La Región

Los trabajadores de Dasa siguen de paro y sin respuestas

Desde hace 46 días están en conflicto. Reclaman deudas salariales y temen por su futuro laboral, ya que la empresa tiene la intención de cerrar.

Miércoles 05 de Septiembre de 2018

Tras 46 días de conflicto los trabajados de Dasa aún no lograron cobrar los salarios atrasados que reclaman mientras temen por su futuro laboral que se ve amenazado ante la intención de la empresa de cerrar sus puertas, tal como lo comunicó en la última audiencia desarrollada en la sede rosarina del Ministerio de Trabajo de la provincia.


Aunque la patronal aún no concretó el objetivo buscado, la posibilidad de que la situación se revierta parece ser casi imposible. Es que, al menos hasta ahora, la patronal no mostró voluntad de cambiar su postura aunque tampoco surgieron definiciones que rompan definitivamente las pocas expectativas que aún tienen los obreros en mantener sus fuentes de empleo.

En el encuentro desarrollado hace pocos días en el organismo laboral la firma visibilizó su propósito de iniciar un procedimiento preventivo de crisis y lograr el cierre del establecimiento con la pretendida chance de pagar a los trabajadores la mitad de las indemnizaciones a partir de la razones económicas, financieras y productiva que argumenta y cuyo planteo es categóricamente rechazado por el gremio metalúrgico.

Sin embargo no hubo, al menos hasta ahora, avances en tal sentido aunque lejos está de despejar el clima de alarma y desasosiego que se respira por estas horas al "seguir todo igual y no aparecer absolutamente nadie para traernos alguna novedad mientras continuamos esperando que nos paguen", dijo ayer a este medio el delegado gremial, Cristian Romero.

La suma adeudada varía entre 50 mil y 80 mil pesos por cada uno de los trabajadores que están de paro y mantienen tomada desde el 20 de julio la planta fabril de Dasa, situada en cercanías del cruce de las rutas nacional 33 y provincial 93. El último dinero que recibieron ni siquiera fue aportado por la empresa sino a través de una ayuda provincial de 5 mil pesos por persona para hacer frente a necesidades elementales.

"La situación es caótica y no sabemos cómo va a terminar". Con esa lacónica frase el abogado de la Unión Obrera Metalúrgica (UOM), Pablo Cerra, describió el delicado momento que atraviesan los trabajadores ante la "falta de pago de las remuneraciones que vienen reclamando desde hace tiempo y que es, sin dudas, lo más grave de todo porque implica para ellos y sus familias ya no tener ni siquiera para comer", aseguró.

Y en ese línea indicó que "la incertidumbre es total" para luego manifestar que la empresa pretende "despedir a todos los trabajadores bajo la órbita del artículo 247 de la ley de contrato de trabajo, queriendo indemnizar el 50 por ciento de lo que por derecho corresponde, por lo que iba a iniciar un procedimiento preventivo de crisis a tal efecto". "Este objetivo —añadió— es rechazado por el gremio ya que no es conducente puesto que (la firma) no obró en consecuencia y además tampoco estamos de acuerdo con la perdida de ningún puesto de trabajo y así lo vamos a sostener".

Luego de la insatisfactoria audiencia en Trabajo los operarios de la metalúrgica en conflicto endurecieron las medias de fuerza aunque tampoco encontraron soluciones a sus demandas. A los últimos escraches sumaron una movida, sin éxito, hacia la empresa Rega ya que uno de sus propietarios es Fabiana Galante, quien es también la principal dueña de Dasa.

En Vassalli

En tanto, también hay intranquilidad entre los trabajadores de Vassalli Fabril al haber pasado ya varios días sin definiciones sobre la esperada devolución a la anterior dueña de la empresa, Mariana Vassalli, de las acciones que aún están en manos del grupo de concesionarios que todavía conduce la industria de cosechadoras firmatense.

Tal posibilidad surgió luego del compromiso asumido por parte de algunos de los actuales accionistas en el marco de una reunión desarrollada semanas atrás en Rosario con funcionarios del Ministerio de Trabajo provincial y representantes sindicales. A partir de allí surgieron negociaciones entre las parte que, al menos hasta ahora, no llegaron a buen término, como publicó oportunamente este diario.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});