La Región

Partieron de Arroyo Seco y recorrerán varios países hasta llegar a Colombia

Son tres ciclistas que se propusieron unir parte de Latinoamérica en un viaje que cubrirá 10 mil kilómetros y demandará unos 14 meses

Lunes 26 de Abril de 2021

Dos jóvenes de Arroyo Seco recorrerán Latinoamérica en bicicleta. Esta semana dejaron suelo santafesino para buscar a una compañera cordobesa y emprender el rumbo hacia Bolivia, Brasil, Perú, Ecuador y Colombia. Son amigos, jóvenes, entusiastas y comparten un mismo objetivo que los unió para transitar el viaje de sus vidas. Aunque el sentido de la cruzada es justamente disfrutar de cada tramo del recorrido, Gisel Coletta (29) y Jorge Cuello, (31) anhelan llegar a Colombia en sus bicicletas preparadas para el viaje que comenzó el 14 de abril en Arroyo Seco, su ciudad de origen.

Con muy buen ánimo, dejaron esta semana la provincia y a su paso recalaron en Sastre, donde dialogaron con La Capital durante el descanso en las instalaciones que les cedió el Club Atlético Unión. Durante el primer tramo del viaje, en Carlos Paz, se unirá, Giuliana Genta (28), la tercera integrante del equipo y juntos se lanzarán a la gran aventura que los llevará hacia las rutas de Bolivia, Perú, Ecuador, Colombia y Brasil. “Aunque quizás, y de acuerdo a cómo estén las condiciones respecto a la pandemia, emprendamos desde allí otra etapa con destino a México, antes de comenzar el retorno y también en bicicleta”, contó Gisel y detalló que “hasta ahora cada uno viajó por su lado. Ahora, con esta expedición, aunamos las dos pasiones: viajar y andar en bicicleta”.

“Mi idea era ir a Perú en colectivo o en avión, no en bicicleta. Pero me enteré a través de las redes del viaje que planificaron las chicas y me sumé”, contó Jorge, quien por cuestiones que impone semejante desafío, estuvo a punto de suspender la aventura antes de la partida.

En relación a la planificación, que comenzó hace más de un año, “tuvimos en cuenta la ruta, las postas para conectar localidades de acuerdo a las distancias, los vientos y la dificultad del camino, pero la verdad es que esto se construye día a día. Por suerte se va dando todo. Lo llamo ‘magia’ porque cada pieza encaja”, contó Gisel.

>>>Leer más: Día Mundial de la Bicicleta: infraestructura y seguridad, entre los desafíos pendientes

“No es lo mismo 100 kilómetros en llano que 60 en subida y por esa razón planificamos, las postas, el entrenamiento y la nutrición para cada etapa del viaje”, explicó y sostuvo que “hay mucho desgaste energético arriba de la bicicleta en la que diariamente pasamos un promedio de seis horas y recorremos entre 40 y 60 kilómetros”, explicó.

“También tuvimos que aprender de mecánica y acopiar los repuestos elementales que podrían ser necesarios durante el camino”, aportó Jorge y señaló entre risas: “Ya tuvimos algunos problemitas. Entre Las Rosas y Los Cardos se pinchó cuatro veces una rueda de la bicicleta de Gisel”.

Por las rutas cordobesas

La pareja de ciclistas partió de Arroyo Seco el 14 de abril en un marco de alegría en el que amigos, vecinos y periodistas locales los acompañaron en el trayecto inicial. La primera parada fue en Zavalla y luego sucedieron distintas ciudades sobre el trazado de la ruta nacional 178, luego la provincial 13 y de allí, por la 20 hasta San Francisco. Después, la 19 en dirección a Córdoba y ayer cubrían el tramo final entre La Francia y Arroyito.

“Elegimos rutas pero durante el desarrollo inicial optamos por los caminos de tierra. Los disfrutamos muchísimo, conocimos mucha gente, nos divertimos, viajamos con una vibra distinta a cuando lo hacemos por rutas, donde el viaje está más pendientes de otros vehículos”, evaluó Gisel y precisó que esa fue otras de las tareas antes de emprender la marcha: “Nos educamos respecto a nuestro rol en el tránsito, cuáles son nuestras obligaciones, nos equipamos con todos los elementos de seguridad y viajamos con mucha precaución”.

Por su parte, Jorge dio detalles del resto del recorrido tras arribar a Carlos Paz y sumar a la tercera excursionista. “Recorreremos el norte argentino y si las condiciones lo permiten, siempre teniendo en cuenta lo que impone la pandemia, cruzaremos por La Quiaca hacia Bolivia, luego a Perú, Ecuador y Colombia. Pensamos llegar a Cartagena, al norte del país”, adelantó y estimó que tardarán unos 14 meses en cubrir los 10 mil kilómetros que piensan recorrer.

Tenemos programado visitar comunidades y aldeas y hacer intercambios culturales para enriquecernos durante el camino”, contó Jorge y para ello se apoyan en la calidez de quienes encuentran en cada punto. “La gente de cada lugar nos recibe muy bien, en oportunidades saben por las redes sociales de nuestro paso y se brindan por completo. Es bueno para nosotros y también para ellos. Además, nos apuntalamos en los clubes de ciclistas y deportivos y a través de las redes Couchsurfing y Warmshowers para alojarnos”, explicó Gisel.

Los viajeros, a quienes conocidos, amigos, familiares y seguidores internautas tratan de “locos”, se sustentan a través de la fabricación y venta de artesanías como encuadernaciones, macramé, imanes, llaveros y calcomanías. También hacen voluntariados y trabajos eventuales. Reciben ánimo y recomendaciones a través de las redes sociales en la que reflejan las etapas del viaje: A mi Maneera y Jorgito Cuello (Facebook), a.mi.maneera y jorgitocuello (Instagram) y a través de la aplicación para deportistas Strava.

Previo al cierre de la entrevista, con una inmensa sonrisa y reiteradas expresiones de agradecimiento, Gisel habló por ambos y definió el espíritu del desafío: “Más allá de los atractivos que presentan los lugares conocidos, hay muchos otros que seguramente nos quedarán grabados por la gente que conoceremos. Estamos seguros de que los lugares son las personas”.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejá tu comentario