La Región

La Justicia investiga el fallecimiento de un niño que ingirió un veneno

El papá dijo que había utilizado raticida en la preparación de cebos. Pero a los médicos les mostró un recipiente con un potente pesticida

Miércoles 10 de Enero de 2018

La Justicia de Rosario intenta determinar —previa orden de autopsia al Instituto Médico legal y de los estudios toxicológicos correspondientes— lo que llevó a la muerte al pequeño J. M., de dos años, quien se intoxicó con galletitas que contenían un producto venenoso, preparadas por su padre, aparentemente con la intención de combatir a las ratas.

Hasta ayer se manejaban distintas hipótesis respecto de la intoxicación, ya que el padre narró que había hecho el preparado con raticida, pero luego mostró un recipiente con un potente insecticida, presuntamente a base de carbosulfán. Lo cierto es que la autopsia, según pudo saberse, no detectó ninguna afección ni trauma que hicieran pensar, en principio, en algo distinto a lo que se presume: una intoxicación.

El trágico hecho se produjo este lunes por la mañana, cuando el pequeño ingirió, en un descuido de sus padres, unas galletas que el papá había preparado, presumiblemente con la idea de utilizarlas como cebo para combatir las ratas en la casa que habitan (San Juan y Catamarca) en la zona sur de Alvear.

El niño fue llevado inmediatamente al centro asistencial local, donde intentaron estabilizarlo y de allí lo trasladaron en ambulancia al hospital Gamen, de Villa Gobernador Gálvez.

Sin chance

El director del ese centro asistencial, Marcelo Minicucci, aseguró que la víctima llegó sin vida. "Ingresó con un paro cardio-respiratorio y se hicieron todos los esfuerzos para reanimarlo, pero sin éxito," afirmó el profesional.

El caso quedó bajo investigación en manos de la fiscal de homicidios culposos Mariana Prunotto, quien solicitó la autopsia y un examen toxicológico para determinar qué sustancia había ingerido el pequeño.

Fuentes del Ministerio Público de la Acusación confirmaron que el niño, J. M., de 2 años, se descompensó e ingresó fallecido al Gamen, luego de ingerir aparentemente algún tóxico, que podría ser un pesticida o algún químico de uso agrícola, altamente tóxico.

La víctima estaba con sus padres en un campo en Alvear, donde trabajan. El papá manifestó que untó obleas con veneno para ratas y el nene accedió a una y se la comió. Fue la madre quien lo llevó al centro de salud cuando se descompuso. "Son gente de bajos recursos; fue un accidente doméstico. Más allá de que se esperan los resultados del examen toxicológico, por el momento no hay causa penal en curso", afirmaron a LaCapital las mismas fuentes.

Esperar

La directora del Area Salud de Alvear, Dora Prada, fue cauta también a la hora de plantear qué tipo de sustancia pudo haber ingerido el pequeño. La profesional apuntó principalmente a la prevención de este tipo de eventos, tanto en el hogar como en los ambientes laborales. "Lo ideal es no tenerlos al alcance de la mano; toda sustancia es tóxica, la dosis hace a la diferencia. Pero hay algunas que se utilizan en la agricultura y, aunque no quisiéramos estar expuestos, no somos nosotros quien tenemos que definir su existencia. En la casa hay que mantenerlas estrictamente fuera del alcance de los niños, aplicarlas usando todas las medidas de prevención, e higienizarse antes y después de su uso".

Según comentó, hay insecticidas que se utilizan como roenticidas. Habitualmente, los cebos actúan como anticoagulantes y se combaten con vitamina K cuando el cuadro es más severo. A veces ni es necesario. "Pero insisto, tenemos que ver qué producto se ha utilizado", remató.

En la misma sintonía, Minicucci recordó que el padre del pequeño habló de un raticida, pero luego acercó un insecticida, que sería carbosulfán, un producto que inhibe una encima llamada colesterasa.

Desde el Instituto Médico Legal, Germán Sánchez Caranicolis afirmó que la autopsia no mostró rastros de violencia ni ningún otro motivo de muerte ajeno al manifestado hasta el momento. "Tomamos las muestras necesarias para los correspondientes estudios histopatológicos a fin de determinar si hay otras causas posibles, y se preservaron muestras para los informes toxicológicos que luego tramita y diligencia la Fiscalía", dijo el profesional, y aclaró: "Lo nuestro pasa por confirmar o descartar las presunciones que haya hasta el momento, tomar las muestras y remitirlas para estudios que confirmen lo que afirman los padres".

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario