La Región

Proponen audiencias públicas para situaciones como las cavas de Clarke

Además del rechazo de vecinos se han sumado las voces en contra de otras localidades.

Miércoles 10 de Octubre de 2018

La instalación de cavas de la empresa Sergen para el depósito y reciclado de residuos industriales en jurisdicción de la localidad de Carrizales (Clarke) sigue inmersa en la polémica. Es que además del rechazo de vecinos de esa localidad del departamento Iriondo, se han sumado las voces en contra de otras localidades como Díaz, Monje y Maciel que están aguas abajo del arroyo Carrizales, entrando en el departamento San Jerónimo. La alarma es porque las cavas se ubican a la vera de ese curso de agua y de la ruta provincial 10. En medio de esta fuerte polémica, el senador provincial por el departamento San Jerónimo, Danilo Capitani, presentó en la Cámara alta un proyecto de ley para que tanto este caso, como otros proyectos similares que ocurran en la provincia deban pasar por el filtro de una audiencia pública.

El proyecto avanza en la disposición final de los residuos considerados no peligrosos en el ámbito de la provincia de Santa Fe y su necesidad de mayores controles. El texto define como "residuos no peligrosos industriales" a aquellos generados en procesos industriales y cuyo "destino natural deberá ser su eliminación, valorización o utilización en otros procesos".

La iniciativa establece que los generadores de esos residuos "deberán proceder a la gestión de los mismos, a través del Plan de Gestión Ambiental contenido en el Informe Ambiental de Cumplimiento de la empresa". Se indica además que "el Ministerio de Medio Ambiente será la autoridad de aplicación", y a su vez faculta a entes como consorcios regionales, comités de cuenca o de características similares, que sean avalados por ordenanza de los municipios y comunas a las que representen, a actuar como sujetos de control del cumplimiento de esta normativa.

Además la norma prevé la realización de una "Audiencia Pública Obligatoria con carácter previo a la autorización de proyectos de disposición final de este tipo de residuos que, por su magnitud y significación, tengan trascendencia permanente y general para la población".

El proyecto le daría un cariz formal al mecanismo de las audiencias públicas, algo que de manera informal se ha realizado por el conflicto en Clarke, pero que no han dejado conformes a los críticos de las cavas. La crispación va en alza y ejemplo de ello es que la semana pasada una movilización llegó a las puertas de la comuna de Clarke, pero mientras los vecinos esperaban por la salida del presidente Osvaldo Rezzónico, hubo discusiones, golpes y una mujer debió ser trasladada con una herida en su cabeza. Los agredidos acusaron a una patota presuntamente integrada por empleados de la comuna que "apretaron a los manifestantes para que se retiren del lugar".

cavas. Los vecinos temen que los residuos contaminen cursos de agua.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario