La Región

Obreros de Dasa se encadenaron para reclamar salarios adeudados

También hubo cortes intermitentes sobre la ruta 93 en Firmat, y recibieron el apoyo de la UOM. Ya llevan 47 días de conflicto por no cobrar.

Jueves 06 de Septiembre de 2018

Los trabajados de Dasa visibilizaron ayer su estado de desesperación con una drástica medida de fuerza para exigir el pago de las remuneraciones atrasadas que demandan sin éxito desde hace 47 días: ante la falta de respuestas, se encadenaron en las puertas de ingreso de la metalúrgica Rega, vinculada a la familia que es propietaria del establecimiento en conflicto y pretende cerrarlo, pagando sólo la mitad de las indemnizaciones.


La acción con la que endurecieron el plan de lucha iniciado tampoco surtió efecto, aunque los 14 operarios de Dasa, lejos de sorprenderse por la "indiferencia" de la patronal, intuían lo que sucedió y aseguran que no bajarán los brazos "hasta lograr una repuesta".

Si bien impidieron el ingreso a las instalaciones de la empresa donde se encadenaron, no sólo recibieron la solidaridad de los trabajadores de Rega, sino que acompañaron la protesta al estar también padeciendo problemas vinculados a su realidad laboral, aunque no están de paro.

Los huelguistas llevaron adelante además cortes del tránsito en forma intermitente sobre la Ruta provincial Nº 93 para fortalecer aún más su reclamo que contó con un fuerte apoyo de la seccional local de la Unión Obrera Metalúrgica.

"Es una vergüenza lo que están haciendo con nosotros; parece que no tienen sentimientos", dijo el delegado gremial, Cristian Romero, para luego resaltar que "vamos a seguir luchando y si nos quieren echar que paguen lo que corresponda así al menos volvemos con un mago a nuestras casas".

El abogado de la UOM, Pablo Cerra, dijo que "los trabajadores y sus familias están pasando hambre y vinieron aquí porque la situación es caótica y no da para más". Y tras apelar a la solidaridad y sensibilidad de la población instó a la empresa a cancelar lo adeudado, suma promedio por trabajador que ya ronda los 100 mil pesos. El letrado alió al cruce de declaraciones formuladas por la propietaria de la firma, Fabiana Galante, quien ató el pago a la posibilidad de subastar unas maquinarias. "Los trabajadores no pueden esperar más para cobrar lo que por derecho les corresponde", refutó Cerra, y le achacó a la empresaria "estar hablando de indemnizaciones, cuando nosotros defendemos las fuentes de trabajo y reclamando el pago de las remuneraciones atrasadas además de los aporte que descontó a los trabajadores en concepto de obra social y no depositó. Por eso seguramente radicaremos una denuncia penal", advirtió.

A su juicio, "lo que debe hacer la empresa para terminar con el conflicto es pagar los salarios adeudados y no seguir insistiendo con el cierre de la planta, pretendiendo pagar la mitad de las indemnizaciones".

La firma cree viable tal posibilidad a través de un procedimiento preventivo de crisis que prevé iniciar ante el Ministerio de Trabajo, aunque el gremio metalúrgico sostiene que no prosperará ya que "la empresa no cumple con los requisitos exigidos para acceder a tal posibilidad".

Vassalli

Sobre empresa Vassalli, cuya situación también es complicada al punto que sus operaciones productivas siguen reducidas porque no quedan prácticamente insumos, entre otras cuestiones, Cerra no descartó la posibilidad de pedir al gobernador de la provincia, Miguel Lifschitz, la expropiación del establecimiento si el grupo de concesionarios que aún tiene el control de la fábrica no concreta, tal como se espera, la devolución de las acciones a la última propietaria de la firma, Marina Vassalli. Para el sindicato ello allanaría el camino para salir en busca de nuevos inversores que permitan sacar a flote la emblemática industria.

El letrado, quien dijo haberse reunido con el ministro de Trabajo, Julio Genesini, para manifestarle su preocupación sobre el tema, resaltó la necesidad de que el traspaso de las acciones se concrete cuanto antes porque en Vassalli "los tiempos se están acabando al igual que los insumos y el dinero".

En ese contexto, pronosticó un futuro al menos incierto: "No creo que haya muchas semanas de disponibilidad de plata para repartir a los trabajadores. Queremos tomar el toro por las astas e ir hasta las últimas consecuencias, apelando a la sensibilidad política porque consideramos que Vassalli es una empresa emblema a nivel nacional y si se pretende tener un proyecto de país a largo plazo no podemos regalar espacio para que vengan capitales extranjeras que se queden con el mercado".

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});