La Región

Roban y producen daños en un centro de cuidados infantiles

Un espacio municipal de Casilda fue blanco ayer de un acto de vandalismo y robo tan repudiable como inexplicable.

Miércoles 12 de Junio de 2019

Un espacio municipal de Casilda fue blanco ayer de un acto de vandalismo y robo tan repudiable como inexplicable.

Se trata del Centro de Cuidados Infantiles (CCI) donde autores ignorados arrancaron los compresores externos de tres equipos de aire acondicionado y de los cuales solo sustrajeron uno y dejaron los dos restantes tirados en el piso.

El episodio generado en la institución también conocida como jardín maternal del barrio Nueva Roma, situada entre Pescio y Arenales, generó aún mayor indignación por la función social que cumple desde que fue inaugurada ya hace un tiempo.

Allí niños de entre cuarenta y cinco días y cuatro años reciben atención y contención mientras sus padres cumplen con las obligaciones laborales sabiendo que dejan a sus hijos en un lugar seguro que garantiza alimentación, higiene, salud, formación y estimulación acorde a cada edad.

Aunque lo sucedido no impidió el desarrollo de las actividades provocó desazón, malestar y cierta impotencia, especialmente en docentes y directivos que se enteraron de lo acontecido cuando fueron a trabajar y advirtieron que había policías trabajando en el lugar al ser alertados por el llamado de un vecino de la zona.

"Cuando llegó el personal del CCI ya estaba la policía", contó ayer a La Capital la secretaria de Salud y Desarrollo Social del gobierno casildense, Marisel Rosetti, quien lamentó lo ocurrido y descartó la posibilidad de que esté vinculado a cuestiones de tipo político.

"Todo indica que la finalidad fue el robo aunque solo se hayan llevado uno de los tres equipos que sacaron", dijo la funcionaria. Y en esa línea dedujo que "probablemente no pudieron llevarse todo porque son aparatos pesados o, tal vez, intuyeron que la policía estaba cerca y se fueron luego de provocar este acto que duele porque afecta a un espacio que fue creado para solucionar una demanda social".

Aunque es materia de investigación se supone que los daños no fueron aun mayores porque el edificio cuenta con rejas, sistemas de alarmas y otras medidas de seguridad que impidieron o desalentaron que los malvivientes ingresaran al lugar para seguir haciendo de las suyas.

En las tareas periciales fueron halladas marchas de sangre que pertenecerían a uno de los ladrones que arremetió contra el equipamiento que estaba instalado para el acondicionamiento de aire frío caló en distintos ambientes del CIC.

"Estamos esperando al técnico para ver si se puede reparar al menos uno de equipos que quedaron en el piso", indicaron desde la institución municipal que además de verse sacudida por el vandalismo y el robo ahora debe afrontar erogaciones no previstas para hacer frente a las pérdidas ocasionadas.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario