social y cultural".

Además pretende que se estimule "la transición hacia la producción agroecológica y agropecuaria orgánica a nivel municipal no sólo en la zona donde el uso de agroquímicos está prohibido sino también por fuera de ella, comenzando así, un camino de transición hacia un nuevo modelo de agricultura".

El proyecto, que en palabras de Bracco "propone un cambio de paradigma", define como producción agroecológica al "conjunto de prácticas agropecuarias rurales y urbanas basadas en una agricultura de procesos y no de insumos y en el diseño, desarrollo y gestión de sistemas agrícolas sustentables y tecnologías apropiadas. Se respeta así la diversidad natural y social de los ecosistemas locales, la diversificación de cultivos y la revalorización de prácticas tradicionales, sin el uso de insumos de síntesis química o biológicos como los agroquímicos o los fertilizantes sintéticos, ni organismos genéticamente modificados (OGM), conocidos como transgénicos, en las distintas etapas del proceso de producción y que permitan una alimentación segura y saludable".

Y acotó así "se promueve la conservación del ambiente más allá de límites de cada unidad productiva, tendiendo a fijar sistemas y paisajes productivos biodiversos. Se incluye, por lo tanto en esa definición a la agricultura orgánica, biodinámica, permacultura, a la autoproducción familiar y comunitaria de productos e insumos agropecuarios —especialmente semillas— que favorezcan la inclusión social y las experiencias asociativas, el fortalecimiento de mercados locales y la soberanía alimentaria".

Zona de exclusión

Si bien, no es el punto más relevante del proyecto, el tema de la zona de exclusión para el uso de agrotóxicos también es importante teniendo en cuenta la discusión que al respecto hay a niveles provincial y nacional.

Este proyecto propone una "zona de protección, resguardo ambiental y producción agroecológica y/u orgánica conformada por un radio de 1.500 metros contados desde el límite urbano de San Jorge, franja en la cual no se podrá usar ningún tipo de producto agroquímico. Idéntica zona libre de uso de agroquímicos se fija como perimetral a todo centro de salud, educativo, recreativo o habitacional, y específicamente para las escuelas rurales, del distrito San Jorge. Además propone la prohibición de la aplicación aérea de cualquier tipo de producto fitosanitario, químico o biológico de uso agropecuario destinado a la fertilización o fumigación agrícola y/o forestal, en toda la jurisdicción.

Ciudades en problemas

Según consignó el edil sanjorgense, el tema de la cercanía de la aspersión de agroquímicos respecto de los espacios habitados preocupa a las autoridades municipales de las tres ciudades del departamento. "Esto se refleja en que la problemática se expuso con un amplio tratamiento en los encuentros hechos por el Foro de Concejales del Departamento San Martín".

Allí evalúan el tema para generar una norma que unifique criterios para Sastre, San Jorge y El Trébol.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});