La Región

Los asaltaron y les llevaron las notebooks, vitales para su trabajo

Una familia fue víctima de un violento robo en su casa de Soldini cuando al menos tres delincuentes ingresaron la noche del jueves al domicilio, los ataron, los encerraron y les robaron un auto, televisores, celulares, ropa, dos computadoras y los amenazaron de muerte.

Sábado 05 de Octubre de 2019

Una familia fue víctima de un violento robo en su casa de Soldini cuando al menos tres delincuentes ingresaron la noche del jueves al domicilio, los ataron, los encerraron y les robaron un auto, televisores, celulares, ropa, dos computadoras y los amenazaron de muerte. Para las víctimas, más allá del mal momento y la angustia, lo importante es recuperar las dos computadoras donde tienen almacenados sus trabajos profesionales sin otro respaldo tecnológico. Por eso, dijeron, están dispuestos a perdonar a los maleantes a cambio de la devolución de esos elementos.

"Nos pedían dólares, oro, dinero y no tenemos nada. Me decían que iban a matar a uno de mis hijos si no les daba algo, fue una pesadilla", contó Graciela a este diario. La mujer lamentó el mal momento y recalcó que "lo más imperioso es recuperar las dos computadoras con datos clave de nuestro trabajo". Es que tanto ella como su esposo, Rubén, son contadores.

"Está mal lo que digo, pero si me la quieren devolver, se las compro, los perdono. Pero que me devuelvan las notebooks. Lo peor es que nos quedamos sin nuestros elementos de trabajo, nuestra fuente de vida porque vivimos de nuestro laburo", relató Graciela, que junto a su esposo tiene un estudio contable en Soldini.

"Fuimos por la parte de atrás de la casa que tiene un jardín, entramos con el auto hasta la puerta de la cocina, algo que se usa en los pueblos. Entonces ingresaron tres encapuchados, pensaba que eran mis hijos que me estaban haciendo una broma y les decía «chicos, qué hacen»", contó entre lágrimas la mujer.

"Nos metieron adentro, nos encerraron a todos en la pieza de mis hijos, nos tiraron al piso, nos ataron las manos, después vinieron dos más, eran como cinco, fue una pesadilla que no duró más de 15 minutos. Yo no les vi la cara, de los nervios que tenía miraba hacia el piso".

Acerca de los maleantes, Graciela recordó que "estaban muy nerviosos y yo les decía que no tenía nada, me pegaron una cachetada cuando estaba en el piso, revolvieron todo, no nos pegaron patadas por ejemplo. Y cuando se fueron tardamos un rato en levantarnos, en poder desatarnos".

Luego de eso Graciela y Rubén llamaron a la policía. "Habían pasado 15 minutos y no habían venido, mi marido llamó de nuevo, parece que hay un sólo móvil en Soldini y el fiscal lo había mandado a llevar un papel de un trámite administrativo a Rosario por algo de un muerto. Entonces dejaron al pueblo sin móvil", reveló.

"Me pregunto dónde están las autoridades de Soldini, que seguridad tenemos. En 15 días hubo cuatro robos acá. Alguien está dando datos pero falsos porque no teníamos nada, además del momento horrible que vivimos alguien nos tiene que cuidar", concluyó. "Lo único que sé hacer es trabajar, ahora nos desordenaron la vida, me da miedo salir a la calle", remató Graciela.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario