La Región

Los detuvieron pero todavía no pueden saber quiénes son

La Justicia aún no logró identificar a cinco de los seis integrantes de la banda de timadores gitanos que operaban en la ciudad de Santa Fe.

Domingo 21 de Julio de 2019

Una extraña situación se está presentando en la Justicia con un grupo de gitanos detenidos, acusados de formar parte de una asociación ilícita que se dedicada a estafas telefónicas y que tenían como principales víctimas a personas mayores. Es que, de las seis personas que se encuentran presas (cinco de ellas desde el 10 de junio y una desde el 11 de julio) sólo se pudo identificar a una. De las cinco restantes, tres no son quienes dicen ser y de los otros dos aún no se sabe nada.

Muchos podrían pensar que a través de sus huellas dactilares sería sencillo saber quiénes son y acceder a sus nombres y apellidos. Sin embargo, esto tampoco se puede realizar, ya que . Eso se debe a que nunca fueron registrados y se le tomaron sus huellas; por lo tanto, no existe antecedente con el cual comparar.

La fiscal del caso, María Laura Urquiza, aclaró que "si la persona nunca se inscribió en el Registro, no le tomaron las huellas, nunca realizaron los trámites de recepción y registro de esas huellas, difícilmente ahora podamos encontrar una coincidencia",consignó el diario UNO de Santa Fe.

Poco común, pero no inédito

A pesar de lo que puede suponerse, se trata de una situación que si bien no es común, tampoco es inédita, y especialmente en este tipo de comunidades. Eso se debe a la forma de vida que llevan, su cultura y hasta incluso el reconocimiento que hacen al decir que nunca fueron anotados. Es decir, sus padres no los llevaron de pequeños y tampoco lo hicieron de grande.

En diálogo con la emisora LT10, la fiscal informó que estas personas "no tienen un domicilio en donde habiten en forma permanente", aunque adelantó que "todo indica que podrían ser de alguna localidad de provincia de Buenos Aires, algunos de Corrientes".

Consultada sobre si se reconocen entre ellos, Urquiza destacó que "cuando están delante de la gente en general hablan en un dialecto similar al romaní. Tampoco podemos comprender lo que están diciendo".

Identidades falsas

Lo cierto es que hasta el momento no se conoce la verdadera identidad de cinco. Desde el 10 de junio, fecha de su detención, han mantenido identidades falsas, diciendo nombres o presentando incluso documentación apócrifa.

Consultada sobre si alguna vez le tocó atravesar una situación similar, la funcionaria del Ministerio Público de la Acusación señaló: "No tanto así. Pero he tenido otras causas con detenidos, pertenecientes a la comunidad gitana, con los cuales hemos tenido grandes problemas para la detención". En esa sentido, recordó la aprehensión de una persona que se vio demorada "varias horas ya que no se podía determinar de que realmente era a quien se buscaba y no quien decía ser y demostraba ser"

En relación a la posibilidad de que queden en libertad por esta cuestión, Urquiza aclaró: "No necesariamente. Porque si bien no se puede determinar hasta el momento la identidad, sí se puede determinar de que pertenecen a esta asociación ilícita". De la misma forma, advirtió que no se le podría dar la libertad a una persona "de la cual no tenemos conocimiento, apellido, nombre, DNI".

Por último, informó que continuarán "los trámites respectivos para lograr la identificación correcta y registración de cada uno de ellos. Porque llegado el caso de que lleguemos a un acuerdo abreviado o un juicio en donde se los condene, tenemos que saber su identidad"

Detenciones

Tal como lo publicó oportunamente La Capital, el miércoles 10 de julio a la tarde, en un trabajo conjunto entre efectivos correntinos y de la Policía de Investigaciones Santa Fe, allanaron una pensión ubicada en la localidad de Empedrado, en la provincia de Corrientes.

En el lugar detuvieron a un hombre de 32 años, hasta ahora el único identificado como M. D. Se trata del sospechado de ser el líder de una banda de gitanos que engañó a innumerable cantidad de personas mayores en la ciudad de Santa Fe, bajo la modalidad del "cuento del tío".

Ese trabajo es la consecuencia de los arrestos en la ciudad de Santa Fe que se llevaron a cabo el 10 de junio. Ese día, cinco gitanos resultaron arrestados en dos operativos simultáneos en el micro y macrocentro santafesino. En el primer caso dos estafadores que estaban a punto de engañar a una señora mayor (los ancianos eran las víctimas predilectas) pero quedaron cercados por la PDI junto a la Brigada Motorizada y el Comando Radioeléctrico quedaron cercados en La Rioja y 25 de Mayo. Algunos minutos después, en Belgrano y Suipacha, agarraron a otros tres a bordo de una camioneta.

Estos primeros cinco integrantes de la gavilla quedaron todos con prisión preventiva. No obstante, la investigación siguió su curso con el objetivo de llegar finalmente al cabecilla, que desde el 10 de junio se movió por las provincias de Córdoba, Tucumán, Chaco y Corrientes, y buscó dinero para pagar abogados y que sus cómplices pudieran recuperar la libertad, sin saber que ese sería su último acto, y que llevaría a los sabuesos tras sus pasos.

"Si la persona nunca se inscribió en el Registro y no se le tomaron las

huellas es difícil hallar coincidencias"

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario