La Región

Retomaron la búsqueda de desaparecidos en un campo militar cerca de Laguna Paiva

En 2010 fueron hallados en una fosa común ocho cuerpos de víctimas de la dictadura. Según testimonios, podría haber varias decenas más.

Domingo 28 de Enero de 2018

El Equipo Argentino de Antropología Forense (Eaaf) comenzó excavaciones en busca de restos de desaparecidos durante la última dictadura en el llamado Campo Militar San Pedro, un predio perteneciente al Ejército cercano a la localidad de Laguna Paiva, en donde en 2010 ya fueron hallados ocho cuerpos, de los cuales seis fueron identificados. La nueva búsqueda fue ordenada por el juez federal de Santa Fe Francisco Miño, a pedido del fiscal Martín Suárez Faisal y los querellantes en la causa, a partir del testimonio de peones rurales que se desempeñaban en el lugar en los años de plomo, quienes dieron cuenta no sólo de enterramientos clandestinos sino también de fusilamientos en el lugar.

En el año 2010, a partir del testimonio del represor condenado Eduardo Tucu Costanzo se realizaron excavaciones en el lugar que permitió el hallazgo de ocho cuerpos, de los cuales fueron identificados seis: María Esther Ravelo, María Isabel Salinas de Bosso, Carlos Bosso, Gustavo Pon, Oscar Wilkelman y Miguel Angel D'Andrea. Todos eran jóvenes militantes desaparecidos desde su secuestro en Rosario a mediados de 1977. Aún falta identificar los cuerpos de un hombre y de una mujer.

El Campo Militar San Pedro está en las afueras de la localidad de Campo Andino, unos 50 kilómetros al norte de la ciudad de Santa Fe, pero la referencia más directa es Laguna Paiva, de la que está a 12 kilómetros. El lugar fue señalizado como "Sitio de Memoria" el 15 de septiembre de 2012 por la Secretaría de Derechos Humanos de la Nación. El lugar ya había sido denunciado en 1984, y la comisión Conadep había tomado conocimiento, por comentarios de vecinos y baqueanos de la zona, que en el predio del Ejército se habían realizado inhumaciones en una fosa común.

Hugo Kofman, integrante del Foro contra la Impunidad y por la Justicia, y autor del libro de investigación "Mirar la tierra hasta encontrarte", explicó que "esto fue un reclamo o una propuesta que venimos haciendo hace varios años. Desde que se hallaron restos en 2010 de ocho militantes que estaban desaparecidos, había testimonios muy fuertes y creíbles de que había restos de otros compañeros que no habían sido hallados".

Testimonios

Kofman recordó que "el represor Costanzo aseguraba que al menos habían sido traídas 29 personas al Campo San Pedro y ademas otros testimonios de otras personas que fueron peones rurales en la época de la dictadura que dieron cuenta de que los militares llevaban incluso personas vivas al campo y las asesinaban y enterraban ahí".

Las dificultades para las tareas de búsqueda son las dimensiones del predio: son 2.000 hectáreas de un campo que el Ejército utilizaba para ejercicios militares, principalmente de artillería. El dato destacado es que es el único predio castrense en el cual fueron hallados cuerpos de desaparecidos.

Según los testimonios de los viejos puesteros, los investigadores trabajarán en dos sectores posibles. "Ahora se está trabajando en una zona de monte haciendo lo que llaman perforaciones exploratorias. Buscan lo que denominan «rasgos», que es donde encuentran hundimientos del terreno y hacen perforaciones exploratorias", explicó Kofman.

Según los forenses, el terreno tiene distintas capas de tierra, arriba una franja negra y más abajo otra más arcillosa. Cuando el terreno no se tocó nunca, esas capas están bien separadas, mientras que si ha sido removido para hacer excavaciones, al volver a tapar, la tierra está mezclada y esa diferencia es notada por los expertos. A través de esta técnica fue encontrada la primera fosa en el año 2010.

Las tareas comenzaron con los llamados "paleros", que realizan excavaciones minuciosas, pero también está previsto que en zonas más amplias se trabaje con retroexcavadoras.

Por el momento, se prevé que las tareas se extiendan a lo largo de unos dos meses pero, en caso de encontrarse indicios, se prolongarán.

"Sabemos que hay restos, el tema es hallarlos. Hay muchas familias que están esperando encontrarlos, restos de su desaparecido para poder llevarles una flor a un lugar digno, que es lo menos que se puede reclamar después de tantos años", enfatizó Kofman.

De La Calamita al campo

También se pudo establecer que las seis víctimas identificadas habían estado detenidas en el centro clandestino La Calamita, en Granadero Baigorria, el cual operaba bajo el mando del Destacamento de Inteligencia 121, el cual integraba Costanzo como personal civil (PCI), quien fue aportante de información certera.

Costanzo había apuntado que los cadáveres o los prisioneros vivos habían sido entregados al coronel Juan Orlando Rolón, oficial superior del Ejército, quien fue jefe del Area Militar 212 de Santa Fe, a cargo del Comando de Operaciones Tácticas hasta 1978. El militar falleció impune a los 84 años, en 2009, mientras cumplía prisión domiciliaria y estaba procesado por delitos de lesa humanidad. El Campo San Pedro estaba bajo la jurisdicción de Rolón.

Un factor muy importante para la reanudación de las excavaciones es el aporte de la Secretaría de Derechos Humanos de la provincia. Después de los hallazgos de 2010, la búsqueda en el lugar se interrumpió principalmente por razones presupuestarias. Ahora se reanudan por el reclamo sostenido de los querellantes, el aporte de nuevos testimonios y el apoyo material del Ejecutivo santafesino.

En ese sentido, el subsecretario de Derechos Humanos para el Centro-Norte provincial, Publio Molina, señaló a La Capital que "retomamos las excavaciones con nuevos testigos en la causa, la Fiscalía convocó al Eaaf y nosotros a través de la provincia aportamos el dinero para solventar los gastos".

El funcionario confirmó que "aprovechamos la intervención para hacer todo lo que estaba pendiente, será un trabajo de casi dos meses y en caso de que se encuentren restos será más largo".

Añadió que "algunos testigos hablaron del traslado de 27 compañeros, y como los que se encontraron son de un grupo de Rosario, se cree que podrían estar los otros también".

Además, señaló que "el campo sigue en manos del Ejército, que el año pasado pidió usarlo nuevamente como área de maniobras, pero desde el gobierno provincial nos opusimos y el Juzgado federal también", a la vez que adelantó que "pensamos en expropiar parte del predio, donde se hicieron las primeras excavaciones para constituirlo con sitio de memoria".

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario