La Región

Refuerzan las tareas de patrullaje en Casilda tras una ola de hechos violentos

La semana pasada se sucedieron una serie de delitos con un fuerte componente de agresividad, desconocido anteriormente.

Jueves 12 de Septiembre de 2019

Los violentos delitos registrados en los últimos días en Casilda y que conmovieron a la comunidad derivaron en la instrumentación de medidas tendientes a mejorar la seguridad poniendo el acento en la prevención. Desde el fin de semana pasado, se sumó a las tareas de patrullaje la Policía de Acción Táctica (PAT) para recorrer y vigilar los barrios y especialmente las zonas más conflictivas de esta ciudad cabera del departamento caseros que se vio sacudida y sorprendida recientemente por una escalada de episodios graves.

Si bien Casilda no está ajena a la problemática de la inseguridad, el dato preocupante es que la mayoría los ilícitos que se venían perpetrando no revistieron el componente de violencia que tuvieron los sucesos de la semana pasada.

Aunque se trata de hechos infrecuentes aún los casildenses siguen impactados por el caso de femicidio que tuvo como víctima a una remisera y cuyo presunto autor está detenido y un violento robo a un jubilado que fue despojado de dinero y golpeado por delincuentes.

Las autoridades municipales no sólo tomaron nota de la situación, sino que se reunieron con funcionarios policiales para la puesta en marcha de acciones que, todo indica, están dando buenos resultados aunque las evaluaciones al respecto se realizarán en hoy y mañana.

En busca de estrategias

Así lo indicó ayer a este diario el secretario municipal de Prevención y Seguridad Ciudadana, Federico Censi, tras sostener que "si bien es cierto que reforzar el patrullaje ayuda a desalentar el delito, no es la solución de fondo".

Y en esa línea indicó que en el tema de la seguridad "no hay recetas mágicas" para luego sostener que es necesario apuntar a "políticas públicas municipales, provinciales y nacionales para lograr mejoras".

Aunque se reúnen periódicamente los últimos acontecimientos apuraron el encuentro. Entre representantes del gobierno local y de la policía de la Regional Caseros con asiento en Casilda.

En ese marco se coincidió en la necesidad de reforzar las tareas de vigilancia en las calles con la presencia de más policías, lo que a las pocas horas prospero con el visto bueno del Ministerio de Seguridad provincial, Maximiliano Pullaro.

El propio intendente casildense, Juan José Sarasola, se comunicó con el titular del área de Seguridad para plantearle el pedido, que "fue escuchado y rápidamente resuelto", aseguraron.

Censi recordó además que el mandatario local fue el que pidió esta urgente reunión con la cúpula policial ante "la preocupación del municipio por "los últimos hechos" delictivos acaecidos en la localidad.

Asimismo, dijo que "si bien la seguridad no depende del municipio sino de la policía de la provincia, es un tema muy sensible de que nos ocupamos y por eso realizamos reuniones semanales con autoridades policiales además de aportar herramientas como el sistema de monitoreo o la Guardia Urbana Municipal (GUM) que colabora para desalentar el delito. Con la policía —concluyó— tenemos contacto permanente y además de informarnos sobre las tareas de prevención que lleva adelante, también coordinamos acciones para seguir trabajando juntos".

Atemorizaba a Sanford

La intranquilidad invadió en los últimos días a la pequeña localidad de Sanford, distante a 15 kilómetros de Casilda, al punto que los vecinos se movilizaron en busca de soluciones a raíz de una serie de hechos protagonizados por un joven que fue detenido y seguirá preso al dictarse ayer su prisión preventiva por 45 días aunque Fiscalía pretendía un plazo mayor.

Así lo resolvió la jueza Mariel Minetti en el marco de una audiencia donde además el muchacho de 22 años e identificado como G. V., fue imputado por delitos que se le achacan haber cometido al regresar al pueblo sin autorización judicial ya que había fijado domicilio en Casilda para cumplir una probation acordada sus víctimas como sustitución de juicio a prueba.

Su accionar alteró la seguridad de los sanforenses aunque solo fue denunciado por violación de domicilio, lesiones, hurto de un caballo, y amenazas con uso de arma de fuego cuyo hecho se produjo el último domingo pero recién fue puesto en conocimiento del Ministerio Público de la Acusación (MPA) el lunes de esta semana, lo que motivó un allanamiento que culminó con la aprehensión del acusado.

Aunque no lo exime de responsabilidad, el joven tendría una fuerte adicción a los estupefacientes, una problemática que, si bien no fue ni siquiera mencionada en la audiencia, influiría en su atemorizante comportamiento, que puso en vilo a la comunidad y desembocó en una suerte convocatoria pública, un llamado que reunió en el club del pueblo a decenas de vecinos, quienes plantearon su preocupación a las autoridades policiales y políticas para que tomen cartas en el asunto.

"Ya estuvo preso, pero cuando sale, vuelve hacer de las suyas. Y si no se toman medidas que impliquen algún tipo de tratamiento para él, lamentablemente esta historia puede terminar mal", advirtió uno de los tantos vecinos que se mostraron alarmados por la situación.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario