La Región

Pese a las alertas no cesan los casos de secuestros virtuales

Sólo en la Fiscalía de Melincué se sustancian más de 10 casos. En muchas localidades hubo casos similares de estafas telefónicas.

Miércoles 15 de Agosto de 2018

A pesar de las alertas y fuertes campañas de difusión que se pusieron en marcha en el sur santafesino para prevenir ser víctima de secuestros virtuales o intentos de estafas telefónicas siguen sucediendo estos episodios ilícitos que atemorizan a la población.

A los casos registrados recientemente en Melincué donde, como dio cuenta La Capital, dos ancianos —una mujer y un hombre— fueron estafados al entregar una importante suma de dinero exigida por delincuentes que les hicieron creer que tenía privado de su libertad a sus hijos, se sumó ahora un episodio similar en la localidad de Villada.

Un hombre también de avanzada edad, que reside en esa localidad del departamento Caseros, cayó en las garras de inescrupulosos que lo intimidaron telefónicamente exigiéndole que deje dinero en la calle para salvar la vida de uno de sus hijos que le aseguraron tener secuestrado, aunque no era cierto.

Desesperado por la situación el anciano echó manos a los ahorros de toda su vida y cayó en la trampa que los delincuentes le hicieron. Así, los malhechores lograron su objetivo de quedarse con dinero fácil. La cifra estafada no trascendió.

En ese contexto, según trascendió, le advirtieron que no haga la denuncia porque "se podía encontrar con alguna bala perdida" aunque igual relato lo sucedido en la comisaría local. Y allí tomó conocimiento que otros vecinos del pueblo habían recibidos llamados extorsivos, aunque los malhechores no pudieron lograr su cometido.

En otras localidades

Situaciones casi calcadas también se registraron en Firmat, Alcorta, Elortondo y, la semana pasada, en Cañada de Ucle.

Allí uno de los sucesos tomó estado público a través de las redes sociales por medio de una mujer al contar que su madre vivió una angustiante experiencia cuando atendió un llamado telefónico poco después de las tres de la madrugada del jueves pasado y del otro lado una persona intentó engañarla, sin éxito, simulando ser una hija suya que, mientras lloraba, le decía que entregase un rescate de 30 mil dólares para evitar que la maten a ella y su familia. Al descubrir la treta puso en conocimiento a la policía que ya había recepcionado otras denuncias del mismo tenor.

Claro que los casos que generan mayor alarma fueron los que se concretaron en Melincué y Villada aunque también están siendo investigados por la Justicia varios intentos de estafa que, afortunadamente, no tuvieron el resultado buscado por los delincuentes.

Solamente en la Fiscalía de Melincué, a cargo del doctor Matías Merlo, se sustancian más de una decena de causas vinculadas a esta modalidad delictiva.

Fuentes de la investigación consultadas ayer por La Capital aseguraron que los episodios reportados tienen como denominador la misma mecánica que "se va repitiendo por distintas localidades en diferentes días".

Aunque sin brindar mayores datos además indicaron que "ya se tomaron una serie de medidas y se está avanzando" para intentar esclarecer la seguidilla de casos de secuestros virtuales que desde hace un tiempo tienen a maltraer a una vasta región de los departamentos Caseros y General López.

Los llamados telefónicos casi siempre se producen en horas de la madrugada, aduciendo al secuestro de un familiar para pedir dinero como rescate.

Qué hacer

Las autoridades resaltan la importancia de estar informado para saber qué hacer y no caer en la trampa. Se recomienda no entrar en pánico y cortar inmediatamente la llamada para luego comunicarse con el 911 además de intentar ponerse en contacto con el ser querido (que supuestamente secuestraron) para verificar que esté bien.

La denuncia siempre es vital aun cuando se haya evitado el engaño ya que posibilita investigar y prevenir que avance esta modalidad delictiva, para la cual también se sugiere como forma de desalentarla no dar nombres ni aportar información sobre el grupo familiar ya que generalmente los delincuentes aseguran tener capturado a un familiar sin precisar la identidad.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario