La Región

Pedirán prisión perpetua para el acusado por el crimen de Rosalía Jara

Es el único sospechoso y tenía una relación sentimental con la víctima. El fiscal cree que la mató para ocultar la paternidad de su hija.

Martes 02 de Julio de 2019

Ayer se cumplieron dos años del femicidio de Rosalía Jara, la joven de 19 años que fue vista por última vez en una garita a la vera de la ruta en la localidad de Fortín Olmos un 1 de julio por la noche. Estuvo más de un año y un mes desaparecida, tiempo en que su pueblo y mujeres de toda la provincia levantaron carteles con su cara con la pregunta "¿Dónde está Rosalía Jara?". Sus restos fueron encontrados el 26 de agosto de 2018 en un campo de Vera.

El único detenido e imputado por el hecho es Juan Valdéz, quien está en prisión preventiva hace casi dos años, primero por retención y ocultamiento de persona y luego por femicidio. El hombre, de 38 años, casado, es profesor de educación física y es con quien Rosalía tenía una relación sentimental. En el transcurso de la investigación se comprobó que era el padre de la hija de la joven. Hasta el día de hoy, Valdéz nunca declaró.

Hasta el viernes, el juez de la causa era Gustavo Gon. En la audiencia que se celebró ese día donde la querella buscaba extender la prisión preventiva de Valdéz, la defensa presentó un video donde se lo veía a Gon en una marcha en pedido de justicia de hace un año donde le aseguraba a la familia Jara que Valdéz no saldría de prisión hasta que comience el juicio oral, entre otras manifestaciones. Por este motivo, Gon se apartó y en su lugar salió sorteado el juez Santiago Banegas.

El abogado de la familia Jara, Aníbal Zupel, dijo a UNO Santa Fe que hoy por la mañana se realizará una audiencia donde la querella pedirá una prórroga de prisión preventiva para Valdéz. "Estamos a la espera del comienzo del juicio oral. Las evidencias que tenemos hasta el momento, que luego se van a convertir en prueba en el debate, son más que suficientes para llegar a una condena. Pediremos reclusión perpetua", describió Zupel.

También hoy desde las 9 realizarán una movilización frente a los Tribunales de Vera para pedir justicia, que comience el juicio y que restituyan los restos de Rosalía al cementerio de Fortín Olmos. El año pasado se hizo el velatorio y el entierro, sin embargo al tiempo los investigadores consideraron necesario volver a estudiar los huesos por lo que se los llevaron a Rosario donde todavía están. El tío de Rosalía, Rubén Jara dijo que "ya fue hace mucho, queremos que vuelva lo más pronto posible. Ponen trabas, siempre pasa algo y es una lucha en la que continuamente tenemos que estar".

Finalmente, sobre la marcha, apuntó que "pediremos justicia para que la causa siga y se eleve a juicio lo más pronto posible. Invitamos a todos los que quieran participar. A quienes trabajan violencia de género, porque no queremos que haya más una Rosalía Jara en nuestro departamento ni en nuestro pueblo".

Respecto al móvil que presumiblemente llevó a Valdéz a asesinar a Rosalía, Zupel reiteró la teoría que sostuvieron desde el primer momento. "Ella le pedía la paternidad de Alma y para evitar admitir esta situación la asesinó". Para el abogado de Valdéz, Jorge Bedouret, su defendido es inocente y dijo que no habló porque ya lo hizo cuando comenzó la investigación. El letrado reivindica su propia hipótesis. Para él, la justicia debería investigar a Anacleto Aranda, quien estaba en pareja con Rosalía y quien le había exigido un ADN para corroborar la paternidad de la hija, situación que se iba a dilucidar el 3 de Julio, dos días después de la desaparición de Rosalía. Bedouret afirmó que la justicia no investigó esa pista y agregó que Aranda aparece en el registro de las últimas llamadas que mantuvo Rosalía en su teléfono celular.

"Nunca se investigó a un tal Aranda, su pareja y quien tuvo públicamente situaciones de violencia, con armas inclusive, y nunca fue objeto de investigación", sostuvo Bedouret.

La noche del 1 de julio de 2017, Rosalía, recibió una llamada telefónica mientras se encontraba en un bar del lugar. Desde allí se dirigió a "la garita" y a partir de ese momento no se supo más de ella. A pesar de que la familia inmediatamente denunció la desaparición, las autoridades del lugar iniciaron su búsqueda una semana más tarde, otorgándo un tiempo precioso para borrar pruebas.

El dolor y la bronca de familiares y amigos conmovió a toda la comunidad que se organizó para reclamar por su aparición con vida. Recién a los 20 días fue detenido Valdés, el docente que admitió después tener una relación sentimental con Rosalía.

Muchas son las hipótesis que circularon: que fue entregada a las redes de trata; que fue un femicidio porque Valdez sería el padre de la niña y Rosalía lo presionaba para que reconociera su paternidad; que se le practicó un aborto no consentido y murió en esa intervención o que su desaparición se vinculaba a cuestiones de narcotráfico.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario