La Región

Roban dinero, cheques y herramientas del cementerio de Granadero Baigorria

Fue un golpe muy certero. Hicieron un boquete en una pared que da al baño de la administración, y accedieron a la caja fuerte

Jueves 09 de Septiembre de 2021

El cementerio El Redentor de Granadero Baigorria volvió a ser escenario de un robo, aunque esta vez no se trató sólo de vandalismo ni sustracción de placas de bronce o de arte funerario, sino que los delincuentes ingresaron a la administración y se llevaron dinero, cheques y herramientas. Se estima que trabajaron con gran conocimiento de las instalaciones y del lugar propicio por el que debían ingresar.

Ocurrió en la madrugada de este jueves. Los ladrones hicieron un boquete en una pared que da al baño de la administración de la necrópolis, accedieron desde allí a las oficinas, fueron directo a la caja fuerte y se llevaron unos 230 mil pesos, cheques y herramientas.

Patricia Leguizamón, administradora del cementerio, explicó a la prensa que el personal de maestranza llegó pasadas las 6 de la mañana y se encontró con el orificio, que daba directamente a la zona de sanitarios. La funcionaria afirmó que no se llevaron computadoras, pero sí dinero, cheques, placas de bronce y herramientas. Entre estas últimas figura una motisierra y una sopladora que estaban a resguardo en la oficina de la encargada.

Todo hace suponer que los ladrones conocían muy bien las instalaciones, y supieron claramente por dónde tenían que entrar y a dónde dirigirse.

Personal del municipio trabajaba este jueves arduamente para tapar el boquete que hicieron los desconocidos. Se investiga si los ladrones ingresaron saltando los tapiales o permanecieron escondidos hasta que cerrara el camposanto, que es enorme y lleno de recovecos. Pero se sabe que es relativamente fácil para una persona ágil sortear las barreras que lo separan del exterior.

La denuncia fue formulada a las 7 de la mañana luego de que una mujer encargada de la limpieza le dijo al capataz que al ingresar, a las 6, observó desorden y la sustracción de la caja fuerte. A las 7, el capataz se lo informó a la encargada del cementerio. Luego de la denuncia, el lugar quedó bajo custodia.

La administración está a un costado del ingreso principal a la parte vieja de la metrópolis (la original, ya que con el crecimiento, se habilitó un nuevo espacio justo enfrente), más al oeste y cerca del límite con las vías del ferrocarril. En una visita habitual, quien ingresa al predio lo hace directamente por una calle principal donde están los panteones de las familias más tradicionales. Las oficinas no están a la vista.

Otras veces

Los robos y los actos de vandalismo en el cementerio, ubicado en calle Orsetti al 1300, no son nuevos, pero no habían sido tan precisos ni se habían llevado el dinero de la caja fuerte.

Sin ir más lejos, la tarde del lunes 16 de agosto de este año dos sujetos fueron detenidos mientras intentaban robar en el inmenso solar.

En esa ocasión, el personal de vigilancia del Redentor denunció la sustracción de varios elementos del predio. A las 16 de ese día los agentes policiales llegaron al lugar y luego de una ronda capturaron a los dos delincuentes identificados como Emanuel M. de 22 años y Víctor P. de 27, ambos residentes en Rosario.

En esa ocasión, los delincuentes fueron capturados, pero el Redentor, como tantos otros cementerios, es objeto de un robo hormiga de placas de bronce, objetos funerarios y otras cosas de valor, y no tanto. Tiempo atrás, en otra necrópolis, la de San Lorenzo, una mujer denunció que le habían robado unos muñecos de la tumba de su hijo, que tenían un gran valor sentimental. En esa oportunidad, los objetos fueron recuperados.

El cementerio Redentor de Granadero Baigorria es, si no el más, uno de los más grandes de la región, al menos del cordón industrial y portuario que se extiende al norte de Rosario.

Esto tiene más de una explicación. Esta necrópolis, que fue habilitada en el siglo XIX por Lisandro Paganini pero recién pasó a manos de la comuna en el XX, fue el destino final de muchísimas personas afectadas por el cólera durante los mil ochocientos. Se calcula que 420 personas murieron como resultado de esta epidemia en Rosario a mediados del siglo XIX, una cifra más que considerable para una ciudad que entonces contaba con 20 mil habitantes. Después fue peor, entre 1886 y 1887, los muertos en Rosario por cólera ascendieron a 1.156.

Tan así es que ni siquiera hay un registro oficial de cuántos cuerpos descansan en sus tumbas y nichos, y en el siglo XX debió habilitarse un solar del otro lado de calle Orsetti, para seguir ampliando la capacidad.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario