La Región

La provincia pidió perdón y cerró la reparación a una chica abusada

En un acto emotivo, el gobernador hizo un reconocimiento a la joven de Reconquista vejada por su padre, quien fue absuelto por la Justicia.

Sábado 25 de Agosto de 2018

El gobernador Miguel Lifschitz presidió ayer el acto de reconocimiento público de disculpas a una joven oriunda de la ciudad de Reconquista, que fue discriminada en la Justicia tras sufrir violencia en el ámbito familiar, cuyo caso fue denunciado ante Naciones Unidas. En un espacio colmado de asistentes, Lifschitz agradeció a Eva (conocida por sus iniciales C.E.R.) por su valentía "que no solo le ha servido a ella para superar una situación traumática y reorientar su vida, sino que le está sirviendo a muchas mujeres, porque está marcando un camino y ayudándonos a todos a abrir un camino". Lo hizo ayer en el Salón Blanco de la sede rosarina de la Gobernación, frente a un público que recibió a la joven con emoción.

   Las disculpas públicas brindadas por el gobernador en nombre del Estado santafesino fue el corolario de un acuerdo por el cual la provincia se comprometió a realizar una serie de acciones reparatorias a esta joven que fue violada por su padre, quien sin embargo fue absuelto por la Justicia. Algunas ya fueron implementadas, como por ejemplo, el otorgamiento de una vivienda y un empleo a la joven denunciante. El acto de aye dio cierre a la demanda y concretó una reparación histórica a la víctima que no recibió una justa respuesta jurídica.

   "Hoy estamos asumiendo las responsabilidades del Estado", afirmó Lifschitz. "Podríamos decir que ocurrió en otro momento, en otro Poder, que no somos responsables directos, pero prefiero pensar que todos tenemos alguna responsabilidad por no haber actuado a tiempo, por no haber escuchado, por no haber hecho antes lo que estamos haciendo ahora; por no haberlo hecho en otros casos parecidos, por haber esperado una resolución de las Naciones Unidas, por no haber aplicado todavía una sanción a los funcionarios judiciales que cometieron este atropello", se sinceró.

   Y en este sentido, asumió el "hacernos cargo, porque todos tenemos alguna responsabilidad sobre las cosas que pasaron y mucha más responsabilidad para evitar que sigan pasando. Tenemos que lograr un Estado más sensible, dinámico, ágil y en sintonía con los derechos, base para construir una sociedad mas democrática".

   Para Lifschitz, "existen pocos casos como este, que nos permite reivindicar el rol de la política, encontrar causas comunes. Este es un tema de fondo y de futuro porque no hay futuro si no hay reconocimiento al derecho de las mujeres, sino terminamos con la violencia hacia las mujeres y los niños".

La joven

Antes, Eva, la víctima, brindó unas palabras que conmovieron: "Estoy aquí para decirles a las mujeres que se puede salir, a pesar de las personas que nos hacen tanto daño. A pesar que una piense que no hay escapatoria, les digo que sí, que podemos y que somos como una perla cubierta de cristal: pudieron destruir el cristal, pero no la perla valiosa que somos", expresó C.E.R.

   La joven agradeció al gobernador por "hacerse cargo de errores que cometieron otras personas. Gracias por tomarse su tiempo. También gracias a Matías Figueroa Escauriza (secretario de Gestión Pública). Les agradezco enormemente a todas las mujeres que estuvieron a mi lado y a las dos instituciones que estuvieron conmigo, Cladem (Comité de América Latina y el Caribe para la defensa de los derchos de las mujeres) Argentina e Insgenar (Instituto de Género, Derecho y Desarrollo)", indicó.

   Y llamó a las víctima a "animarse a denunciar, sé que no es fácil porque lo he pasado: todo lleva su proceso y su tiempo, hay muchas dificultades pero se puede. Hay que dar gracias a Dios que me dio fuerzas y hoy estoy aquí hablando. Muchos me conocieron antes y saben que hoy soy otra. Y quiero que podamos creer que hay justicia; tiene su tiempo, pero hay. Tal vez no la justicia que una víctima quiere, pero hay justicia. Hoy, muchos profesionales que nos pueden acompañar, nos pueden contener. Hoy soy feliz", concluyó la joven.

El caso

C.E.R. (Eva) es una joven oriunda de la ciudad de Reconquista que sufrió graves hechos de violencia de género en el seno de su familia, más precisamente de su propio padre. Al momento de denunciar su padecimiento, se enfrentó a un juicio que finalizó con la absolución del acusado, a pesar de las pruebas presentadas, en una resolución que la discriminó en razón del género, explicaron desde el Ministerio de Justicia y Derechos Humanos.

   Por entender que las decisiones judiciales estuvieron fundadas en base a concepciones discriminatorias y a estereotipos de género, las organizaciones locales Cladem e Insgenar presentaron contra el Estado Nacional una petición ante el comité de la ONU que promueve la Eliminación de Todas las Formas de Discriminación Contra la Mujer (Cedaw).

   El Comité admitió el caso, consideró que la sentencia judicial estaba viciada de prejuicios sexistas, y ordenó tomar una serie de medidas. La joven había sido claramente revictimizada.

   El acto se llevó a cabo en el Salón Blanco de la sede del gobierno en Rosario y estuvieron presentes los ministros de Justicia, Ricardo Silberstein, y de la Producción, Alicia Ciciliani; los secretarios de Derechos Humanos, Marcelo Trucco, y de Gestión Pública, Matías Figueroa Escauriza; las organizaciones que llevaron el caso ante el Comité de la Cedaw de Naciones Unidas —es decir, el Insgenar y el Cladem-, representantes del movimiento de mujeres y de derechos humanos, y autoridades provinciales.


¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario